Isabel Zapata - Alberca vacía

“Es importante darle la bienvenida a lo que viene, porque sino uno se queda muy estancado”: Isabel Zapata

Las albercas vacías remiten a un tiempo donde estaba la felicidad. Estos textos breves y lúcidos remiten a la calidez de una charla y fueron escritos por una poeta.

Ciudad de México, 5 de junio (MaremotoM).- ¿Un poeta debe hacer ensayos? ¿Un ensayo de un poeta tiene esencia de ese género? ¿Hacer ensayos como si fueran poemas es arbitrario o casual?

Lo importante aquí es leer Alberca vacía, de Isabel Zapata, en una hermosa edición de Argonáutica, que como sabemos hace sus publicaciones bilingües y en este caso la traductora es otra poeta, Robin Myers.

Pertenece a la colección Polifemo y es un libro compuesto “por nueve ensayos que se balancean, gráciles, entre el intimismo y una lectura amplia, profunda y sensible de la realidad”.

Isabel Zapata - Alberca vacía
La edición salió bilingüe, con traducción de Robin Myers. Foto: Argonáutica

Comienza con las viejas fotografías familiares para acercarnos y acercarse a la madre muerta, esas virtudes perrunas que una y otra vez debemos recrearnos adentro nuestro porque los perros y los gatos viven poco o menos que nosotros, la traducción literaria, esos temas que semejan una alberca vacía en una estancia donde hubo tiempos felices.

–Me fascinó el libro. Recordar a tu madre y escribir sobre ella…

–Ese ensayo es el primero que escribí de toda la colección. Es un tema antiguo, pero que recorre todo el libro. Se trata de la pérdida y de los paisajes con los que dejamos de estar a través del tiempo. Me meto en la biblioteca de mi madre, que fue tan formativa para mí.

–Esta relación que tiene con los objetos

–Es muy tentador conservar objetos que ya no usamos. Conozco a mucha gente que batalla con esto y en mi casa tuve que desmontar dos casas yo sola. Mi madre que murió cuando tenía 19 y mi padre, a mis 30. Entonces lo que a mucha gente le toca un poco más grande en la vida, a mí me tocó muy joven. Vajillas de mi abuela, recuerdos de la vida de mi madre, muebles, un montón de cosas…son difíciles, porque uno siente que cuando se aferra a los objetos se aferra a las personas. Es una trampa, lo único que hacen es detenernos en espacios que ya no son tales.

–¿Esas pérdidas te volcaron a la poesía, al ensayo?

–Sí. Yo busqué muchas respuestas en los libros. Mi padre no hablaba mucho del tema, no tenía una formación religiosa muy robusta, lo que buscaba eran respuestas en los libros. ¿Por qué está pasando esto? ¿Por qué mi mamá y no otra persona? Son preguntas que no tienen respuesta, pero las busco en la literatura.

–Regalas estos ensayos para que la gente los lea y los comparta

–Creo que todos hemos pasado por experiencias similares, mi esposo tiene a sus dos padres pero perdió a una abuela que era importantísima para él. Siempre me dice que esa pérdida la vivió terriblemente. Hay gente que se ha mudado de país, ha dejado los paisajes conocidos de una casa, ha tenido que cambiar de idioma, todo el mundo puede encontrar por dónde conectar en mi libro Alberca vacía.

Isabel Zapata - Alberca vacía
Busqué muchas respuestas en los libros. Foto: Facebook

–Más allá de lo interesante, tu relación con los objetos y el tema con tu madre, los ensayos te hacen más libre y te permiten compartirlos…¿es así?

Te puede interesar:  Es un libro de muchas preguntas, dice Yolanda Segura, al presentar su libro en la FIL

–Sí, no es que quiera dejar la experiencia atrás, pero es como digo en el último ensayo, Maneras de desaparecer, hay que vaciarnos para que venga lo nuevo. Es importante darle la bienvenida a lo que viene, porque sino uno se queda muy estancado. Me tomó mucho tiempo procesar ese duelo. Hay diarios que todavía no he podido abrir, me ha ayudado la escritura como ejercicio de desprendimiento. Es muy duro.

–Hablas de las virtudes perrunas

–Me encantan los perros. Justo estaba escribiendo una cosa ayer sobre mi perra y estaba leyendo Somos luces abismales, de la colombiana Carolina Sanín y habla mucho de su relación con su perra. Ella tiene una idea de que su perra le ha dado una idea de pertenencia. Más allá del hogar, de las parejas, de la familia, el lugar donde pertenezco es donde está ella, mi perra es mi responsabilidad. Comparto eso. He cambiado de casa, de país, de novio, pero los perros de mi vida han sido siempre un anclaje emocional bien fuerte.

–Es duro cuando se mueren los perros

–Es cierto, viven menos que nosotros, es el gran drama.

–¿Qué tiene que ver esto que estamos hablando con la alberca vacía y con el tiempo?´

–Decidí quedarme con el título de alberca vacía, porque es una imagen que resulta muy nostálgica. La alberca vacía siempre remite a una casa abandonada. El mismo Eliot en uno de sus cuartetos, hay una alberca vacía que pasa una nube y la alberca está llena otra vez. Como que siempre en una alberca vacía pasaron tiempos mejores, días mejores. Exactamente, la felicidad pasada y me parecía triste y hermoso a la vez.

Isabel Zapata - Alberca vacía
Como que siempre en una alberca vacía pasaron tiempos mejores, días mejores. Foto: Facebook

–Te preguntaba también por el tiempo

–En el caso de esta alberca remito a una alberca en particular, la de mi infancia, en la casa de mi padre, en algún momento tuvimos que vaciar porque mantenerla llena es muy cara. Primero se empezó a llenar de bichos y de hojas, se volvió como un estanque, nada parecido a lo que fue en sus buenos días. Para mí fue muy claro el paso del tiempo, primero en el agua y luego en el no agua.

–Con el tema de Alberca vacía, mucha gente ha hablado de él, ¿crees que las mujeres están siendo más leídas ahora?

–Creo que definitivamente hay un cambio y para bien. Para leer a un hombre contemporáneo tengo que escuchar muy buenos comentarios, pero en general leo a más mujeres. Están haciendo cosas increíbles. Al libro le ha ido bien, ha podido conectar con los lectores con lo escrito. Me emociona mucho el hecho de que sea una edición bilingüe, porque va a poder alcanzar a más público. Fue una decisión de la editorial. Argonáutica es de Monterrey y la colección se llama Polifemo, es bilingüe, porque la distribuyen en los Estados Unidos.

One Comment

  1. Monica Cecilia Cordova Grarbani

    Comprare este libro! Lo necesito! Besos tocayita! 😘❤️