Debate sobre el exilio

Entre la poesía, los panes dulces y el amor, Gioconda Belli y Laura Restrepo hablan sobre el exilio, en la UANLeer

Fue un debate apasionado, fruto de estas dos mujeres tan inteligentes y talentosas, cuya literatura parece estar escrita en estos tiempos.

Ciudad de México, 20 de marzo (MaremotoM).- Son dos autoras muy diferentes, pero que se admiran y quieren desde hace mucho. La colombiana Laura Restrepo y la nicaragüense Gioconda Belli debatieron en el marco de la UANLeer y de Centroamérica cuenta sobre “Diáspora, literatura y exilio”, con la moderadora Alexandra Ortiz.

Fue un debate apasionado, fruto de estas dos mujeres tan inteligentes y talentosas, cuya literatura parece estar escrita en estos tiempos. Desde hace mucho tienen éxito, pero hoy, con las nuevas causas y lucha por el feminismo, en un mundo tan desigual pero precisamente donde las militancias han cobrado un sentido histórico otra vez, la literatura de Gioconda Belli (ay, habla sobre la menopausia, decían sus detractores) y la de Laura Restrepo (una de las mejores autoras colombianas) sobre la migración y el exilio, exigen una atención especializada.

https://fb.watch/4lLEJYlKWo/

Ya habían estado juntas en el marco del Festival Centroamérica Cuenta y hoy regresaron para delicia de quienes las pudieron escuchar. Ambas comenzaron hablando de ese concepto que nunca se ha atenuado en la historia de Latinoamérica: El exilio.

“El primer exilio que conocí y del que me acuerdo más fue un exilio político. Tuve que salir de Nicaragua cuando atraparon a un compañero que trabajaba muy cerca de mí. Yo trabajaba con el Frente Sandinista de Acción Nacional. Me fui un 20 de diciembre, tenía a dos niñas pequeñas, iba a México. Es una sensación de que te quitan el piso debajo de los pies, una sensación no totalmente negativa, sabes que eso es parte de lo que te puede pasar”, dijo Gioconda Belli, autora de La mujer habitada, Sofía de los presagios y Waslala.

Debate sobre el exilio
Recuerdo el exilio como una experiencia desgarradora. Foto: Cortesía

“Recuerdo el exilio como una experiencia desgarradora. Después he tenido otros, la pandemia es una especie de exilio, me fui a los Estados Unidos cuando me casé con un periodista italiano”, dijo.

Te puede interesar:  Tik Tok hace alianza con ONU Mujeres para crear conciencia sobre la violencia de género

“México conserva esa tradición de recibir a gente que está en apuros y que necesita un refugio. Una vez allí es posible hacer una vida. Llegué a México con una maletita, con mi muchachito que tenía cuatro años. El exilio es como una especie de isla, se conforma una especie de microcosmos de gente que está en el exilio”, reflexionó Laura Restrepo.

Debate sobre el exilio
Llegué a México con una maletita, con mi muchachito que tenía cuatro años. Foto: Cortesía

“Fue un exilio largo, de casi siete años y yo estaba en un país maravilloso que no lo podía gozar porque estaba pensando en Colombia. Lo que dije es que yo estaba en México y a gozarlo. Escogí un tema mexicano y escribí una novela, que se llamó La isla de la pasión”, agregó.

“La isla se parecía a esa isla que era el exilio para mí en México. Hice una investigación intensa y al mismo tiempo los diálogos los tomaba de mi propio exilio. La necesidad de volver y la necesidad de arraigarse, que genera una dinámica contradictoria. Fue una manera de contar mi propia historia a través de otra historia”, agregó Restrepo, autora de Delirio y Los divinos, entre otros muchos libros.

UANLeer
En el marco de la Feria del Libro de Monterrey, UANLeer 2021. Foto: Cortesía

Para Gioconda Belli, el exilio fue la poesía. “Le pasé a máquina uno de los libros de Efraín Huerta, que me dio trabajo, que me daba cigarros y dulces. El exilio te divide en dos, el que está y el que no está”, decía.

Laura Restrepo, en algo que no cuenta mucho, relató el conocimiento y el amor por Carlos Payán, su actual compañero. “Después de la presentación de mi libro reeditado La isla de la pasión, nos fuimos a cenar y nunca más nos separamos. Te hace pensar que la vida tiene una especie de orden. El exilio por amor duró 10 años en México y luego vivimos fuera de México casi otros 10 años”, dijo la autora.

Comments are closed.