Sergio Pérez Torres

Es un poco sospechoso lo que hacemos con el olvido de la muerte: Sergio Pérez Torres

“Tal pareciera que en algún momento hubo como un pacto brutal que se normalizara la cantidad y simplemente nos volviéramos cifras”, agrega.

Ciudad de México, 6 de mayo (MaremotoM).- “Los arcoíris negros es un libro que, mimetizado como prosa, ensaya bella y poéticamente sobre la muerte. Sí, como el autor nos dice, cada libro es una promesa de voz aferrada con alfileres a la pared del silencio”, entonces esta colección de relatos es un conjunto de voces que cortan el silencio fúnebre celebrando la vida a gritos”, dice Liliana Blum, al describir este compendio de ritos mortales y sagrados que intenta esperar y recibir la muerte. También conocerla.

“A veces espero que la muerte venga. Estoy sentado frente al peinador, termino de arreglarme. Pongo unas gotas de perfume en mis muñecas, las froto entre ellas y luego detrás de mis orejas. Huelo a las flores de plástico que han sido dejadas durante un año en el camposanto de un pueblo desértico. Listo”, escribe el autor regiomontano, nacido en 1986 y que tiene otras obras escritas antes.

“Ni siquiera he alcanzado a terminar el análisis de lo que sucede con la muerte. Es un tema muy universal. Cambia mi perspectiva acerca de la muerte, de la misma manera que cambia mi perspectiva acerca del amor. Mi forma de entender la muerte tenía que ver con las pérdidas familiares y ahora si lo pienso en términos de asesinato, de narcoviolencia y mucho más ahora con respecto a la pandemia”, dice Sergio Pérez Torres, que ha editado este libro por De otro Tipo y por el Conarte.Sergio Pérez Torres

Te puede interesar:  LECTURAS | Prólogo de José Emilio Pacheco a su traducción de De profundis, de Oscar Wilde

“Es increíble la capacidad de adaptación que tiene la muerte. Están las tragedias que muera un neonato, alguien que decide acabar con su vida en la adolescencia y en mi familia hay una persona que vivió más de 100 años. El tener como una fecha exacta para la muerte no tiene sentido”, afirma.

Algo de ensayo, de narrativa, algo de poesía es lo que tiene Los arcoíris negros, un reflejo de todas las lecturas que el autor ha leído.

Sergio Pérez Torres tiene Caja de Panadero (Edén, 2007), Mythosis (Edén, 2009), Los nombres del insomnio (Cuadernos de la Serpiente, 2016), Barcos anclados al viento (La cosa escrita, 2016; Sangre Ediciones, 2018, 2ed), Cáncer (Nada Ediciones, 2016), Cortejo fúnebre (ISC/Proyecto literal, 2017), Paty Animals (Conarte, 2017), El museo de las máscaras (Tierra Adentro/Conarte, 2018) y La heráldica del hambre (El Carruaje Ediciones/UANL, 2019).

Piensa también en “la fascinación que tenemos los mexicanos con la muerte, al tener estos altares, mostrarnos despreocupados, despreciando un poco a la muerte. Es un poco sospechoso lo que hacemos con el olvido de la muerte. Eso viene con una incapacidad de volver consciente, procesos que son inexorables. Esta lucha de querer ganarle a la muerte en su propio juego”, expresa Pérez Torres.

“Tal pareciera que en algún momento hubo como un pacto brutal que se normalizara la cantidad y simplemente nos volviéramos cifras”, agrega.

Comments are closed.