Fernando Fernández

Fernando Fernández gana el Premio Iberoamericano Ramón López Velarde y entra en el Seminario de Cultura Mexicana

“Yo siempre pongo en los formularios, investigador independiente. Ahora puedo poner Seminario de Cultura Mexicana, una institución tan noble como esta”, afirma.

Ciudad de México, 10 de junio (MaremotoM).-  El poeta, ensayista y editor mexicano Fernando Fernández, entre otras cosas un amigo de la casa, es el ganador del XXV Premio Iberoamericano Ramón López Velarde.

Este premio se otorga desde 1998 y lo han ganado Ernesto Lumbreras, Juan Villoro, Guillermo Sheridan, Vicente Quirarte, José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis, entre otros destacados autores mexicanos.

Lo llamamos en principio para felicitarlo y además para saber cómo es su labor de investigador literario, por ese cordón que marca la Academia. Estás un poco, pero no tanto.

El galardón, que consiste en una medalla y una suma instituida por el gobierno (ojalá que sea mucha para que Fernando pueda terminar su libro de homenaje a Viceversa, que cumple 30 años en 2022).

ENTREVISTA EN VIDEO A FERNANDO FERNÁNDEZ

“Este reconocimiento tiene que ver con el trabajo que hago en forma independiente, cuando no perteneces a ninguna institución, es difícil medir lo que tú haces. El mundo académico es rígido y este reconocimiento indica una luz en el camino y todo indica que hay que seguir adelante”, afirma.

ingresará al Seminario de Cultura Mexicana (SCM), que conforman grandes personalidades de la cultura, las ciencias y las humanidades de la nación azteca. El escritor pronunciará el 14 de junio su discurso de ingreso, en el que hablará sobre un poema del Siglo de Oro Español llamado “La gatomaquia”, escrito por Lope de Vega en el siglo XVII.

Fernando Fernández
Yo siempre pongo en los formularios, investigador independiente. Foto: Facebook

“Yo siempre pongo en los formularios, investigador independiente. Ahora puedo poner Seminario de Cultura Mexicana, una institución tan noble como esta”, afirma.

Nacido en Ciudad de México el 12 de junio de 1964, Fernández es licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se especializó en Poesía Mexicana Contemporánea. Es autor de libros como La majestad de lo mínimo: ensayos sobre Ramón López Velarde, que publicó en 2021 y en la que dio continuidad a una serie de ensayos sobre el poeta jerezano que había publicado en 2014, en el libro Ni sombra de disturbio.

“Uno es el mejor crítico posible de uno mismo, cuando aparece con un buen café a reencontrarse con lo que escribió la noche anterior”, dice.

Te puede interesar:  En un día sin mexiquenses, la ciudad se para: Emiliano Ruiz Parra

En la década de los noventa fundó y dirigió las revistas culturales Milenio (1990-1992) y Viceversa (1992-2001). Además, ha sido editor de libros y revistas. Fue director general del Programa Cultural Tierra Adentro del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y titular de la Dirección General de Publicaciones de la misma institución.

Es profesor fundador de la Escuela Mexicana de Escritores (EME), en la que imparte el curso introductorio de poesía. Ha colaborado en numerosos periódicos y revistas de su país y en 2018 creó, y la dirige desde entonces, la editorial Cataria.

Desde 2009 conduce el programa La Feria Carrusel de Libros, en la estación Horizonte Jazz FM, del Instituto Mexicano de la Radio (IMER). Desde 2011 es editor de Quodlibet, la revista digital de la Academia de Música del Palacio de Minería.

“Hay un puñado de poemas por los que no ha pasado el tiempo”, dice en relación a la obra de Ramón López Velarde, el poeta zacatecano que vivió apenas 33 años y que dejó un legado de tres libros que han recorrido la historia de la literatura mexicana.

“Hay una serie de poemas que siguen siendo tan frescos, cuya dicción sigue siendo tan natural, como si hubieran sido escritos hoy a la mañana o anoche”, afirma.

“Aquellos que me fascinaban entonces, cuando era joven, me siguen pareciendo fantásticos, pero a lo mejor me han dejado de decir algo, esos más poderosos, pero tal vez porque he ido descubriendo otros que ahora me conmueven mucho más. El otro día me acordaba de ese verso genial Lo comedido de los perdigones”, agrega.

Comments are closed.