Adrián Curiel Rivera

Es una visión desde afuera la que trato de ejercer en mi literatura: Adrián Curiel Rivera

“Es una novela breve, donde la protagonista es la sociedad escandinava, que habla de cómo ellos se instalaron en nuestro continente a fines del siglo X”, dice el autor.

Ciudad de México, 7 de mayo (MaremotoM).- Vikingos (Lectorum) de Adrián Curiel Rivera es un extraordinario ejercicio de imaginación y escritura, de historia colectiva y peripecias guerreras. Pone la polémica tan vigente: ¿si los españoles no hubieran descubierto América? ¿Por qué si estamos bajo el yugo católico no podemos ver otras religiones como el paganismo en el que creen los nórdicos?

En esta breve pero espléndida novela coral, el protagonista es toda una civilización. Los monasterios son incendiados, la cruz de Jesucristo sustituye a los ídolos paganos, los dioses del Walhalla experimentan dilemas metafísicos y un grupo de valientes funda Vinlandia, un paraíso terrenal situado probablemente en la actual Isla de Terranova, en Canadá, donde los nórdicos entran en contacto con las aldeas aborígenes.

ENTREVISTA EN VIDEO A ADRIÁN CURIEL RIVERA

“Este subtítulo es reeditado, tiene un poco esa intención el volver a plantear todas esas cosas que se han debatido en busca de justicia o de reparación. Los vikingos tuvieron un papel fundamental como navegantes, como conquistadores, como una sociedad muy avanzada para la época pese a la imagen estereotipada que tenemos de ellos”, dice Adrián Curiel Rivera.

“Es una novela breve, donde la protagonista es la sociedad escandinava, que habla de cómo ellos se instalaron en nuestro continente a fines del siglo X”, agrega.

Fue toda una hazaña que ellos hayan conseguido llegar acá, la novela es una recreación muy libre a partir de las sagas que se conocen sobre ellos.

Mérida, donde vive Adrián Curiel Rivera, vive un poco lejos de la Ciudad de México, donde las aventuras intelectuales son un poco extrañas al centro.

“Una de mis novelas, Blanco trópico, plantea esta insularidad dentro del propio país, pero con características propias, es como estar en una periferia pero que al mismo tiempo se integra dentro de la centralidad. Es una visión desde afuera la que trato de ejercer en mi literatura”, plantea.

Te puede interesar:  LIBROS DE LUNES | Ustedes brillan en lo oscuro, de Liliana Colanzi

“Las cuestiones que están en nuestro ambiente en el debate es lo que plantea Vikingos. ¿Qué monumentos hay que destruir? Las ideas que tienen un sesgo ideológico a la manera de ver la historia con un sentido rico que la pueda interpretar”, dice.

“Los vikingos crean este paraíso llamado Vinlandia, donde el vino se hacía de las uvas y estirabas los brazos sobre el río para pescar a los salmones, creo que plantea una revisión de lo que ha sido nuestra historia y de esta tendencia de crear villanos y buenos en la forma de entender nuestro pasado”, afirma.

Adrián Curiel Rivera
Hay un problema estructural de violencia en México. Foto: Cortesía

Hay un problema estructural de violencia en México. “Es un país primitivo en el que vivimos. Hay un marco de absoluta impunidad para dar respuesta a los problemas. Los vikingos eran violentos, pero también eran modernos y tenían una visión feminista del mundo. Yo creo que todo aporta a que tratemos de salir de esta mediocridad y de esta burbuja de violencia y de odio en la que vivimos”, agrega.

“Una de las cuestiones de los nórdicos tienen esa particularidad de formar un pueblo muy belicoso con ideas de organización social muy moderna. Con muchos códigos de justicia, que tenía una aceptación comunitaria muy importante”, afirma.

La novela se aleja de la versión más estereotipadas de los vikingos, que son las que hemos visto en los cómics (Algunas muy buenas como Olaf, el vikingo) y “presentar más bien su dimensión humana. Las crónicas fueron recogidas por los monjes irlandeses, le imprimieron un mensaje catequizador, pero me interesó mucho que los vikingos siguieran con el paganismo y que adoraran a Thor”, concluye.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*