Aura García Junco

Este no es un ensayo de superación personal, sino un ensayo que pone preguntas: Aura García Junco

“Más que una crítica a la monogamia, El día que aprendí que no sé amar es un (anti)manual para repensar los patrones que mantienen a la sociedad dividida en un binarismo violento que cosifica al otro y nos impide crear expectativas más realistas y relacionarnos con un humano y no con un ente abstracto en nuestra imaginación”, dice la sinopsis en un libro de ensayos que casi se lee como una Biblia.

Ciudad de México, 8 de noviembre (MaremotoM).- Descubrir la escritura de Aura García Junco es albergar un estado de gracia con vistas al futuro. Pareciera ser que con ella y su Anticitera, artefacto dentado, la escritura tiene una línea que no podemos prever, pero que va hacia el infinito.

Cuando vino El día que aprendí que no sé amar (Seix Barral), pensaba que era una novela (que finalmente vendrá) y no me di cuenta que sus ensayos sobre el amor y el desamor venían exactamente a despertarme unas dudas que ya me había diseminado la columna de Clyo Mendoza en El País (“Amor y duelo”).

El desmoronamiento del amor cortés, el pensar en las relaciones de amor como en relaciones de violencia, la exploración y la perpetuación de una utopía, el amor romántico como “el origen de muchas de nuestras miserias” venían a mí para no solamente aumentar las dudas sino también para saber que había vivido la existencia equivocada.

Aura García Junco
Un ensayo sobre el amor. Foto: Cortesía Facebook

Eso nos pasa a las personas de mediana edad. Si tenemos la cabeza abierta y el espíritu sensible y tendemos a escuchar, las nuevas generaciones nos van abriendo el alma para decir las cosas que antes no pudimos decir.

Cada vez que en algún programa de radio reclaman: di las cosas que hiciste en ridículo por amor, creo sinceramente que toda mi vida fue un ridículo y ahora, a esta edad en la que seguramente ya no me enamoraré ni nadie se enamorará de mí, noto esos años alimentada por una energía salida de un monstruo, de un psicópata.

La escritura de las nuevas generaciones no sólo redime nuestra especie, sino que también nos ayuda a expresar algo que nosotros no decíamos. Por eso hay un futuro.

“Más que una crítica a la monogamia, El día que aprendí que no sé amar es un (anti)manual para repensar los patrones que mantienen a la sociedad dividida en un binarismo violento que cosifica al otro y nos impide crear expectativas más realistas y relacionarnos con un humano y no con un ente abstracto en nuestra imaginación”, dice la sinopsis en un libro de ensayos que casi se lee como una Biblia.

ENTREVISTA EN VIDEO A AURA GARCÍA JUNCO

“No tengo miedo, pero tengo cautela. Pensándolo un poco más, noto que en las generaciones que siguen después de la mía, más que miedo hay incredulidad”, dice la joven escritora.

Te puede interesar:  Patti Smith, la madrina del punk, es el centro de dos libros recientes

“Hago algunas preguntas que son a veces disruptivas. Mi ensayo no juzga, sino que tiene una visión crítica de cómo nos hemos relacionado tradicionalmente. Al menos desde hace un siglo, también intento poner un poco en perspectiva de que la forma en que concebimos las relaciones es muy reciente”, agrega.

Amar apasionadamente tiene para Aura un valor alto, pero también hay que pensar en los ideales del amor romántico. “No creo que sean incompatibles. Lo que se pierde del amor romántico cuando se pierde es perder una serie de objetivos. Una cena romántica, un despliegue de pasión, no tienen por qué ser eliminado. Para mí era importante qué cosa del amor romántico nos causa sufrimiento y a crear patrones de violencia”, explica.

“Para mí no es un ensayo de superación personal, sino un ensayo que pone preguntas, algunos conceptos que son muy comunes a dialogar con otras formas de amar”, agrega.

“Para mí lo más importante es posibilitar un campo de preguntas nuevo y muchas personas podrán conectar con el sufrimiento del amor, el capítulo que habla del gusto está tomado desde afuera y no desde dentro nuestro. ¿Por qué nos atrae más una persona que otra? Los hombres muy mayores que salen con mujeres mucho más jóvenes, Los de 30 salen con las de 20, los de 40 salen con las de 20, los de 50 y así…”, expresa.

Aura García Junco
Editó Seix Barral. Foto: Cortesía

EL AMOR COMO UNA ADICCIÓN

Cuando estamos enamorados no comemos, no bebemos y esa atracción apasionada comienza a ser la destinataria de nuestras adicciones.

“Comienzas a ser un poco monomaníaco y lo que me resultaba interesante es ver cómo otras personas comienzan a pensar el enamoramiento desde otras perspectivas. Es interesante ver que hay otras formas de gestionarlo. Es un suceso biológico y también cultural”, dice.

“El narcisismo es una cosa que impide tener introspección. Si nos vemos hacia adentro es probable que no generemos relaciones que propician la violencia, si sólo estamos viéndonos el ombligo es muy difícil escuchar a las personas que tenemos enfrente”, afirma.

Aura García Junco
El narcisismo es una cosa que impide tener introspección. Foto: Cortesía FacebookAura García Junco

La vida es comunitaria, más que de pareja. No hay que desaparecer del mundo cuando “se nos baja la hormona”, expresa.

“Este es un libro que parte desde una perspectiva feminista, yo escribo dentro de un país cuando mueren 11 mujeres al día. La masculinidad en general digiere muchas cosas y ese es un camino al feminicidio”, concluye.

 

Comments are closed.