Yehudit Mam

En México hay murallas infranqueables, pero el hecho de conocer al otro es lo único que las puede cambiar: Yehudit Mam

La novela es divertida, un poco erótica y un poco también analiza las relaciones “íntimas” entre los Estados Unidos y nuestro país. No todo es como dicen las estadísticas.

Ciudad de México, 28 de marzo (MaremotoM).- Gabriel regresa a la Ciudad de México después de ser deportado desde Nueva York. Habiendo probado un bocado del sueño americano, entra a trabajar a casa de los Orozco. Allí conoce a Lucía, quien vive en el privilegio opresivo de su clase social. A pesar de que vienen de mundos distintos, Lucía y Gabriel se enfrascan en una pasión fulminante. Luego de muchos años de vivir en los Estados Unidos, Yehudit Mam ha hecho esta novela Quién te manda, movida es claro por la gran desigualdad que existe en México.

La novela es divertida, un poco erótica y un poco también analiza las relaciones “íntimas” entre los Estados Unidos y nuestro país. No todo es como dicen las estadísticas.

ENTREVISTA A YEHUDIT MAM  

“En realidad lo que me parece interesante es que los protagonistas son de la misma edad, nacieron en la misma ciudad, pero parece que nacieron en mundos diferentes. Las circunstancias hacen que se encuentren y yo me pregunto, ¿por qué esto es tan difícil?”, declara Yehudit Mam, en entrevista.

“Una de las cosas que me llamaba la atención que oímos mucho lo dramático que es la entrada a los Estados Unidos y oímos mucho de cuando los deportan, pero no sabemos nada de cuando llevan muchos años aquí. Tienen que aprender otro idioma, otras costumbres, es un choque cultural. Después de muchos años, regresar a México y había cosas que jamás me había cuestionado y que ahora me hacen un poco de ruido”, agrega.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría

“Yo quise dar una visión que no sea tajante, entre los buenos y los malos. La experiencia de Gabriel en los Estados Unidos no fue del todo mala”, afirma.

Yehudit Mam
Yo quise dar una visión que no sea tajante, entre los buenos y los malos. Foto: Cortesía

La adaptación de los inmigrantes, qué piensan de ese mundo nuevo en el que viven fueron la mayor motivación de Mam. En Nueva York, a dos cuadras de la casa de Yehudit, apareció un puesto de birria. “Estaba buenísima y yo estoy feliz, porque ahora puedo comer mi sopa y mis tacos de birria”, expresa.

La desigualdad en México tiene costados que son profundos. La falta de movilidad social impide la mezcla. “En todos lados hay desigualdad, pero en México es la falta de movilidad social. En los Estados Unidos eso no pasa, no existen las barreras económicas ni raciales. Es otro tipo de barreras, pero como es un país que la fe en el individuo y en el capitalismo, si trabajas duro, puedes avanzar”, afirma.

“En México hay murallas infranqueables, pero el hecho de conocer al otro es lo único que las puede cambiar”, agrega.

Las barreras no son económicas, sino también raciales en México. “Se juzga mucho a la gente cómo se ve y dónde vive. Pero con el auge de las redes sociales, las cosas están cambiando. La sociedad avanza, pero hay cosas que van lento también”, opina.

 

Comments are closed.