León Cuevas

Este libro toca emociones de mi niñez, a través de la biología y los animales: León Cuevas

“Creo que la poesía mexicana está teniendo una gran relevancia. Me encanta leer poesía mexicana actual, que propone muchas cosas. Hay muchos escritores que tienen una gran influencia en mí, desde Isabel Zapata a Mariel Damián, pasando por Elisa Díaz Castelo, que dan nuevas propuestas”, afirma.

Ciudad de México, 14 de agosto (MaremotoM).- Un umbral para la taiga, el nuevo poemario de León Cuevas, publicado por Ediciones Periféricas, trae a un poeta consumado, que ya había destacado en Sal de Alacrán.

“Entre juegos visuales con las palabras y propuestas creativas de mundos aéreos, acuáticos, terrestres y atómicos, la voz de León Cuevas guía el recorrido mágico del lenguaje por Totalia, un lugar que es todos los lugares y en el que no termina nunca el viaje del asombro”, dice Mariel Damián.

Es cierto, la sorpresa se expande hasta producir un ligero temblor por la poesía en sí y por la mirada que León deposita en un horizonte probablemente tan cercano como sus poemas.

ENTREVISTA EN VIDEO A LEÓN CUEVAS

Un umbral sobre la taiga es un poemario que obedece a una reescritura que se volvió todo un viaje. “Estuve dándole vueltas a este poemario y a este museo del que trata”, dice.

“Creo que la poesía mexicana está teniendo una gran relevancia. Me encanta leer poesía mexicana actual, que propone muchas cosas. Hay muchos escritores que tienen una gran influencia en mí, desde Isabel Zapata a Mariel Damián, pasando por Elisa Díaz Castelo, que dan nuevas propuestas”, afirma.

Isabel Zapata ha tomado a los animales en su último poemario, tiene razón Cuevas que en algo se parece, pero al mismo tiempo Un umbral para la taiga es mucho más lírico.

Te puede interesar:  Mi novela no es autobiográfica ni es de duelo: Emiliano Monge

“Sí, es cierto, este libro toca emociones de mi niñez, a través de la biología y los animales”.

León Cuevas
“Las respuestas son esas que moriremos buscándolas”, agrega-Foto: Cortesía Facebook

“Las respuestas son esas que moriremos buscándolas”, agrega.

Este libro es de Ediciones Periféricas, una editorial a la que le ha gustado mucho el poemario de León, a pesar de que es muy distinto a Sal de Alacrán.

“Fue un libro que elaboré durante el encierro de la pandemia, evitó que cayera en depresión y es cierto que Periférica aceptó este trabajo”, se ufana.

“El átomo es una unidad mínima que tiene tanta extensión. Hay una fuerte influencia de las ciencias naturales y esto se remite a la infancia. Mi madre es doctora en biología y yo he crecido con Darwin, con el mar, con las criaturas, creyendo que me iba a dedicar a ser científico. Una de las cosas que más me impresionaban era que me llevaran a los museos y yo quedaba con unos impactos estéticos, impactos de niñez, hacer este libro fue tratar de alcanzar algo de esos impactos”, afirma.

León Cuevas
Otra edición de Periféricas. Foto: Cortesía

El cuerpo como algo inasible e improbable, también está en Un umbral para la taiga.

“Nosotros creemos ser los dueños de mi cuerpo o de otros cuerpos y al final de cuentas mi cuerpo deja de ser mío y sirve para alimentar el ciclo de la naturaleza”, agrega.

León Cuevas es docente del Cedart, “algo que me apasiona mucho, me apasiona mucho aprender de mis alumnos, que te dan varias lecciones de vida”. Actualmente se encuentra escribiendo una novela. La poesía para él fue un salto sorpresivo, pues comenzó haciendo narrativa.

Comments are closed.