Ana Negri

En México hay una fascinación por el secreto: Ana Negri, autora de Los eufemismos

Margo Glantz es una escritora para mirar el futuro: Ana Negri

Leyendo la novela de Ana Negri pensé en otra Clara, el personaje de Juliette Binoche en una película francesa. “Elegí el nombre claramente (risas). Esa posibilidad de ejercer una ambigüedad con el personaje, que podría ser solo un adjetivo, pero ¿cuál es el sustantivo? Para mí la idea de Clara era importante desde el principio”, expresa. Entrevista en video.

Ciudad de México, 20 de abril (MaremotoM).- “En Ediciones Antílope hacemos libros que nos gustaría leer”, dice una promoción de la editorial que ha sacado recientemente Los eufemismos, de Ana Negri, que cuenta la historia de Clara, en un intento por decir absolutamente todo lo que le pasa en la vida, en una novela que tiene al lenguaje como centro y que no se trata de mirar para otro lado: Los eufemismos dicen, hablan, nos ponen contra la pared, para que tengamos una oreja gigante, dispuesta a escuchar todo.

“Para mí fue muy importante esto que retomas, que el lenguaje estuviera presente en el título, apuntando hacia allá, como una especie de guiño, porque me parece que el lenguaje va conectando cada una de las áreas y de los temas, en la novela, todo lo que se desmorona, queda expresado en una línea de lenguaje”, dice la joven Ana Negri, nacida en 1983 y quien ha hecho recientemente la edición y la compilación de ensayos para Sexto Piso, Cuerpo contra cuerpo, de Margo Glantz.

Es una novela extraña, porque siempre decimos a los novelistas: esas cosas que no se quieren decir, pero aquí no, en Los eufemismos no. “Creo que en la novela están dichas esas cosas que normalmente no se dicen, pero hay una serie de cosas que habitualmente se dicen, pero acá pasan a otro lugar. Queda en una especie de segundo plano, en ese sentido me era importante la idea de los eufemismos. Hay cosas que admitimos por una cosa de acuerdo social, esta idea de las groserías, pero también hay veces que no decimos las cosas por evitar un daño o no sabemos qué palabra usar”, afirma Ana.

Te puede interesar:  Recordando el Holocausto: A propósito de El chivo expiatorio de Hitler

En la familia hay muchos silencios. “No sé cómo sea en otros países, pero en México hay una fascinación por el secreto”, agrega.

A la locura también en este país se la llama de otra manera o no se la llama.

“Como si uno apunta en la locura, eso no existió, no hay un espacio para eso que se llama enfermedad y cuando se la descubre se la trata con una pastillita”, dice.

Ana Negri
La locura puede ser algo distinto a una enfermedad, puede ser algo que no sólo tiene que ver con la fisiología y ahí hay algo que tiene que ver con el lenguaje. Foto: Cortesía Facebook

“La locura puede ser algo distinto a una enfermedad, puede ser algo que no sólo tiene que ver con la fisiología y ahí hay algo que tiene que ver con el lenguaje. Para mí era importante remover esas cosas, darles un lugar”, dice.

Leyendo la novela de Ana Negri pensé en otra Clara, el personaje de Juliette Binoche en una película francesa. “Elegí el nombre claramente (risas). Esa posibilidad de ejercer una ambigüedad con el personaje, que podría ser solo un adjetivo, pero ¿cuál es el sustantivo? Para mí la idea de Clara era importante desde el principio”, expresa.

Los eufemismos
Los eufemismos, de Ediciones Antílope. Foto: Cortesía

Es la novela también entre una madre y una hija. “Me parece que esa relación o esa perspectiva, por más variopinta que sea, todas tenemos una idea. Me interesaba revisar esa problemática a partir de estas relaciones que son conflictivas de por sí. Incluso cuando todo está bien, hay una cuestión personal sumamente subjetiva que siempre es conflictiva”, afirma.

“Hay como una especie de evolución de la relación. Clara está muy tomada por la frustración y de pronto cuando eso logra aplacarse, es cuando alcanza a ver a la madre. Clara hace como una especie de revisión”, agrega.

Comments are closed.