Los niños y la pared invisible

“El Síndrome de Down no es el que define a Andrea”: Marcela Fonseca

Los niños y la gran pared invisible, un cuento sobre la discapacidad Infantil, de la escritora mexicana que vive en Texas.

Ciudad de México, 31 de enero (MaremotoM).- La historia es un cuento. El cuento es sobre una niña que tiene Síndrome de Down. De una madre que está aprendiendo mucho a tener miradas diversas sobre la educación y cómo destruir a esa pared invisible.

¿Qué nos pasa cuando tenemos a un hijo distinto a lo que es considerado “normal”? Es probable que seamos como muchos de los mexicanos que al no tener “ese problema”, miramos para otro lado.

Bárbara Anderson, que lucha por la parálisis cerebral, dice que hay mucha gente discapacitada a la que México no ve.

El cuento de Marcela Fonseca Los niños y la pared invisible es el llamado para que veamos a todos los que nos rodean, no a aquellos que sólo son parecidos a nosotros, sino tener una mirada inclusiva y totalizadora.

Los niños y la pared invisible
Para que todos los niños vean el color del mundo. Foto: Cortesía

A través de la historia de Alba, Martina y los Niños Que Pueden Hacer Casi Todo, Marcela Fonseca nos ofrece una mirada honesta y conmovedora sobre el poder del amor y la empatía. El libro, ilustrado por Vanessa Alcobe, está a la venta en versión electrónica y de papel en YoPublico y en Amazon.

–Hay una llamada de reflexión acerca de los niños discapacitados en tu libro, ¿verdad?

–Exactamente. Cuando no tienes ningún familiar o experiencia cercana con una persona con discapacidad, es muy fácil pasar de largo. Como fue mi caso, cuando nació mi hija, jamás había tenido una experiencia cercana ni interesado por los niños con discapacidad. Cuando nosotros éramos chicas, estos chicos estaban en su casa. Somos de las primeras generaciones de padres ya con niños que son totalmente visibles en la sociedad. Aún falta mucho por hacer y la salida de este cuento, tratar de sensibilizar a la sociedad, especialmente a la que no ha tenido ningún contacto con niños con discapacidad.

Marcela Fonseca
Somos de las primeras generaciones de padres ya con niños que son totalmente visibles en la sociedad, dice Marcela Fonseca. Foto: Cortesía

–Bárbara Anderson dice que los discapacitados son millones a los que México no ve

–Así es, los escondemos. Hay mucha lucha por tratar de integrarlos, pero si hoy que estamos en el 2020, sucede esto, cómo serían las cosas anteriormente.

–Hablas de un niño discapacitado que nos enseña muchísimo

–Claro, como familia, yo puedo decirte que nos cambió la vida cuando nació Andrea, mi tercera hija. Dimos un vuelco de 180 grados. Te hace ver las cosas desde una perspectiva tan distinta, te hace valorar muchas cosas que no las ves con un niño regular. Cuando aprenden a caminar, a leer, son saltos enormes. El día que ella aprendió a leer yo lloré muchísimo.

Marcela Fonseca
Ahora ella es una adolescente, ha sido un camino difícil, con retos, pero también con satisfacciones increíbles. Foto: Cortesía

–¿Tú como madre sentiste algo más cabal de lo que era ser madre, al tener a Andrea?

–Sí, fíjate que sí. Cuando te dan la noticia es como un balde de agua fría, es una maternidad muy diferente. Ahora ella es una adolescente, ha sido un camino difícil, con retos, pero también con satisfacciones increíbles. Como madre, como familia, sus hermanas la adoran, nos ayudamos mucho entre todos.

Te puede interesar:  El primer día de la Feria, una infausta noticia: Muere Almudena Grandes

–Es complicado ser adolescente

–Son adolescentes como cualquiera, ahora está con unos cambios de humor tremendo. El Síndrome de Down no es el que la define. Ella tiene Síndrome de Down pero es como una adolescente cualquiera. Su forma de pensar es de una niña más pequeña. Me guío mucho en cómo eduqué a mis dos hijas grandes, pero también tengo que hacer ciertas adaptaciones. Quiso tener por ejemplo su teléfono celular. Se lo doy sin línea, manejando un wifi donde monitoreo lo que está viendo, ella va a una escuela inclusiva, con niños regulares, donde todos aprenden, tiene muchos amigos que no tienen discapacidad, que la consideran parte de su grupo. Son retos un poco más exigentes, pero al fin y al cabo son lo mismo.

–Hay cosas que no podrás controlar, ¿verdad?

–Sí, lo sé. No podemos controlar a los hijos, es algo de lo que estamos conscientes. Con un niño como Andrea, vas tocando de oídos, viendo cómo va creciendo, cómo se va desarrollando.

–¿Qué es Los niños y la pared invisible?

–Lo quise dedicar a niños de entre 8 y 10 años. Pero me interesan más que los padres lo lean, porque los niños nacen sin prejuicios, nacen con una lógica muy distinta a la que tenemos nosotros, los adultos. Me acuerdo de una chiquita que iba con Andrea a la primaria y un día su madre me comenta que cuando le preguntó qué diferente era Andrea, le dijo que sí, que porque utilizaba trenzas. Esa era la diferencia que ella notaba. Sí quiero dirigirme a los niños de este segmento para que ellos crezcan con la capacidad de ver a niños con discapacidad en su entorno. El cuento se trata hablando de un mundo, con un mago que es como Dios o el poder superior, el que controla todo, pero no puede controlar absolutamente todo porque existe el libre albedrío de las personas. Los niños que están del lado de la pared, son los niños que pueden hacer todo y a los otros los llaman los niños que pueden hacer casi todo. Existe esa pared invisible y está ahí, a pesar de que no queramos verla.

–¿En esa escuela inclusiva se difundirá tu cuento?

–Yo espero que sí pueda llegar a las escuelas, vivo en Texas, ha sido una buena coyuntura porque en los Estados Unidos el tema está muy avanzado. Andrea va a la escuela pública. Quiero que llegue a las escuelas y a las personas que no tienen niños con discapacidad. Cuando estaba en México fui a la escuela de monjas donde yo estudié toda mi vida y la directora me dijo, al final, ¿estos niños llegan a aprender algo? Me dejó helada.

–¿Vas a seguir escribiendo?

–Sí, claro, yo soy escritora. Este cuento es mi primer libro, porque ha nacido de una necesidad. Ahora estoy con una novela, que ojalá se pueda publicar pronto.

Comments are closed.