Museo Etnográfico de Caborca

Es tan importante construir un museo que construir un hospital: Octavio Avendaño

El Museo Histórico Etnográfico de Caborca (MHEC) ha logrado su apertura en una época donde la cultura ha tenido un crecimiento limitado. Se ubica en el municipio de Caborca, Sonora, lo que lo posiciona como el único museo de la región.

Ciudad de México, 22 de marzo (MaremotoM).- El Museo Histórico Etnográfico de Caborca (MHEC), un proyecto cultural que ha permanecido a pesar de la pandemia, está ubicado en Caborca, cuyo director de Cultura, Octavio Avendaño, habla con gran entusiasmo de él, diciendo entre otras cosas que “uno de sus objetivos es crear otra referencia cultural que no sea el consumo mediático de la narcocultura, sino tener referencias visuales, de información e identidad para los niños y jóvenes”.

El museo tiene una historia muy peculiar, fue usado como un cuartel militar, sufrió abandono estructural y falta de política cultural durante tres años, actualmente los muros del MHEC han sido  intervenidos con murales de los artistas Rafael Uriegas, Miguel Fernández de Castro y Fernando Peñuelas, que articulan una infraestructura que cuenta con dos salas permanentes y una temporal, ludoteca, un salón de clase, bodegas, tienda, un centro de documentación y un área de investigación arqueológica.

Museo Etnográfico de Caborca
El museo tiene una historia muy peculiar, fue usado como un cuartel militar. Foto: Cortesía

Caborca es una región muy rica en términos históricos, culturales y naturales, posee el mayor número de petrograbado en toda América Latina, ha sido partícipe de eventos históricos como la Defensa de la Soberanía Nacional ante el proyecto expansionista de Estados Unidos en el siglo XIX, ha sido cuna del poeta Abigael Bohórquez y el municipio ha sido descrito en textos del escritor Roberto Bolaño.

“Caborca es la perla del desierto, está en el noroeste de Sonora, tiene costa con el Mar de Cortés. Es un municipio fronterizo con Arizona. Caborca es un municipio con mucha historia. Hay pistas, vestigios que dan cuenta que los Clovis anduvieron transitando por estas rutas. Además, Caborca tiene el mayor número de petrograbados de entre los 3000 y 8000 años de antigüedad. Caborca es un enclave dentro del desierto, con costa al mar, con montañas y con una vastedad natural ricas en flora y fauna”, dice Avendaño.

Te puede interesar:  Tres modos posibles de enfrentarse a Batman

– El Museo Histórico Etnográfico de Caborca es bastante importante…

–Es bien importante este museo, porque los museos dan sentido de pertenencia a las ciudades. Es importante para los niños y los jóvenes, pues los posicionan en el aquí y en el ahora. Tiene una sala permanente que da cuenta de la historia de Caborca y está enmarcado dentro de lo que es el muralismo mexicano, pues Álvaro Obregón y José Vasconcelos invitaron a Diego Rivera, a José Clemente Orozco y a David Alfaro Siqueiros. Sin mayor pretensión, también invité a dos artistas, Rafael Uriegas y a Miguel Fernando de Castro a que hicieran murales.

–¿Son murales originales que están en el Museo?

–Sí, así es. Nos pueden visitar en el Facebook, mientras preparamos nuestra página web. Esta sala se construyó con la comunidad, hay piezas custodiadas por habitantes de Caborca y eso genera efectos secundarios muy positivos.

Museo Etnográfico de Caborca
Nos pueden visitar en el Facebook, mientras preparamos nuestra página web. Foto: Cortesía

–¿Cómo es su gestión, como una posibilidad de hacer política o la toma con una vocación cultural?

–Yo soy de la Ciudad de México, profesionalmente soy curador y he trabajado en muchos sitios. Cuando me invitaron a venir al Museo Etnográfico de Caborca yo dejo un campo laboral en México mucho mejor en términos económicos y de estabilidad, pero estoy convencido de hacerle ver a los políticos que es tan importante construir un hospital que construir un museo. Esa es mi misión como funcionario público. Un hospital te salva la vida y el museo te salva el alma. Un niño envuelto en arte, va a ser muy difícil que agarre el arma. Este museo, especialmente la sala histórica, la empezamos a formar de acuerdo a la cronista municipal, Carmelita Guzmán. Luego invité a Carlos Martínez, un joven artista a que nos ayudara con la museografía. Esa sala es el resultado de una historia colectiva y de una memoria de la ciudad. Nos alejamos de la pretensión de la academia, dando otra posibilidad de darle sentido a la comunidad, desde la comunidad misma.

Comments are closed.