The Last Movie Stars

Ethan Hawke y cómo dirigir un documental sobre Paul Newman y Joanne Woodward

El trabajo es meritorio, pero el resultado, carece de síntesis, esa síntesis que realizada por un buen director de documentales, haría más impacto en las historias de esas últimas estrellas de un cine que ya no está y de una admiración exquisita por los actores, que tampoco está.

Ciudad de México, 25 de julio (MaremotoM).- Bueno, seguirle la intensidad al actor Ethan Hawke requiere de un fin de semana entera de atención como el que hemos esgrimido frente a la serie documental de seis episodios, transmitida por HBO Max, The Last Movie Stars.

Se trata de un homenaje a algo extraño en Hollywood que es la realización de un matrimonio que duró 50 años Paul Newman y Joanne Woodward.

El trabajo es meritorio, pero el resultado, carece de síntesis, esa síntesis que realizada por un buen director de documentales, haría más impacto en las historias de esas últimas estrellas de un cine que ya no está y de una admiración exquisita por los actores, que tampoco está.

No es exactamente todo lo que dura, sino “cómo dura”, hay partes inentendibles (ni hablar de que en el capítulo cinco HBO no puso el traductor, algo que diría en estas etapas de neoliberalismo a Alejandro Dolina, ¿a quién quejarse?), sino que la voz de tantas voces, la voz haciendo a otras personas y el medio todas las películas, las buenas, las malas, de ambos, construye muchas veces un discurso inexplicable. O puede que sea yo, que no esté para entender un documental de esta categoría. Lo cierto es que más allá de este discurso que muchas veces carece de sentido, hay toda una investigación y un trabajo que gracias a Dios que tuvimos a Hawke, para manejar esa autobiografía que preparó Newman y de la que luego se arrepintió, quemó todas las cintas y sólo dejó las transcripciones.

Entrevistas a Sidney Lumet, Sydney Pollack, Gore Vidal, George Roy Hill, Mark Rydell, Martin Ritt y los propios Newman y Woodward, entre muchos otros, se pusieron en la voz de grandes actores actuales, para contar la vida y la carrera de la pareja.

George Clooney (Newman), Laura Linney (Woodward), Zoe Kazan, Sam Rockwell, Billy Crudup, Vincent D’Onofrio, Bobby Cannavale, Oscar Isaac, Alessandro Nivola, otros contactos por el actor como Martin Scorsese, Richard Linklater, Paul Schrader, Sally Field, las hijas de Newman de su primer matrimonio, las que tuvieron juntos, dos de sus nietos, construyen testimonios muy valiosos en torno a Joanne Woodward y Paul Newman.

Te puede interesar:  Soñando el futuro, serie documental por TV UNAM

Se ve cómo Joanne (que acaba de cumplir 92 años, pero que ya no está, como dice uno de sus nietos, pues tiene desde 2007 Alzheimer) dice que durante mucho tiempo se sintió rival de Newman, que si viviera otra vez no le hubiera gustado tener hijos y que ella lo único que quería era ser estrella de cine.

Se ve cómo este matrimonio inicia cuando Joanne era una actriz muy afiatada en el seno de Hollywood y como Paul era muchas veces subestimado y cómo ese péndulo se va cambiando hasta hacer de Newman el gran ícono sexual y de cine que fue.

Es una película feminista, nos ayuda a ver la gran carrera que hizo Woodward alejada de los medios y nos revela la fragilidad de estas dos personas frente a los hechos de la vida, como perder un hijo o ser alcohólico y al mismo tiempo tener ese ego de los actores, tan metido en sí mismo, tan pequeño.

The Last Movie Stars
The Last Movie Stars. Foto: Cortesía

Ahora bien, Ethan Hawke es fundamentalmente un actor. Hay escenas y situaciones que no deberían haber estado en esta larga serie de seis capítulos (¿qué habría hecho un muy buen director de documentales?), como cuando él aparece ante la cámara pensando (ante una pregunta de la joven actriz Zoe Kazán, a los pies de la famosa estrella) en qué lo cambió hacer esta película. O como cuando invita a sus dos hermosas y talentosas hijas (Maya e Indiana) a hablar ¿de qué?

Son momentos álgidos en que uno quisiera abandonar todo lo que está detrás: ¿Cómo es que Paul Newman se hizo piloto de automóviles a los 47 años? ¿Cómo es que ambos se convirtieron en políticos y luchadores sociales (bastante poco manejado en el documental)? ¿Qué significó la filantropía para ellos a través de la marca Newman’s Own?

La música de Hamilton Leithauser es maravillosa, pero a veces hace rivalidad con el discurso e insisto en lo mismo: falta un muy buen director de documentales.

De todos modos, The Last Movie Stars hay que verla, no deja de ser un homenaje de un gran actor a dos colegas formidables y que ya forman parte de la historia del cine. Pensar también en los beneficios y los perjuicios de la fama, como cuando Paul Newman dice: No quiero que mi lápida diga que fue un fracaso, porque en la mitad de su edad sus ojos se volvieron marrones.

Comments are closed.