Aborto

Es absurdo que se interprete que hay que promover abortar por abortar, eso no tiene sentido

Legislar para que las mujeres no vayan a la cárcel por decidir sobre su propio cuerpo no es promocionar que se aborte, es generar las condiciones para quienes se ven en esa dura necesidad, lo hagan en condiciones saludables y no criminalizables.

Ciudad de México, 30 de julio (MaremotoM).- Es absurdo que se “piense” que una ley fomenta el aborto o peor que obligue. Las vasectomías son legales y nadie anda por ahí obligando que se vaya intervenir al hospital, solo porque no es ilegal, quienes lo hacen es porque lo deciden, ¿cuántos hombres se vasectomizan a pesar de que es legal?

Decir que al promover la legalización del aborto se promueve el asesinato es francamente una canallada que se han comprado de ciertos grupos que para empezar se cierran a la educación. No voy abundar sobre este tema, que merece mejores explicaciones de lo que es una vida humana y qué son células.

Es absurdo que se interprete que hay que promover abortar por abortar, eso no tiene sentido. El aborto siempre plantea un dilema difícil en la vida de las mujeres y a su vez plantea un riesgo para su salud.

Abortar es una situación límite, no es que quienes abortan dicen un día, ¡oh sí! hoy no tengo nada qué hacer, ¿qué haré?, ya sé: abortar. Ahora que ya es legal voy abortar, total nada más hay que pasar por hemorragias peligrosas, intervenciones que me pueden costar la vida y deprimirme por mis acciones.

Para que una mujer llegue a la disyuntiva de abortar tuvo que pasar por lo menos por una situación que le sobrepasó, no usar anticonceptivos o no pedirle a su pareja que los usara o que ambos decidieran disfrutar su sexualidad sin buscar reproducirse y en un descuido de ambos, ella quedara embarazada sin quererlo.

Te puede interesar:  RESEÑA | Alguien como tú, de Nick Hornby

Las maternidades y paternidades tienen que ser deseadas o ¿para qué traer hijos en condiciones contrarias? Como humanos tenemos derecho a disfrutar nuestra sexualidad sin reproducirnos.

Pasa pues que la mayoría de las veces que las mujeres se llevan toda la carga de un embarazo y pues para embarazarse se necesitan dos. Encima se culpa a las mujeres de no cuidarse o de no “darse a respetar” y para acabarla se les criminaliza por interrumpir un proceso biológico que no se desea.

Legislar para que las mujeres no vayan a la cárcel por decidir sobre su propio cuerpo no es promocionar que se aborte, es generar las condiciones para quienes se ven en esa dura necesidad, lo hagan en condiciones saludables y no criminalizables.

Hay que insistir hasta el cansancio necesitamos educación para decidir cuándo, cómo y con quién quiero disfrutar de mi sexualidad; contar con anticonceptivos para no reproducirse y no llegar a la situación del aborto y contar con leyes que permitan el aborto para que las mujeres no mueran.

Simple, si no quieres abortar no lo hagas, prevén, decide, pero respeta y exige  que quienes lo hacen, lo hagan con todas las posibilidades saludables y legales. Digo, si realmente te importa la vida de un ser vivo llamado mujer.

Comments are closed.