Papa Francisco

El Papa Francisco a Irak

Esta semana el tema que dominará la agenda es la visita del papa Francisco a Irak. Un viaje que reactivará la agenda internacional de Bergoglio después de más de un año de aislamiento por la pandemia.

Ciudad de México, 1 de marzo (MaremotoM).-  Francisco Bergoglio llega a Bagdad el viernes. Estará en Irak hasta el lunes. Ni el avance de la peste, ni el recrudecimiento de la guerra lo obligan a cambiar de idea.

Francisco llega a Bagdad en un incremento del voltaje militar en la zona y de una nueva ola del virus.

El domingo a la noche, Siria sufrió un nuevo ataque con misiles de Israel que iban dirigidos a instalaciones militares cerca de Damasco. Siria comparte con Irak 600 kilómetros de frontera. El ataque llega unos días después de que el Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmase que ordenó un ataque aéreo en un punto de control fronterizo entre Siria e Irak que terminó en la destrucción de varias instalaciones y más de veinte personas muertas. Todos ellos pertenecían a la fuerza de Hashed al-Shaabi vinculada a Irak.

Papa Francisco
Existen expertos en salud que critican la decisión de Francisco de retomar su agenda. Foto: Cortesía

A su vez, los casos de contagiados que afectan al círculo más estrecho del Papa no debería ser un problema, ya que está inmunizado con la segunda dosis de la vacuna Pfizer. El embajador del Vaticano en Irak, Metja Leskovar, encargado de la agenda, dio positivo el fin de semana pasado.

Existen expertos en salud que critican la decisión de Francisco de retomar su agenda. Desde su punto de vista, cuestionan el riesgo de visitar el país en un contexto de creciente número de casos y un sistema de salud frágil. Lo cierto es que parece que Francisco lo que busca con esta visita es retomar la agenda política del Vaticano olvidada después de un año de pandemia.

Te puede interesar:  Los comentarios sobre la apariencia

Francisco se reunirá con el presidente iraquí, con el primer ministro, tendrá un encuentro interreligioso en la llanura de Ur, visitará al gran Ayatolá Ali Al-Sistani, estará en la región del Kurdistán iraquí y saludará a los fieles.

Algunos de los objetivos que el Vaticano se propone para esta visita son:

Visibilización de los católicos iraquíes. Estos fieles religiosos integran una minoría religiosa perseguida de menos del 5%. Durante la expansión de la influencia del Estado Islámico, en el norte de Irak, los cristianos iraquíes fueron perseguidos casi hasta su extinción. Es difícil calcular cuántos fieles religiosos habrán tenido que abandonar sus casas en Irak, pero estiman que antes de la invasión estadounidense en 2003 había 1.5 millones de cristianos iraquíes. Hoy hay, como mucho, 500.000.

Convivencia entre religiones. Ya en mayo del 2014, durante su visita a Jordania, Francisco mencionó en su discurso el “profundo respeto y consideración a la comunidad musulmana”. Un año después, en noviembre del 2015, viajó a la República Centroafricana, donde dijo: “Cristianos y musulmanes somos hermanos. Tenemos que considerarnos así”. Francisco viene, desde hace años, señalando las diferencias entre el islamismo y el extremismo religioso.

Pacificación de la región. “Es necesario lograr que la presencia cristiana, en estas tierras, siga siendo lo que siempre ha sido: un signo de paz, progreso, desarrollo y reconciliación entre las personas y los pueblos”, decía Francisco en el último encuentro de solidaridad con Siria, Irak y los países limítrofes.

Fuente: Cenital / Original aquí.

Comments are closed.