Alejandro Mancilla

“Está padre idealizar el pasado, pero si no miramos hacia delante nos quedamos obsoletos”: Alejandro Mancilla

“Yo soy apocalíptico: la especie humana está condenada a desaparecer”: Ismael Frausto

Periodista, un poco músico, con la perspectiva de ser escritor, Alejandro Mancilla es de Veracruz, dirige la revista de Círculo Mixup y es un colaborador de GQ, de Vogue y de la revista de rock que queda en este ambiente: Marvin, con la dirección de Juan Carlos Hidalgo.

Ciudad de México, 2 de julio (MaremotoM).- Entrevistar a uno de los periodistas jóvenes más activos es un poco como una venganza del oficio. Es demostrar que pese a todo nuestra profesión continúa y encuentra en personas como Alejandro Mancilla un gran exponente para defender y propiciar las letras en las que creemos.

Periodista, un poco músico, con la perspectiva de ser escritor, Alejandro Mancilla es de Veracruz, dirige la revista de Círculo Mixup y es un colaborador de GQ, de Vogue y de la revista de rock que queda en este ambiente: Marvin, con la dirección de Juan Carlos Hidalgo.

Sus fotos con los lentes de sol demuestra también que la imagen tiene su propósito y en la entrevista estará un tanto nervioso, quizás por aquello de ser a quien la flecha lo marca, para hacer centro.

–Creo que eres un poco el periodismo que sigue, ¿qué te llevó a ser periodista?

­–Quería hacer cine, tenía historias por ahí y todavía tengo el gusanito. Decidí que contar historias lo podía hacer a través del periodismo y así encaro mi trabajo, contando pequeñas historias. No me gustan mucho las entrevistas tradicionales.

Alejandro Mancilla
Ya sabes, cuando llega un artista y le preguntas lo que viene en el boletín de prensa: ¿Cuándo sale el disco? ¿Qué opinas de México?. Foto: Facebook

–¿A qué le llamas entrevista tradicional?

–Ya sabes, cuando llega un artista y le preguntas lo que viene en el boletín de prensa: ¿Cuándo sale el disco? ¿Qué opinas de México? Preguntarles otras cosas. No es difícil, evitas lo obvio y así se va dando. Estudié Ciencias de la Comunicación, que era lo más cercano que tenía, vengo de Orizaba, Veracruz. Habiendo crecido con el periodismo musical y de cultura pop como fuentes de conocimiento y de entretenimiento, en épocas donde era televisión o era prensa, no había Internet, yo era un lector ávido de revistas de música. Leía Conecte, La Mosca o de revistas que no circulaban las compraba usadas para enterarme de las reseñas, de los músicos que desconocía, en parte porque quería contar historias y en parte porque mitificaba a muchos de los autores, por ejemplo, a Walter Smith, que escribía de grupos que me llamaban la atención. Así fue que vine al DF y comencé a hacer reseñas y empecé a trabajar en el periodismo.

–Un amigo de Argentina me escribe diciéndome que va a venir a México a escribir notas de música, ¿qué le dirías?

–Le diría que desafortunadamente no existe una industria que pueda generar ingresos para las personas que escriban sobre los discos. Si lo va a hacer que lo haga como pasatiempo y si quiere escribir que lo haga en otra fuente.

–¿Por qué hablas de música?

–Soy músico. Te confieso que cuando llegué a México, hace alrededor de 10 años, vine porque tenía un grupo y en una de esas me invitaron a escribir. Alejandro Castro para Círculo Mixup. Así comencé a escribir, pero sigo haciendo música. De hecho empecé ahora Documento.

–¿Qué es Documento?

–Es un grupo como de pop minimal, en el que hay otros dos integrantes. En primer término una chica que canta que se llama Leticia Toussaint y un nuevo integrante que acaba de ingresar.

–¿Cómo es la música y el periodismo, llevarlos a ambos a cabo?

–Digamos que soy un periodista que hace música. Hay algunos aprendizajes que he tenido que de algún modo deje de idealizar el mundo de la música. Lo conozco del otro lado, lo que le quita el romanticismo. Tenemos eso sí el pie sobre la tierra de lo que significa hacer música en México. Aunque muchos digan que no, los medios continúan alimentando a los grupos musicales.

Te puede interesar:  Un silencio bien administrado es una obra de arte: Ariana Harwicz

–La influencia de los medios es menos de hace unos cuantos años…la gente ya no se interesa por la música

–Lo que pasa es que la gente es floja y quiere todo digerido. Antes tenías que comprar un disco, gastabas en él, lo querías oír. Ahora la música es gratis, pero no le das el mismo valor. La opinión del periodista era muy importante a la hora de comprar un disco, era como tu guía, como tu gurú, para que invirtieras bien el dinero. Ahora entras a Facebook y todo el mundo opina. Antes ni siquiera sabías cómo eran los artistas. Yo tenía discos de los Pixies, de los Smiths y como en la caja no venían ellos, uno trataba de imaginarlos. Ahora Spotify investiga por ti. De algún modo te quita ese trabajo. Los puentes son automáticos. Las cosas han cambiado y tenemos que acostumbrarnos, está padre idealizar el pasado, pero si no miramos hacia delante nos quedamos obsoletos. Ahora puedes oír a 1000 grupos que no escuchabas antes. La cosa es que todo se banaliza.

–¿Escribes mucho sobre música?

–Cuando comencé había una industria grande y fuerte y para mí fue una sorpresa que me pagaran. En todos los medios me han pagado. En ese aspecto no me puedo quejar. Luego me volví editor.

Alejandro Mancilla
Con Gustavo Cerati. Foto: Facebook

–¿Cómo es la entrevista?

–No me gusta ver la entrevista como un género que hay que estudiar, porque se volvería cuadrada. Las entrevistas siempre las he tomado como una plática, tratando de establecer un vínculo con el entrevistado. A veces no se logra y he tenido algunos roces, a lo mejor porque sienten que estoy invadiendo su espacio.

–Siempre digo que una buena entrevista se parece a un romance

–O puede ser lo contrario, dialogas con un ex y están peleados. Cuando hay una tensión, el entrevistado te da buenas respuestas. Una buena entrevista debe ser extremista, que saque chispas, que el entrevistado esté incómodo porque le vas a sacar más cosas.

–¿Qué es para ti el periodismo bien hecho?

–Querer decir que todo es buen periodismo, no está bien. No se vale ser políticamente correcto y decir que está bien. Ahora hay unas maratones en la que a todos se les da medalla. Pero no es así. La crítica es lo que hace que las cosas mejoren. Si hay periodismo bueno y periodismo malo.

Alejandro Mancilla
Lo que me gusta mucho es ese periodismo gonzo, que no es afán de protagonismo, en el que tú como periodista relatas lo que te está pasando cuando llegas a la entrevista. Foto: MaremotoM

–¿Qué notas de música te ha gustado hacer?

–Es complicado. Lo que me gusta mucho es ese periodismo gonzo, que no es afán de protagonismo, en el que tú como periodista relatas lo que te está pasando cuando llegas a la entrevista. Mis entrevistas favoritas son la que hice con Daniel Melero, con Adrián D’Argelos, de Babasónicos…pero también entrevistar a Yoko Ono fue muy importante por lo que es.

–¿Cómo fue esa entrevista?

–Ya no oye bien y mi inglés no es demasiado bueno. Había que repetirle varias veces la pregunta, eso fue la cosa técnica. Empezó a hablar de John Lennon y eso fue buenísimo. Estrecharle la mano que le estrechó la mano a Lennon, es parte de la leyenda. También he tenido entrevistas complicadas y he aprendido mucho con ellas. Hay un periodista y escritor español que sacó un libro con sus peores entrevistas y sus peores artículos. Es más divertido eso que cuando te sale todo bien.

Comments are closed.