Pedro Serrano

Eliot y Paz dan mucho más de sí que lo que una academia pueda decir: Pedro Serrano

A partir de una amplia selección de su obra, Serrano analiza la manera en que ambos poetas comparten una manera de enfrentar, en su poesía y en su crítica literaria, sus preocupaciones cotidianas e intelectuales. El resultado es una atípica guía para leer y releer a Paz y Eliot desde otra mirada.

Ciudad de México, 21 de mayo (MaremotoM).- La construcción del poeta moderno: T.S. Eliot y Octavio Paz, un libro editado por Turner y con la escritura de Pedro Serrano, es sorprendente por los temas que trata.

¿Alguna vez se le ocurrió comparar a Eliot con Paz y de esa comparación, desde la literatura misma, qué cosas unían y qué otras cosas separaban a estos dos grandes poetas del mundo?

“No fueron coetáneos, provinieron de orígenes culturales diferentes y escribieron en distintas lenguas. Sin embargo, entendieron la poesía de forma paralela, compartieron logros y contradicciones y se identificaron a sí mismos como poetas en sus correspondientes contextos culturales”, dice la explicación de la editorial.

A partir de una amplia selección de su obra, Serrano analiza la manera en que ambos poetas comparten una manera de enfrentar, en su poesía y en su crítica literaria, sus preocupaciones cotidianas e intelectuales. El resultado es una atípica guía para leer y releer a Paz y Eliot desde otra mirada.

Pedro Serrano
Editado por Turner. Foto: Cortesía

Pedro Serrano nació en Montreal, es poeta y traductor. Estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM, donde es profesor. Colabora con numerosas publicaciones periódicas y es autor de una decena de poemarios. Además de sus traducciones, ha colaborado en numerosas ediciones críticas y publicado una decena de ensayos y antologías.

ENTREVISTA EN VIDEO A PEDRO SERRANO

“Se me ocurrió compararlos a nivel literario, que provocara cruces de sentido y desajustes que buscaran encontrarse. La comparación más sencilla hubiera sido entre Eliot y López Velarde. Los dos nacieron el mismo año, la manera en que cambian los versos, tanto en inglés como en español, es muy parecida, las metáforas son iguales, el uso de imágenes. Hay una que es impresionantemente intrigante. Eliot habla de las mujeres humildes desde una ventana y las compara con “lechugas que salen de la tierra”. López Velarde en “El retorno maléfico” las compara con “humildes coles”. Eso es muy interesante, pero no me hubiera permitido explorar en las cosas que me interesaban más, que era encontrar coincidencias entre dos poetas que ocupan el arco del siglo XX, para tratar de mostrar dos ejemplos dispares y similares de lo que sucede con muchos otros poetas, hombres quizás, que pueden ir desde la gama de Jorge Luis Borges hasta Yves Bonnefoy”, explica Pedro Serrano.

En el siglo XX estos dos poetas ocupaban un lugar importante, algo que no pasa ahora.

“Esa es una de las cosas que se avecinaban y que por supuesto reaccionaron. El lugar del poeta en la sociedad contemporánea ha perdido su reflexionalidad, su proyección”, afirma.

Te puede interesar:  LIBROS DE LUNES | El libro que ojalá tus padres hubieran leído (y que a tus hijos les encantará que leas), de Philippa Perry
Pedro Serrano
Se me ocurrió compararlos a nivel literario, que provocara cruces de sentido y desajustes que buscaran encontrarse. Foto: Cortesía Turner

Las situaciones religiosas entre Paz y Eliot son comparadas. El tema de lo sacro, del budismo, “en el caso de Eliot es muy obvia su formación unitaria del protestantismo al anglicanismo más cercano al catolicismo”, dice Serrano. “En el caso de Paz hay un pasaje hacia una laicidad. Cuando Paz habla del poema como el instante, es lo mismo que está haciendo Eliot cuando habla de la cruz como el punto de cruce entre el tiempo eterno y el tiempo humano”.

El tema de la crítica se apunta a Eliot y a Paz, donde Serrano dice que “una de las diferencias entre ambos es que el mexicano ha creado una escuela para decir por dónde se lo debe leer y quienes han seguido esa escuela han inhibido que tengan presencia otras lecturas. En el caso de Eliot, él no buscó crear una escuela de lectura. Quizás por situaciones históricas muy distintas. Eliot da mucho más de sí que alguna academia pueda decir y lo mismo puedo decir de Paz, la escuela que él formó no está leída por poetas, sino por historiadores de la literatura”.

¿Qué pasa con la política en estos dos poetas? ¿Eran de derecha como dicen sus estudiosos?

“Eliot es monárquico y conservador. En los 30 él dice que si hubiera algún sistema político, por supuesto no sería el fascismo sino el comunismo. En el caso de Paz, me parece muy interesante su evolución. Fue un funcionario ejemplar del Estado mexicano, empezó como tercer canciller hasta llegar a Embajador. Sus reportes eran perfectamente profesionales. Tenía muy claro lo que él era como funcionario y lo que él era como poeta. Cuando renuncia al servicio, que empiezan a desdibujar esos límites que antes estaban claros”, afirma Serrano.

“No me parece una casualidad que terminara viviendo en el Hotel Presidente, pagado por el presidente de México. Me parece simbólicamente intrigante. Plural y Vuelta fueron las dos revistas que hizo Paz y me parece mucho mejor Plural. Letras Libres no es la revista de Octavio Paz y me parece una revista política, no cultural”, agrega.

La construcción del poeta moderno es un libro para las nuevas generaciones, pues propone recuperar a Eliot y a Paz libres, sin la injerencia de sus “herederos o expertos”.

“Creo que hay que leerlos desde los poemas. A Paz lo que le importaba era que lo reconocieran como poeta. A Eliot también. La biografía de Cristopher Domínguez y los tres tomos de Guillermo Sheridan son muy buenos como información sobre una figura cultural de México y del mundo, pero no están hablando de los poemas. Hace falta una biografía de Octavio Paz que empiece con la intriga de alguien que se va formando como poeta. Leerlo con la intención de que era esto o era aquello no vale la pena”, afirma.

Comments are closed.