Federico Bonasso

En defensa del rock mexicano: La Subversión, de Federico Bonasso

Bonasso es un reconocido compositor y sus temas forman parte ya de lo que uno considera rock en México. Tiene esas características de un chico: intenta llamar la atención todo el tiempo y por eso interpreta (la definición es de él mismo), aunque en La Subversión está la cantante maravillosa, Nay Stanfield.

Ciudad de México, 19 de agosto (MaremotoM).- Federico Bonasso, músico y escritor, sale de la pandemia para ofrecer un concierto mañana en El Foro del Tejedor, junto a su grupo La Subversión.

Dice que vive de otra cosa y que puede darse este lujo de tocar para los amigos y para tantos seguidores de lo que fuera El Juguete Rabioso, aunque como es lógico está nervioso y espera equilibrar sonidos y luces para un lugar tan chico como la sala de la librería El Péndulo

Bonasso es un reconocido compositor y sus temas forman parte ya de lo que uno considera rock en México. Tiene esas características de un chico: intenta llamar la atención todo el tiempo y por eso interpreta (la definición es de él mismo), aunque en La Subversión está la cantante maravillosa, Nay Stanfield.

Federico vive desde hace muchos años en México. Nació en 1968. Tiene ahora 54 años. En 1999 volvió a una Buenos Aires desconocida o a una Buenos Aires de dónde él fue “des-patriado”, tirado a alguna fosa común donde hoy también descansan aquellos desaparecidos que también fueron arrojados al Río de la Plata.

“Yo siempre fui un argentino de clóset y México con su generosidad y con las cosas cabronas que también tiene, me hizo un tipo adulto. Hasta que descubrí que adoro las cosas argentinas que tengo. Escucho el tango en México y me pega de una manera especial. La literatura argentina me encanta, hay una nueva ola de escritores jóvenes, en México también, que piensan muy bien. Leí Distancia de rescate, de Samantha Schweblin y me mató. Encontré algunas similitudes con el Diario negro de Buenos Aires. Me encantó sentir esa vigencia. La literatura está regresando a reconocer que el mundo está compuesto de absurdos”, declaraba cuando promovía El diario negro de Buenos Aires (Reservoir Books).

La invitación del concierto es para este sábado 20 de agosto a las 8:30 pm en El Tejedor (Péndulo de la Colonia Roma / Álvaro Obregón 86, CDMX). Con el boleto de ingreso se regala un cd de El asqueroso pop de La subversión.

¿Qué hará en El Péndulo?

“Es un concierto de mi grupo solista, básicamente las canciones del primer disco, aunque siempre me encanta poner sorpresas. La cantante es Nay Stanfield, que acaba de sacar su primer trabajo, muy bueno, se lo recomiendo a todo el mundo, canta con nosotros hace rato. Me gusta mucho que tenga cada vez más protagonismo vocal, porque habla de una variedad de La Subversión”, afirma.

Te puede interesar:  Miguel Bosé presenta su libro Historia secreta de mis canciones, en la FIL Guadalajara: He sido revolucionario

“Sí, bueno yo tengo una cuestión ahí de frontman que me quedó de El juguete rabioso y además soy como un niño que siempre quiere llamar la atención. La Subversión e s un proyecto más contenido y respetuoso con las canciones y la música”, afirma.

Federico Bonasso
Soy como un niño que siempre quiere llamar la atención. Foto: Cortesía

La Subversión es un proyecto de estos tiempos, tiene elementos electrónicos, tiene un carácter muy particular y hay otra faceta de compositor en la banda.

“Aunque sigue siendo rock”, admite Bonasso.

¿Rock? ¿Qué dirías del rock mexicano? “Siempre ha habido cosas muy buenas en el rock. Sigue habiendo compositores e intérpretes que aunque no aparezcan tanto en los medios hacen cosas muy buenas. Te nombro a Ximena Moreno, que con su proyecto Ximena Mor hace un rock de las entrañas, un rock que parece el grupo de Jack White, pero que es mexicano, tiene gran fuerza. Están Los Increíbles Rufianes, que tiene relación con La Subversión por sus raíces spinettianas, hay muchas cosas nuevas que me gustan y hay una amalgama de estilos, como es el rock, el estilo que siempre se nutrió de otras músicas”, expresa Bonasso.

“Todos los músicos que tocan conmigo en La Subversión, son geniales y no entiendo cómo se hacen tiempo para tocar con nosotros Están también la curiosidad y la generosidad de los medios de comunicación que se preocupan por nosotros, que tocan alguna rola. Este es un camino un poco arduo y puse el otro día el video de “Misisipi” y mucha gente no lo había visto y lo celebró. Pero de pronto decidió Facebook que había una disputa por los derechos de autor (yo contra mí mismo) y lo silenció”, agrega.

“Tú dices yo pago mis videos, pago mis discos, lo subo y alguien dice que yo me estoy disputando a mí mismo los derechos de autor. La cantidad de tiempo que uno debe dedicarle a la promoción cuando uno es autogestivo”, expresa.

La cultura mexicana a veces está a la baja, destacando siempre a los extranjeros, pero dejando de lado lo que se hace acá. No tiene nada ver con la migración ni con el malinchismo, pero “me asombra que haya proyectos que tienen un éxito contundente y luego veo a personas como nosotros que les cuesta llenar el Tejedor. Vamos a ver cómo nos va el próximo sábado. No sé a qué obedezca, a que hay una tendencia a destacar aquello demasiado superficial y se ignora a cierta sofisticación armónica y de los arreglos. Aquello que se complica un poco se lo pasan, cada vez menos prestan atención a la obra que exige atención”, concluye.

Comments are closed.