Espuma y Terciopelo

Espumas y Terciopelo presenta su tercer disco, Pasajeros

Los once cortes que componen Pasajeros son un deleite íntimo, cuyas composiciones además de construir una propuesta fresca para la escena nacional, logran algo cada vez más raro en la música: conmover al oyente.

Ciudad de México, 20 de noviembre (MaremotoM).- Espumas y Terciopelo son pareja y son grupo. Las dos cosas en dos músicos exquisitos, que tratan de abrirse camino en la Ciudad de México, aunque han nacido en Guadalajara.

“Ya llevamos seis años viviendo en la Ciudad”, dice Maricha, quien se refiere a su trabajo como ir picando piedra, para que vayan conociendo la música. “Cuando salió nuestro primer disco, nos vinimos para aquí y con el camino recorrido se van abriendo cada vez más puertas, vamos además conociendo más este mundo”, afirma.

Este disco, Pasajeros, es el tercer disco de Espumas y Terciopelo, guiados por lo que ellos consideran que “la vida es un viaje en el que hay que viajar ligeros. Para trascender es necesario desprenderse de lo que no es esencial y sentirse humano, con todos los defectos y todas las virtudes que nos tocó vivir”.

Los once cortes que componen Pasajeros son un deleite íntimo, cuyas composiciones además de construir una propuesta fresca para la escena nacional, logran algo cada vez más raro en la música: conmover al oyente. Escuchar “Miel”, “Me llenas de vida” o “Eterno” es una experiencia introspectiva.

“En 2010 comenzamos a componer canciones, sin tener todavía un proyecto, teníamos una guitarra, cuando regresamos a Guadalajara, llegamos como 15 canciones y grabamos nuestro primer disco”, dice Maricha, refiriéndose también a su compañero Memo, con el que hace un dúo muy armónico.

“Ser hombre y ser mujer es enfrentar la vida de diferente forma y eso nos ha enriquecido nuestras ópticas, la manera en que vamos componiendo las canciones. A veces componemos así, las canciones surgen de conversaciones, de incertidumbres, de miedos o de sueños que tenemos, a veces los temas merecen la pena y otras no”, expresa.

Te puede interesar:  TV UNAM estrena Latin Noir, documental sobre la novela negra de América Latina

De la nada surge una idea, se convierte en una canción, a que te guste cuando salió la producción y luego ya no es tuya, ya es del oyente, es el mapa que sigue Espumas y Terciopelo.

Espuma y Terciopelo
Pasajeros es un viaje al interior nuestro, un reflejo de quienes somos Memo y yo. Foto: Cortesía

¿Qué es Pasajeros? “Pasajeros es un viaje al interior nuestro, un reflejo de quienes somos Memo y yo. Abre con una canción que se llama “Miel”, que habla de ese estado en el que estás perdido, todo el disco va por ese pasaje en el que nos vamos encontrando. Cierra con una canción que se llama “Las abejas”, termina con un fragmento con un poema de Antonio Machado: anoche cuando dormía/soñé bendita ilusión…habla de que todas las amarguras se convierten en miel y al final te conoces de una nueva forma”.

“Nuestro género es popfolk mexicano, es la manera en que nos tenemos que definir, porque nos preguntábamos qué hacíamos. La parte folk es un más mexicano, es una especie de bolero mexicano, aunque en este tercer disco no nos aferramos tanto a los sonidos específicos, pero nuestro estandarte no fue así en todas las canciones”, agrega.

“La producción es pop, aunque cada canción está armada en función del sentimiento que nosotros queríamos armar”, expresa.

Espumas y terciopelos también utiliza mariachi en algunos de sus temas, una propuesta que “reintegra las cosas que nos gusta y la vamos transformando de acuerdo a nuestro estilo. Siendo de Guadalajara, me tiene que gustar el mariachi”, dice.

“El dibujo del disco es una producción que hizo un artista plástico que se llama Popolvuh y nos llamamos Espumas y Terciopelo, por la canción ‘Amarraditos’”, concluye.

Comments are closed.