Nona Fernández

“En Chile es como estar tomando antidepresivos durante décadas y de pronto dices: ¡Ya basta!”: Nona Fernández

“La plaza Italia es un campo de batalla en Chile”: Nona Fernández

En la primera de las dos preguntas planteadas en el plebiscito, “¿Quiere usted una Nueva Constitución?”, el Apruebo ganó por 5.885.721 votos (78,27%) frente a 1.633.932 votos (21,73%) del Rechazo. Chile despertó.

Ciudad de México, 28 de octubre (MaremotoM).- Chile está de fiesta y la verdad es que no está dividido en dos. Por una rotunda mayoría (el 78 %), la población aprobó la realización de una nueva constitución, dado que desde hace 30 años la constitución instituida por Augusto Pinochet era la vigente.

“Sólo votaron el rechazo esas colonias que viven muy bien en la ciudad y que no quieren el cambio”, cuenta la escritora Nona Fernández, desde Chile.

En la primera de las dos preguntas planteadas en el plebiscito, “¿Quiere usted una Nueva Constitución?”, el Apruebo ganó por 5.885.721 votos (78,27%) frente a 1.633.932 votos (21,73%) del Rechazo.

Nona Fernández
De pronto ocurre la posibilidad de un cambio y es muy difícil no volverse loca. Foto: Casa de las Américas / Cortesía

En la segunda interrogante, “¿Qué tipo de órgano debiera redactar la Nueva Constitución?”, los chilenos optaron por una convención constitucional y escogieron una convención constituyente, que estará formada por 155 ciudadanos elegidos en su totalidad por voto popular.

La gente decidida a “despinochetizarse”, un nuevo verbo que ahora inunda el español, en un país lleno de poetas que hoy tiene la vista en el futuro.

El 20 de febrero de este año, antes de la pandemia, le hacíamos una nota a Nona Fernández, una escritora que nos contaba que “la Plaza Italia es un campo de batalla en Chile”. Ahora, le preguntamos entre otras cosas si está escribiendo algo y ella dice “yo pienso cuando escribo”, pero nada de géneros ni de querer publicar pronto algo. Es la realidad la que la llama.

Autora del libro de ensayos sobre la memoria, Voyager y el libro de ciencia ficción Space invaders (de la que prepara una obra teatral, porque ella también es actriz y directora de teatro), Fernández ganó el Premio Sor Juana en la FIL en 2017, por su novela La dimensión desconocida.

“A medio camino entre el periodismo, la literatura y el diario personal, con La dimensión desconocida, Nona Fernández consigue mostrar las emociones de toda una nación con respecto a un pasado negro y acaso vergonzoso”, se lee en el acta del jurado calificador de este Premio, integrado por Cristina Rivera Garza, Daniel Centeno Maldonado y Eduardo Antonio Parra.

–Chile está de fiesta, ¿verdad?

–Hay que ir viviendo todas las etapas y lo que pasó el domingo es hermoso, maravilloso. Algo que empujó el tejido social, aunque ocurrió 30 años después. En estos momentos estamos comenzando a desbaratar la constitución de Augusto Pinochet, dejando el lastre atrás.

–Al principio se nos decía que Chile estaba dividido en dos, pero parece que no, casi todo el mundo opina que hay que tener una nueva constitución

–Todo el mundo, salvo tres comunidades de la ciudad de Santiago, las más acomodadas, son las únicas que votaron rechazo. El país está bastante menos polarizado de lo que nos quieren hacer creer. Una democracia que se alinea con una constitución dictatorial es muy extraña.

Nona Fernández
Todo el mundo, salvo tres comunidades de la ciudad de Santiago, las más acomodadas, son las únicas que votaron rechazo. Foto: Cortesía Facebook

–¿Son los jóvenes los que han decidido la votación?

–Sin duda el porcentaje de votación iba a ser más alto, pero fue el mismo porcentaje de votación que las presidenciales. Pero aquí los jóvenes han hecho una diferencia, han sido ellos los que han empujado este proceso. El estallido social ocurre por los jóvenes que deciden saltar los torniquetes del metro y que terminan haciendo explotar Chile.

–Ustedes los escritores jóvenes están a favor de este cambio, ¿cómo lo han vivido?

–El mundo cultural de Chile estamos todas iguales. Hemos estado alineados en esta parte del proceso. La literatura está viendo esto desde hace mucho tiempo, si lees la literatura chilena contemporánea, las obras de arte, el teatro, el malestar estaba ahí desde hace rato. En el estallido social el tejido se ha organizado muchísimo. Ojo, hay escritores muy conservadores, muy aliados con el poder, que les cuesta leer la disconformidad y con el sistema neoliberal.

Te puede interesar:  RESEÑA | Alguien como tú, de Nick Hornby

–Han sido muchos años de muerte en Chile, hasta recientemente la muerte de Pedro Lemebel, esos funerales masivos, es importante esta alegría

–Tú sabes que hay algo muy bonito y concuerdo contigo que Chile es un país totalmente deprimido, el encierro, la cordillera, ese tono gris que nos identifica. Pero hay algo hermoso que ocurrió con el estallido social que fue un carnaval, una alegría total. La creatividad de la gente para denunciar las demandas más feroces con unos carteles divertidos. Creo que Chile despertó, es muy real. Es como estar tomando antidepresivos durante décadas y de pronto dices: ¡Ya basta! Esta depresión es el neoliberalismo. Encontrarnos en esa opinión común nos ha revivido.

Nona Fernández
El monopolio en términos de medios es absoluto, los empresarios son los dueños de los medios. Foto: FIL en Guadalajara Cortesía

–Los medios tienen mucho que ver… ¿verdad?

–El monopolio en términos de medios es absoluto, los empresarios son los dueños de los medios. El Presidente de la República era dueño de un canal, es evidente que la información está muy tergiversada, pero pese a eso algo ha ocurrido, la ciudadanía empieza a ver otros espacios, las redes, otra manera de organirzar la información.

–¿Tú cómo estás?

–He estado en la Feria de Oaxaca. Aquí hay dos temas una es la crisis sanitaria y otro la revuelta social. No te imaginas cómo ha sido este año en Chile. La realidad está muy intensa, te obliga a estar pensando, aunque yo pienso escribiendo. Publiqué recientemente una especie de artefacto literario, las prácticas para manejar el virus fueron tremendas, no hay políticas de ayuda, hay sectores de la población que están abandonados, mi artefacto literario fue como donar imágenes y palabras para la memoria futura. Quienes cuenten esta historia la contarán como quieren contarla, entonces lo que hice fue registrar, después vendrá nuestra lucidez futura a darle distancia y reflexión. Quizás hay que pensar la historia sin formas, escribir.

–Hace poco salió en una conferencia sobre el Bolaño político esta historia de que en Chile había como una grieta entre los exiliados y los que se quedaron, ¿sigue eso en Chile?

–Ya es algo un poco zanjado. El presente se ha vuelto tan presente, que ese ha dejado de ser un problema. Yo nunca hice esa crítica, cada uno obedeció a sus realidades y a sus posibilidades y para nadie fue fácil. El contexto de la dictadura fue difícil para todo el mundo y eso ya lo hemos entendido.

–Acabamos de ver un documental de Raúl Zurita, donde ha hecho una memoria sobre su final…¿Cómo se ve allá?

–Raúl es un poeta sumamente respetado en Chile y tiene esa visión muy épica de la literatura

–Muy grandilocuente…

–Exacto, estar presente en los grandes momentos, es una figura muy importante en el estallido social. Hay un hechizo de Raúl Zurita, es uno de los sabios de la tribu. Hace poco este gobierno de derecha que tenemos puso a un ministro de cultura negacionista y bastó que Raúl mandara un tuit y lo derrocamos en un día. Lo sacamos con movilizaciones y la figura de Raúl fue muy importante.

–Tú eres actriz, escribes sin género, también tienes lo tuyo…

–(risas) A mí me interesa mucho estar vinculada con la realidad. Cuando la realidad se pone espesa, tan convocante, es muy difícil no estar involucrado. Ya hay un periodo de vida que ha sido muy monótono y muy depresivo. De pronto ocurre la posibilidad de un cambio y es muy difícil no volverse loca.

Comments are closed.