Sofía Guadarrama

El problema de México es que hay muchos muertos y desaparecidos: la sociedad se ha vuelto inmune a ese dolor: Sofía Guadarrama

La misma novela narra el otro lado de la corrupción de los padres a los hijos. Cuando llega a casa la madre le cuenta los problemas que está viviendo a diario, “pero él está cansado y no escucha a la mujer. Laureano se vuelve un padre consentidor y corrompe a su hija”, agrega.

Ciudad de México, 26 de septiembre (MaremotoM).- La escritora Sofía Guadarrama dice que escribió novelas como El origen de todos los males (Plaza y Janés) desde hace tiempo, aunque muchos lectores la tengan como alguien que sólo le interesa los temas prehispánicos.

Lo cierto es que esta novela marca un antes y un después en la obra de la autora, en un contexto donde lo familiar, lo íntimo, tal vez lo autobiográfico, ganan terreno para producir una historia donde los celos y el escaso amor a una madre son los protagonistas.

Cuenta la sinopsis que Renata tiene catorce años y la certeza de que es feliz por la muerte de su madre: Sabina. Los lectores desconocemos sus impulsos y precisamente esa incógnita es la que nos mantiene enmarañados en esta historia que muestra personajes complejos, trazados con una pluma que sin duda sabe contar historias.

Sofía Guadarrama
Editó Plaza y Janés. Foto: Cortesía

“Con esta novela, la autora mexicana confirma que su imaginación está desafiando constantemente las lindes de un universo literario que no puede limitarse a un género novela histórica, ciencia ficción, biografía novelada, thriller histórico. Sofía ya cuenta con nuestra atención y complicidad lectora”, dice la editorial.

Sofía Guadarrama Collado ha estudiado la historia de las culturas mesoamericanas y de la Conquista de México desde hace 17 años. Es autora de la trilogía Enigmas de los dioses del México Antiguo (2008 – 2010); la pentalogía histórica Grandes Tlatoanis del Imperio (2009 – 2015); el libro de cuentos La nota roja (2011); la novela autobiográfica, Sueños de frontera (2012); el ensayo Señores del Anáhuac (2015); la novela ciberpunk Piso 931 (2016); la novela feminista Adelita, una mujer, una revolución (2017) y el thriller político Tiempos de canallas (2018).

ENTREVISTA EN VIDEO A SOFÍA GUADARRAMA

“Yo empecé escribiendo novela contemporánea y al mismo tiempo me interesé por lo prehispánico. Ofrecí una colección de libros sobre el tema, pero no era ese mi objetivo principal. Tengo seis novelas que no son de lo prehispánico, no es nuevo para mí, aunque debe de ser nuevo para mucha gente”, afirma la escritora en entrevista por zoom.

Te puede interesar:  FIL GUADALAJARA | Sobre supervivencia y pospandemia en Crónica 4, de María Fernanda Ampuero

Con respecto a la familia, a la que veces le decimos gracias por ponerme en el mundo y al otro día la queremos matar, Sofía dice que El origen de todos los males “no es una novela para hacer juicio. Planteé un tema que es la maternidad no deseada. En México está mal visto que una mujer diga que no quiere ser madre y dedicarse sólo a la profesión”, expresa.

“En el caso de Sabina trata de poner todo de su parte, pero se le complica con la hija que le tocó. Decir: me tocaron malos hijos”, afirma.

Sofía Guadarrama
La misma novela narra el otro lado de la corrupción de los padres a los hijos. Foto: Cortesía

La misma novela narra el otro lado de la corrupción de los padres a los hijos. Cuando llega a casa la madre le cuenta los problemas que está viviendo a diario, “pero él está cansado y no escucha a la mujer. Laureano se vuelve un padre consentidor y corrompe a su hija”, agrega.

Cada quien tiene su versión de la historia. “Renata cuenta su historia, a los ojos de ella, Sabina es una mala madre y viceversa. Mucha gente prefiere más que tener hijos, tener un perro. No se puede comparar, pero cuando no tienes vocación de ser padres, es mejor no meterse en eso”, expresa.

“El hogar es el lugar más bonito de mi vida. Disfruto mucho mi casa, ya no soy de andar en la calle, estoy en paz”, afirma Sofía Guadarrama, quien dice que el día de la mujer es un día de reclamos, la muerte, el maltrato. “La sociedad se olvida que mientras una parte del mundo disfruta el Día de las Madres, hay otras madres que están llorando por la desaparición de sus hijos. Yo conocí a una mujer en los Estados Unidos cuyos tres hijos murieron en un incendio. Cada mayo se metía adentro de su casa y no salía. Era un tormento el Día de las Madres para ella”, afirma.

“El duelo de las madres que pierden hijos. Sabina tiene ese duelo. Nos educan a que perdemos a nuestros abuelos, nuestros padres, pero no estamos preparados para la muerte de un hijo”, cuenta.

“El problema de México es que hay muchos muertos y desaparecidos: la sociedad se ha vuelto inmune a ese dolor”, concluye.

Comments are closed.