Elecciones en Israel otra vez

Israel tendrá elecciones mañana. Es la cuarta en dos años y nada ni nadie puede asegurar que éstas sean las últimas del 2021. Benjamin Netanyahu intentará continuar en el gobierno después de 12 años como primer ministro. ¿Por qué van otra vez a las urnas? ¿Entre quiénes es la pelea?

Ciudad de México, 22 de marzo (MaremotoM).- Por cuarta vez en dos años los israelíes irán a las urnas este martes. Las encuestas muestran que ninguno de los bloques la tendrá fácil aunque le dan una ventaja al primer ministro Netanyahu. No se descarta una quinta elección antes de que termine el 2021.

¿Por qué tantas elecciones? Desde lo formal, la explicación es que en Israel existe una fragmentación en su sistema de partidos que hace que ningún espacio político haya podido gobernar en soledad. Eso exige construir alianzas en el Parlamento para formar gobierno. Si los partidos no se ponen de acuerdo o las coaliciones no son lo suficientemente fuertes el escenario puede llevar a un bloqueo.

Desde 2019, ni Netanyahu ni sus opositores lograron conseguir una mayoría estable. Eso hizo que haya sido casi imposible gobernar. Es ahí cuando aparece el pedido de disolución de la Asamblea y la convocatoria a unas nuevas elecciones como mecanismo para destrabar la parálisis.

Desde lo político, algunos analistas dicen que lo que busca Netanyahu es defenderse del juicio por corrupción que avanza en su contra. Para eso, desde el cargo de primer ministro buscará conseguir una mayoría fuerte en el Congreso que le pueda garantizar su inmunidad.

¿Cómo se elige primer ministro? El parlamento, conocido como Knesset, tiene 120 bancas y se necesitan 61 para formar gobierno. El sistema habilita a que varios partidos lleguen a tener una banca. Eso obliga a tener que dialogar con distintos sectores y hace difícil conseguir coaliciones estables de gobierno.

Después del resultado del martes, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, le dará al líder del partido que haya conseguido la mayor cantidad de bancas o al que crea que tiene una mejor oportunidad de conseguir una coalición viable cuatro semanas para formar la gobierno. Mientras tanto, Netanyahu seguirá siendo el primer ministro encargado.

Te puede interesar:  En FIL Guadalajara con "Al pie del Támesis", una obra de Mario Vargas Llosa 

¿Entre quiénes es la pelea? Hasta antes de esta elección existían dos bloques. De un lado, el primer ministro Benjamín Netanyahu que gobierna desde 2009. Del otro, Benny Gantz, su principal opositor que terminó siendo aliado de la coalición encabezada por Netanyahu. Sí, las dos cosas.

Elecciones en Israel
Benny Gantz, el gobierno continuista. Foto: Cortesía / RT

El tema fue así, en abril del año pasado después de la tercera elección, con la emergencia de la pandemia, Gantz y Netanyahu se pusieron de acuerdo y formaron un gobierno de emergencia. ¿Qué es lo que acordaron? Alternarse en el poder: un año y medio uno, otro año y medio el otro. Pero ese acuerdo se rompió en diciembre cuando no lograron aprobar el presupuesto nacional. Desde ese momento, las culpas rebotan de un lado a otro.

Lo cierto es que este año Gantz ya no es considerado como una amenaza real al primer ministro en gran parte debido al enojo entre sus electores por haber formado un gobierno de unidad junto con Netanyahu, algo que había prometido no hacer.

Dos de los principales rivales en esta elección son las ramificaciones de Netanyahu. Uno es Gideon Saar, quien fuera su ministro del Interior, y el otro, su exjefe de personal, Naftali Bennet, ubicado en la extrema derecha. Yair Lapid, un periodista de televisión detestado por los judíos ortodoxos, aliados clave de Netanyahu, es el que busca disputarle el lugar desde el centro.

¿Quién es Netanyahu? Es el mandatario con más tiempo en el poder. Siempre es bueno recordar que no es del todo correcto comparar la duración de los mandatos de un jefe de gobierno en un país con parlamentarismo que en otro presidencialista como es el caso de Argentina. Netanyahu lidera el partido Likud y combina liberalismo económico, conservadurismo político y ortodoxia religiosa. A favor de Netanyahu en esta elección, el buen manejo de la pandemia. En contra, la tentación de aferrarse al poder y las causas de corrupción que enfrenta.

Fuente: Cenital / Original aquí.

Comments are closed.