Rocío Benítez

Estamos muy cansados de la información sobre los feminicidios, pero cerrar los ojos sería más lamentable: Rocío Benítez

El periodismo crea cinismo, sin embargo, Rocío Benítez es hipersensible y maneja este oficio con un costado más humano. “Hay veces que no hay tiempo, que no hay espacio. En el caso de este libro lo que quise es tratarlo desde otra perspectiva”, dice.

Ciudad de México, 15 de diciembre (MaremotoM).- La Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de su Secretaría de Extensión y Cultura, y su Facultad de Filosofía y Letras, en conjunto con el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, por medio de la Coordinación Nacional de Literatura, creó en 2020 el Premio Iberoamericano de Poesía dedicado a la poeta Minerva Margarita Villarreal.

En la primera edición de la convocatoria, el jurado integrado por Mariana Bernárdez, Miguel Covarrubias y Renato Tinajero, seleccionó como ganador al libro Donde una vez tus ojos ahora crecen orquídeas, de Rocío G. Benítez, un libro donde además de poesía hay periodismo y están los hechos de sangre que nos conmueven a todos en este México sin pausa.

“Los elementos atroces del feminicidio se transmutan con fortuna a la imaginación poética, de manera tal, que el libro logra trascender, sin soslayarlo, el plano de la denuncia y constituye una aportación valiente y original al conjunto de la poesía contemporánea”, dice la sinopsis.

ENTREVISTA EN VIDEO A ROCÍO BENÍTEZ

“Estudié periodismo y recuerdo en mis clases que nunca se hizo la relación con la poesía. Fue preocupante para mí. Cuando empecé a descubrir las relaciones, me maravillé y todas las cosas que podría hacer”, dice Rocío Benítez.

Te puede interesar:  Joaquín Díez-Canedo Flores recibe el Reconocimiento al Editor Universitario

“Lo que nos pasa es levantarnos y ver lo que pasa a raíz del feminicidio. Nos encontramos noticias todos los días y es muy alarmante. Empecé a tocar este tema por un trabajo periodístico. Es sobre un padre que comienza a buscar a su hija y cuando la encuentran le entregan dos pedazos de cráneo. Ahí empecé a escribir desde las interrogaciones, desde la duda, desde las preguntas”, afirma la poeta.

“Estamos muy cansados de la información sobre los feminicidios, pero cerrar los ojos sería más lamentable”, agrega.

Rocío Benítez
Editado por la UANL. Foto: Cortesía

“Lo vemos hoy en día como algo muy visible, pero sin embargo ha pasado tiempo. En mi caso lo empecé a ver sobre esta historia y lo veía antes en la vitrina de ser periodista. En el poemario, de ir poema tras poema, empecé a descubrir cosas nuestras. Había una historia de mi abuela, en el pueblo donde vivían, no tenían que comer, no los dejaban salir a jugar y la advertencia que les daban era que no fueran a los sembradíos porque allí estaban las estacadas”, afirma Rocío.

Las estacadas eran las mujeres asesinadas y las ponían en los sembradíos como si estuvieran rezando, para fomentar el miedo y para advertir sobre lo que les podía pasar a las mujeres.

El periodismo crea cinismo, sin embargo, Rocío Benítez es hipersensible y maneja este oficio con un costado más humano.

“Hay veces que no hay tiempo, que no hay espacio. En el caso de este libro lo que quise es tratarlo desde otra perspectiva”, dice.

Comments are closed.