“Escuchábamos a ‘Adelita’, pero nadie sabía quién era ‘Adelita’”: Eugenio Aguirre

En entrevista con MaremotoM, comenzamos hablando de Isabel Moctezuma (Planeta), aunque luego la conversación fue al tema que hoy ocupa las redes sociales: el tema del perdón de España, a lo que Eugenio se opone con algunos argumentos que aquí menciona.

Ciudad de México, 30 de marzo (MaremotoM).- Eugenio Aguirre, un gran escritor de novela histórica, se ha puesto en la piel de la hija de Moctezuma: Tecuichpo Ichcaxóchitl, en su calidad de mujer importante para defender su pueblo y atestiguar la destrucción de su mundo.

En entrevista con MaremotoM, comenzamos hablando de Isabel Moctezuma (Planeta), aunque luego la conversación fue al tema que hoy ocupa las redes sociales: el tema del perdón de España, a lo que Eugenio se opone con algunos argumentos que aquí menciona.

Isabel, la hija preferida del Emperador, fue tratada como botín de guerra y es obligada a casarse con tres lugartenientes de Hernán Cortés, una historia que se publica a 500 años de la colonia y el nacimiento de la Nueva España.

Eugenio Aguirre nació en Ciudad de México en 1944. Novelista, cuentista y ensayista. Ha sido maestro de la escuela para escritores de la Sogem durante más de quince años. Coordinó la publicación de algunas de las colecciones literarias más destacadas en el ámbito cultural nacional, tales como Lecturas mexicanas (primera y segunda serie) y ¿Ya leISSSTE? Es autor de 52 títulos, entre los que destacan El rumor que llegó del mar, Los niños de colores, Lotería del deseo, Gonzalo Guerrero (Gran Medalla de Plata de la Academia Internacional de Lutèce en 1981), Pasos de sangre (Premio de Literatura José Fuentes Mares en 1986), Victoria, La cruz maya, Isabel Moctezuma, Hidalgo, Leona Vicario, Pecar como Dios manda, La gran traición, Cantolla, el aeronauta, El abogánster, Marieta, no seas coqueta, Templo de sangre y Los burgueses.

–Escribir sobre Isabel Moctezuma es escribir sobre las grandes mujeres de la historia

–El caso de Isabel Moctezuma fue muy importante para darle voz a las mujeres mexicas en su época. La historia oficial y la historia académica no les había dado participación a las mujeres para que contaran sus peripecias, sobre todo respecto de su inteligencia emocional, que es tan importante y que los varones la tenemos un tanto marginada o colocada en un sitio que no le corresponde. Era muy importante que una mujer nos contara qué vestían, qué comían, cómo eran educadas, cómo participaban en las actividades de la Corte, cómo se casaba, cómo era su vida sexual, todos los pormenores de la vida cotidiana en un periodo determinado y en una sociedad histórica definida.

–¿Has trabajado mucho a las mujeres?

–Sí, porque me parece que lo menos que uno puede hacer como escritor es darle espacio a la mujer en el contexto narrativo de la novelística, de la cuentística, que se escribe. Por ejemplo, durante la Independencia de México, a las únicas dos mujeres que se les da importancia es a Josefa Ortiz de Domínguez y a Leona Vicario. Las demás que participaron están olvidadas. Durante la Revolución, se habían olvidado de las soldaderas, que fueron una parte fundamental en los ejércitos revolucionarios. Ganaron mchas batallas y tuvieron una actividad muy fuerte. Yo tengo una novela que se llama Marieta, no seas coqueta, dedicada a las soldaderas de la Revolución Mexicana. Que son muchas, muy vigorosas, valientes, participativas en los movimientos sociales. Escuchábamos a “Adelita”, pero nadie sabía quién era “Adelita”.

Te puede interesar:  Entre el horror y el humor negro: Dross escribe Escape

–Los mexicas son también los protagonistas de este libro

–Sí, es cierto. Se han escrito textos notables sobre los mexicas. Está La visión de los vencidos, de Miguel León Portilla, está también El reverso de la conquista. Relaciones aztecas, mayas e incas, son dos obras notables para conocer el mundo prehispánico. Ahora, la Biblia de este mundo es Fray Bernardino de Sahagún. La información que él te da es de una puntualidad impresionante. Sobre los mexicas sí se ha escrito bastante, aunque no sabemos exactamente cómo eran porque la verdad histórica no existe. Siempre la historia está sujeta a interpretaciones. La interpretación personal del autor de cómo él imaginó la vida de los mexicas está en Isabel Moctezuma.

–Hablas un poco del carácter de los mexicas

–Sí, totalmente, porque ahí, uno como autor se refiere al perfil psicológico de los personajes, que es muy importante hacerlos verosímiles, para que el lector crea que así eran, que así pensaban. Siempre pongo el ejemplo del libro de Fernando del Paso, Noticias del Imperio, él tiene en esta novela intercalados muchos monólogos de Carlota, que al final de cuentas son los monólogos del autor, porque no sabemos cómo hablaba Carlota ni cómo pensaba. Juan Rulfo decía que los escritores éramos mentirosos profesionales y yo estoy de acuerdo. La imaginación es producto del cerebro del autor, uno imagina mentiras y el lector se las cree como verdades.

Un libro conmemorativo para una gran novela histórica. Foto: Planeta

–¿Quién fue Isabel Moctezuma?

–Esta mujer, que estuvo casada cinco veces y tuvo siete hijos, vivió una etapa muy efervescente de la historia de México. Fue una mujer muy importante y hoy sería un paradigma para leer sobre ella, enterarse de su existencia, para enterarte de cómo vivía esta sociedad mexica en esos momentos.

–¿Qué piensas del pedido de perdón a España?

–Bueno, que son los despropósitos de quien nos gobierna hoy en México. Todo es producto de la frivolidad, de la estupidez, de egocentrismo, de la ignorancia y de la inocencia. Este personaje suelta sus ocurrencias y tienen eco. Son ocurrencias pedestres y elementales. Los hechos de guerra no pueden disculparse, el ser humano es violento, bestial y hemos padecido guerras durante toda la historia de la humanidad. ¿Cómo pedirle a los ciudadanos del siglo XXI que se disculpen por los errores cometidos por los castellanos?

–¿Hay que reflexionar lo que pasó hace 500 años?

–Por supuesto. Hay que pensar que llegó la rueda a estas tierras, que no se conocías. Llegaron los animales de tiro, que no se conocían y que todo esto facilitó la vida de las personas que necesitaban insumos para la construcción.

–Bueno, ellos se llevaron el tomate, el chocolate, el oro

–Pero ninguna de esas tres cosas les servía a ellos para vivir, en cambio a nosotros la rueda es un elemento de transporte vital. Se llevaron muchas cosas y nos trajeron muchas cosas.

Comments are closed.