Leiden

“El trabajo de Sasha Trujeque potenció todas estas canciones y las llevó a un punto de máximo esplendor”: Leiden

Es nieta del poeta Roberto Fernández Retamar e hija de la escritora Teresa Fernández. Tiene un germen artístico genético y como tal ha sacado su EP Impulso Natural en México y España.

Ciudad de México, 31 de mayo (MaremotoM).- Leiden es una cantante cubana, que vive en México. Tiene un decir muy alegre en su voz y como personalidad está decidida a ser cantante con sus condiciones.

Es nieta del poeta Roberto Fernández Retamar e hija de la escritora Teresa Fernández. Tiene un germen artístico genético y como tal ha sacado su EP Impulso Natural en México y España.

Son un total de 6 canciones, que incluyen “Tu boca” Feat. Celso Piña y Charles Ans y “Tú me calmas”, producidas por Sasha Trujeque.

La creación de las canciones de este disco fue en la Residencia Artística Chacalit en la playa de Chacala, Nayarit, motivo que influye para que Leiden se atreviera a guiarse por sus instintos frente a una playa paradisíaca y explorara nuevos géneros latinos, R&B, pulsos urbanos y timbres electrónicos en seis temas, arrancando con su nuevo y tercer single “Horizonte artificial” e incluyendo canciones como “Lo que fui”, “Me voy” y “Memoria del viento”.

–Un nuevo disco, Impuso natural

–Sí. Luego de Los muertos también dejan flores, que fue hecho con pulsiones más cerebrales, me di a la tarea de hacer un disco a través del cuerpo, desde el cuerpo. Seguir siendo muy emocional, como soy, pero desde otros lugares. Recibí una invitación para una playa en Nayarit y muchas composiciones las hice ahí y tienen como ese vaivén del mar, todo ese movimiento. Este disco y todos los procesos que ha tenido lo he disfrutado muchísimo. Los invitados también le dieron muy buena onda al disco.

–¿Tú fuiste la última artista que grabó con Celso Piña?

–Sí, así es. Para mí fue una noticia demasiado abrupta, fue muy fuerte y le hice una canción en homenaje que pronto voy a sacar.

–¿Cómo fue la relación con el productor Sasha Trujeque?

–Es la primera vez que trabajo con un productor. Hasta ahora me había aventado esa chamba. Sasha ha trabajado con una gama muy amplia de músicos, desde el hip hop hasta el rock, música regional, con Gustavo Cerati, con los Tigres del Norte…fue una experiencia muy linda estar con él. Tan profesional y con tan buen gusto musical, él tenía todas sus antenitas abiertas para poder leer lo que yo quería contar con este disco. Su trabajo potenció todas estas canciones y las llevó a un punto de máximo esplendor. Todo lo hizo conversando conmigo, estudiado todas las referencias musicales que yo les mandaba, creando un lenguaje musical como un abecedario musical que ambos pudimos entender.

Leiden
Luego de Los muertos también dejan flores, que fue hecho con pulsiones más cerebrales, me di a la tarea de hacer un disco a través del cuerpo, desde el cuerpo. Foto: Cortesía

–Leiden, tú que te abres un camino como cantante, ¿piensas que tienes que ser tú misma la que maneje tu carrera?

–Pienso que definitivamente tiene que ser uno. Si llega una disquera y me propone hacer un disco bajo su auspicio, aún así uno tiene que ser dueña de las decisiones artísticas, porque somos artistas conectadas con nuestro centro y queremos comunicar a través de nuestro lenguaje. Con este disco fue igual, nadie tomó una decisión por encima de las mías.

Te puede interesar:  No somos ni la colonia ni el virreinato, pero tampoco somos los vencidos; Jorge Pedro Uribe

–¿Eres una cantante con carácter?

–La verdad es que sí, se ha ido forjando en el camino. Cuando comencé no tenía ni puta idea, lo único que quería era cantar y ya. Sobre todo en este mundo de la música, donde hay mucho machismo, hay un montón de gente tratando de ejercer control sobre ti. Yo me he tenido que enfrentar a grandes monstruos y eso que todavía no estoy en esas grandes ligas, donde voy a tener que enfrentarme a monstruos de muchas más cabezas. Lo único que uno tiene que hacer es defender con todo corazón y seguridad a tu trabajo, que es lo más preciado y sagrado para ti.

–¿Qué mirada has encontrado en compañeras como Ximena Sariñana, como Natalia Lafourcade, son compañeras tuyas?

–Sí, claro. Estas dos grandes artistas que acabas de mencionar son un gran referente para todas las que venimos atrás. Yo formo parte de un colectivo de mujeres en la música, se llama Energía Nuclear. Comenzó con un grupo de Whatsapp con 7 artistas para hacer reuniones y platicar sobre nuestro papel en la música. Ahora somos 180 mujeres. Nos hemos conformado como un colectivo, con una gran capacidad colaborativa, entre ellas están Ximena, Natalia y Mon Laferte, una gran artista que ha legitimado nuestro quehacer. Ser parte de este colectivo, formar parte de su coro, que se llama El Palomar, donde todas nos apoyamos. Hemos participado en el Palacio de los Deportes junto a Mon Laferte, hemos participado en El Zócalo cantando canciones de Bibi Quintana, me siento ahora mucho más poderosa en mi trabajo.

Leiden
Yo formo parte de un colectivo de mujeres en la música, se llama Energía Nuclear. Foto: Cortesía

–Hay muchos ataques en las redes sociales a las mujeres que cantan

–Fíjate que eso tiene que ver no sólo con ser mujer sino con ser una figura pública y ser famosa. Yo creo que le está pasando esto incluso a Hugo López Gatell, cuanto más te ven, más te odian.

–¿Cómo compones, Leiden?

–Mi cotidianeidad ha cambiado bastante con la cuarentena. Ya tengo tres meses en cuarentena. Yo voy a un diplomado de composición de canciones, mediante una beca que me gané, tengo grandes maestros que me han enseñado mucho y eso forma parte de mi día a día. Siempre procuro levantarme temprano, reviso mis redes sociales, luego toco el piano, la guitarra, he compuesto muchas canciones, a veces en coautoría con otras artistas a distancia. Ahora con el lanzamiento del disco dedico mucho tiempo a hacer entrevistas de promoción. Cocino mucho. Ahora le puedo dedicar más tiempo a la alquimia de los sabores.

Comments are closed.