La calle

“Es un ejercicio de nostalgia, donde reflexionamos sobre el periodismo”: Antonio Ortuño

La calle, una serie original escrita por Antonio Ortuño y Francisco Payó González en exclusiva para Storytel Originals, ya está disponible en la app.

Ciudad de México, 29 de marzo (MaremotoM).- Storytel sigue haciendo de las suyas y las suyas no son más que dar trabajo a muchos escritores mexicanos y desarrollar su propuesta: libros para escuchar, series para escuchar, historias para escuchar.

Ahora es el turno de La Calle, una historia con personajes tan entrañables como extravagantes que indaga en las múltiples complicidades y traiciones que se dan entre los poderes fácticos y el llamado quinto poder (medios de comunicación).

Escrita a cuatro manos por Antonio Ortuño y Francisco Payó González y narrada por Daniel Cubillo, Sergio Mejía y Brenda Macías, esta audioserie de 10 capítulos de una hora de duración detalla las andanzas de un grupo de jóvenes periodistas mexicanos de finales de los ’90, quienes develarán una estafa de la que parecen participar los personajes más influyentes de su ciudad natal.

La calle
La verdad que fue muy divertido de escribir, trabajarlo como en equipo. Antonio Ortuño. Foto: Mask Balam

Comienza a escuchar La calle aquí:

Es una audioserie que habla de los periodistas y demuestra un poco este oficio que cada vez se ve más raro y que poco a poco las personas hacen como un hobbie.

–¿Cómo ha sido escribir a cuatro manos?

–(Antonio Ortuño) Desde luego tiene su gracia, es la primera vez que lo hago, no es estrictamente hablando literatura sino ficción en otra forma. Uno se enfrenta a una forma distinta. Payón y yo somos amigos desde hace 25 años y no es trabajar con alguien desconocido. El proyecto nació como algo conjunto. La verdad que fue muy divertido de escribir, trabajarlo como en equipo.

–¿Cómo nació la idea?

–(Francisco Payó) Nosotros coincidimos en muchas cosas y entre ellas el periodismo y conforme cada quien fue saliendo de eso, Antonio a la literatura, yo al cine, nos reuníamos y decíamos que teníamos que hacer algo a propósito de lo que vivimos en el periodismo. Retomábamos la idea, hacíamos una sinopsis, no sabíamos qué iba a ser. Cuando llegó Storytel surge como la plataforma ideal para contar este proyecto. Nos permitía ponernos en las voces de estos personajes, interiorizar más en esa acidez y el humor muy propio de la juventud.

La calle
Cuando llegó Storytel surge como la plataforma ideal para contar este proyecto: Francisco Puyó

–Es una novela que habla de los periodistas

–(AO) Tiene que ver con esa legítima intención que está en la base del periodismo, tiene un ahí un barniz de género negro porque nos gusta, pero tiene más que ver con el pequeño subgénero de la imaginación periodística, con una visión y un aterrizaje muy marcado hacia México, hacia la idiosincrasia de los personajes y del poder y de la prensa en este país, muy diferente a cómo se vive en los Estados Unidos. No se trata de esta presa heroica que lucha sin parar por las libertades civiles, sino de una prensa un poco ambigua que obstaculiza a los periodistas en sus investigaciones.

La calle pareciera ser que habla de un oficio que ya no se usa

–(AO) Claro, en ese sentido y lo ves muy bien, esta serie tiene un poco de nostalgia. La historia se centra en los ’90 en Guadalajara, en un momento en el que insólitamente en México el periodismo había estado bajo el pie del poder, parecía que el periodismo se había salido del huacal y se podía poner al tú por tú con los poderosos. Y los poderosos se preocupaban, como nunca antes, por salir o no en la página de los periódicos. Quisimos capturar esos momentos y volver a esa época cuando el cambio a la era digital y el reposicionamiento del poder regresaron al periodismo mucho más sometido a los poderes. Es un ejercicio de nostalgia, pero que nos lleva también a reflexionar sobre la profesión. El periodista no comparte con un mesero o un mecánico que termina su turno y va a su casa y enciende la televisión. El periodista no se quita del trabajo y el periodista reflexiona mucho sobre lo que es y sobre su lugar en el mundo.

Te puede interesar:  "Todo es una gran fiesta", afirma Antonio León, autor de Consomé de piraña

–(FP) Algo que los personajes hacen es indagar mucho sobre ellos mismos, en realidad son jóvenes. Es una serie de juventud. Un primer trabajo, un primer sueldo, como jóvenes tienes las herramientas que puedes enfrentar al poder con un oficio tan bello y tan importante como es el periodismo.

–¿Hay dos periodistas mujeres? Eso me encanta

–(FP) Para nosotros fue muy natural que hubiera personajes femeninos, porque tuvimos la fortuna de crecer como periodistas junto a grandes mujeres periodistas. Había un sistema de igualdad con la mujer, donde la mujer periodista eran aguerridas, esforzadas, inteligentes, cuestionando al poder.

–(AO) También problematizamos el lugar donde se hacía periodismo y que esas periodistas se tienen que sobreponer al acoso, a la subestimación, eran una carga que ellas tenían que llevar.

La calle
También problematizamos el lugar donde se hacía periodismo y que esas periodistas se tienen que sobreponer al acoso, a la subestimación, eran una carga que ellas tenían que llevar. Foto: Mask Balam

–¿Qué lugar ocupa Storytel?

–(AO) Resulta emocionante que haya plataformas nuevas, para experimentar. Hay mucho en la calle que es experimento, la idea era aportar elementos para crear una ficción sugestiva, que pudiera interesar a cualquiera que se asome. Para uno es una alegría, que se ofrece como un nuevo campo de trabajo. Ya hemos ido percibiendo la reacción de la gente, que no es el mismo público el que lee una novela o que va al cine. Hay otro mercado de gente, que quiere oír ficción mientras va en el Metro o está haciendo ejercicios. Para nosotros es una aventura incursionar en algo que no tiene que ver con nuestro terreno.

–(FP) Storytel te obliga a volver a la base de la narración que estaba antes de boca en boca y te quites de muchos vicios que otros medios te proveen.

Ignacio y Gabriel trabajan en los dos diarios con mayor prestigio (y rivalidad) de Guadalajara, El Actual y El Contemporáneo; como los jóvenes periodistas que son, se enfrentan con los primeros desafíos de la vida adulta: sobrevivir económicamente, relacionarse con la autoridad, madurar emocionalmente y por supuesto, enamorarse. Junto al Jimmy, Diana y Anita, compañeros de redacción con los que comparten aventuras, amores y aspiraciones profesionales, Ignacio y Gabriel harán que un sonado caso de especulación inmobiliaria se vuelva la nota del año. Los personajes descubrirán también que su investigación choca con los intereses empresariales de sus medios y con los intereses políticos y económicos de una élite, lo que los obligará a tomar decisiones personales y profesionales que los cambiarán para siempre.

Escriben Antonio Ortuño, autor de las novelas El buscador de cabezas (2006), Recursos humanos (2007), Ánima (2011), La fila india (2013), Méjico (2015) y Olinka (2019), así como de los libros de relatos El jardín japonés (2007), La Señora Rojo (2010), Agua corriente (2016) y La vaga ambición (2017) y Francisco Payó González, cineasta, director y guionista, entre cuyos trabajos destacan los guiones de la comedia de aventuras Salvando al soldado Pérez , el dramedy musical Volando Bajo y la comedia romántica de toque fantástico Cinderelo.

Comments are closed.