Santiago Roncagliolo - Vanessa Bauche

“En los últimos años estas nuevas tecnologías abren puertas para contar historias”, dicen Santiago Rocangliolo y Vanessa Bauche

Vanessa Bauche da voz a El accidente, un thriller de Santiago Roncagliolo

Santiago Roncagliolo y Vanessa Bauche se unen para un audiolibro. El accidente es obra de ambos, porque al decir del autor: “no sólo te importa lo que escribes, sino cómo será oída tu historia”.

Ciudad de México, 5 de junio (MaremotoM).- La actriz Vanessa Bauche y el escritor Santiago Roncagliolo conocen a Aranzazu Núñez, Publishing Manager de Storytel Originals. Es ella, la editora, la que lanza estos proyectos absolutamente raros, pero que dan como resultado un audiolibro audaz y revelador.

En este mundo donde los libros son caros, donde tardan en llegar, donde a veces no se consiguen, esta iniciativa redunda en amplios beneficios. No sólo da trabajo a un escritor que va a tener que mezclarse con las características de un “audiolibro”, sino que le proporcionará una experiencia alucinante: leer en voz alta toda su novela o hacer –como ha hecho el escritor peruano, ganador del Alfaguara- un guión especial para Storytel.

“Siempre digo que soy escritor por casualidad”, afirma Roncagliolo. “Mi verdadero trabajo son los guiones y a partir de ellos me vino esta propuesta”, afirma en entrevista telefónica, mientras que la actriz Vanessa Bauche –una defensora de la lectura desde hace muchos años- se emocionó muchísimo con la oferta de Aranzazu, sobre todo porque “no soy trabajadora del doblaje”.

Santiago escribió El accidente y Vanessa Bauche hizo todos los personajes y narró la historia.

Esta audioserie de 10 capítulos de una hora de duración es un thriller centrado en la figura de Martiza Fontana, una mujer fuerte, considerada peligrosa por muchos, pero también una madre amorosa y apasionada, cuya vida se ve trastocada cuando su hija sufre un accidente automovilístico.

https://soundcloud.com/storytel_mx/el-accidente

“Esto te permite contar historias, sin necesidad de estar en la promoción constante de libros, los libros se estaban convirtiendo en una experiencia casi más que promocional que generativa. Si quieres vender libros, te vas a pasar tanto tiempo dándoles cobertura, como escribiendo. Entonces, que haya otras salidas, que haya otras historias, que no solamente dependa de ti, sino de otras personas, como Vanessa, es increíble”, dice Roncagliolo.

Santiago Roncagliolo - Vanessa Bauche
Casi es tan importante la voz como la historia, dice Santiago Roncagliolo. Foto: Cortesía

“Casi es tan importante la voz como la historia. Te abre nuevos campos, te permite seguir dedicándote a escribir, te permite sorprenderte a ti mismo con lo que puede hacerse”, afirma.

Santiago y Vanessa no se conocen, ambos están conmovidos y ella, con su gran mente audiovisual, vio la historia con el afán de llevarlo a muchos medios.

“Puede ser película, puede ser una gran serie. Creo que es una historia de género importantísima de contar en estos momentos. Cuando pensamos en historias de género por lo general lo que hacemos es pensar en mujeres de escasos recursos, maltratadas y oprimidas. Pocas veces se habla desde estos lugares. Las circunstancias de alguna manera someten a una mujer hacia el límite”, afirma Vanessa Bauche.

“Creo que es una historia vigente y divertida. Es un thriller con un sentido del humor muy fino, muy negro, muy ácido. Me encanta la construcción de los personajes, me parece que es una historia que tiene un potencial maravilloso. Él como escritor es una de las plumas más importantes de Latinoamérica”, agrega.

Te puede interesar:  LUNES DE LIBROS | Sacrificios humanos, de María Fernanda Ampuero

“Escuchar a Vanessa es escuchar a una mujer que sólo existía en mi cabeza”, afirma Santiago. Su voz, tan conocida por nosotros, encara al personaje de ficción y también a todos los que la rodean.

Santiago Roncagliolo - Vanessa Bauche
Una película, una serie, tiene mil posibilidades la historia, dice Vanessa Bauche. Foto: Cortesía

¿QUÉ PASA CON LOS LIBROS Y CON LOS AUDIOLIBROS?

¿Cómo hacer que los lectores se encuentren con el libro adecuado, con la novela perfecta o para ellos? ¿Cómo saber lo que escriben los autores contemporáneos? Esa función no es para los editoriales, según acepta Santiago Roncagliolo.

“Pasa lo mismo con la prensa. Los periódicos que mejor resisten a la globalización, son los locales, los periódicos de una ciudad, de un pueblo. Los que le hablan a la gente de su mundo pequeño. Ahora mismo, las grandes editoriales tienen que competir con Amazon. No pueden estar a la altura del rival, lo que les da una exigencia económica muy grande y por eso las propuestas más arriesgadas, menos populares, sólo se editan en empresas pequeñas”, afirma.

Storytel facilita estas cosas. “Tener una suscripción es más barato que comprar un libro y puedes acceder en cualquier sitio a través de dispositivos que toda la clase media tiene. Te descargas una historia de estas, aunque no creo que sea un reemplazo al libro. Son dos caminos distintos. Además, en el caso de El accidente, que ha sido escrito para este formato tiene su propia manera de existir, no lo meterías en un libro”, agrega.

Para Vanessa Bauche, participar en esta iniciativa “ha sido uno de los procesos creativos más retadores de mi carrera. De alguna manera intuitiva, estaba la conciencia de la intérprete y la conciencia de la lectora, que tenía que estar 5 segundos antes de la lectura. Son más de 15 personajes”.

“Arazanzu, como la gran directora que es, cuida los detalles mínimos, palabras complicadas, que no se entienden, algunas que vienen de Perú, se sustituyen pero respetando lo más posible al autor”, agrega.

“Creo que los audiolibros son una herramienta maravillosa que mucha gente desconoce que existe. Por el costo de un libro, tienes acceso a 100 mil títulos y de todos los géneros. Además, con este plus, donde una actriz que no pertenece al mundo del doblaje, robustece las historias diseñadas especialmente para el sistema”, expresa.

“Yo vivo de los guiones, ser escritor fue un accidente. No había nada interesante en televisión y el único espacio creativo fueron los libros. En los últimos años todas estas nuevas tecnologías abren nuevas puertas para contar historias. No me siento un novelista, me siento un narrador”, expresa Santiago Roncagliolo.

Comments are closed.