Elma Correa

El verdadero Tik Tok de gatito: entrevista con Elma Correa, ganadora de la edición 2022 del Premio Bellas Artes de Cuento Amparo Dávila

La Secretaría de Cultura y el INBAL anunciaron que el Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí 2022 es para Elma Correa por su obraLo simple.

Ciudad de México, 19 de julio (MaremotoM).- La narradora mexicalense Elma Correa está de regreso postpandémico con más cuentos, desmanes heroicos y memes para compartir. Bueno, está de regreso por segunda ocasión, porque ya ejecutó un regreso por todo lo alto el año pasado, cuando fue la ganadora del XX Concurso Nacional de Cuento Juan José Arreola con el libro Mentiras que no te conté. En este déjà vu de grandes éxitos, tengo la oportunidad de hacer un campito junto a la autora en la mesa del bar buchón de botanas con tentáculos tipo kraken al que vinimos a celebrar, para traerles esta entrevista desde el lugar de los hechos.

Elma Correa
Con Antonio León, su amigo y mentor. Foto: Cortesía FIL en Guadalajara

–Me gusta la nueva tradición de los veranos, que es la de anunciar un premio para tu escritura. ¿Cómo te encuentra el Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí Amparo Dávila a comparación del Juan José Arreola, del año pasado?, ¿Qué tan intenso ha sido el recorrido en este año?

–Es una locura, siento que todo ha pasado muy rápido, todavía no me creo lo del Arreola y ahora tengo que procesar también esto.

–Este premio corresponde a otro de los libros escritos durante la cuarentena. Uno de los proyectos en los que te has embarcado en los últimos años es habitaciones_propias –cuenta de Instagram que da fe de los espacios en que las mujeres producen su obra- ¿Cuál es el comentario que subyace en estos productos de consumo cultural, creados en los apretados espacios libres de la cotidianidad?

–Esto lo dije mucho el año pasado y pues, híjole, lo voy a repetir una y otra y otra vez: las circunstancias de las mujeres es este país no nos permiten producir del mismo modo que los hombres, desde eso tan elemental como tener o no un lugar, un espacio para la escritura y tiempo para dedicar a nuestros proyectos, de ninguna manera se compara, sobre todo si no tenemos privilegios de clase o somos mamás o estudiamos, o todo lo anterior, para ellos siempre es más fácil y casi siempre es porque, precisamente,  hay mujeres sosteniéndolos. Si yo fuera vato o fuera una morra blanca de varo, hubiera ganado estos premios hace diez años, o bueno, cinco -risas-.

–Tus personajes vuelven a ser chicas atribuladas: en esta ocasión, sin marca de origen. ¿Cómo fue el proceso de crear los personajes y sus historias?

–Estos cuentos fueron escritos entre el segundo semestre de 2020, cuando estábamos en la peor parte del encierro por la pandemia y el primero de 2021, cuando todavía no sabíamos muy bien qué iba a pasar con las vacunas y si podríamos o no retomar la vida social y todo eso, fue un periodo de mucha angustia y temor y pérdidas, y la verdad a veces me parece super triste y a veces me enoja mucho -risas- que el mundo hubiera tenido que detenerse para que yo pudiera escribir mis cuentecitos pero, bueno, tiene que ver con lo que decía en la respuesta anterior, ¿no? Entonces -risas- igual que con Mentiras que no te conté, no eran cuentos que estuviera escribiendo para armar un libro y enviarlo a una convo, eran cuentos que tenía pendientes pero que no tenía tiempo para escribir, y pues, con el mundo cayéndose -risas- escribí todo lo que pude y resultó que algunos textos tenían coincidencias: los cuentos como super norteños de Mentiras, otros cuentos que son sobre fiestas fallidas que se articularon en otro librito, y estos que son de morras con amigas, y claro, también un montón que no sirvieron para nada y tiré a la basura -más risas-.

Te puede interesar:  AZOTEA DE LIBROS | Todos contamos, de Kristin Roskifte
Elma Correa
La presentación del libro en la FIL. Foto: Cortesía FIL en Guadalajara

–En otras entregas has dicho que ninguna de las chicas tristes, neuróticas e inadaptadas de tus historias tiene una carga autobiográfica ¿seguimos en este entendido o ya podemos ir a patear machos bocones y fugarnos a Disneyland?

–-Risas- seguimos asegurando que todo es ficción: los personajes y hechos retratados en estos cuentos son completamente ficticios, cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia -risas-.

–¿Qué tan simple es Lo simple para ti? ¿Cuál es esa cosa que pudiera parecer simple de llevar a cabo en tu producción literaria (o la vida en general), pero que no lo es?

–TODO -risas-, generalmente lo que parece muy sencillo lleva un montón de trabajo detrás.

–Si Lo simple tuviera que promoverse en Tik Tok ¿Qué tipo de gatito sería?

–Un mix entre el gatito ucraniano que fiestea todo harto así sin esperanzas y el gatito que come y hace nam, nam, nam.

–Pienso volver a entrevistarte el año que entra con un nuevo premio, ¿me puedes ayudar con alguna pregunta?

–Aiiiii, no creo que gane nada el próximo año a menos que alguien me saque de trabajar y me mantenga para que pueda escribir otro libro -risas- peeeero vamos a ficcionar que me gano algo, entonces a lo mejor podrías preguntarme esto para lo que ya tenemos la respuesta: Elmi, how much fucks have you to give?

Fuente: Revista Sputnik / Original aquí.

Comments are closed.