FESTIVAL ALFONSINO | Instantes luminosos para que mi obra se escuche como un susurro: Vicente Rojo, in memoriam

“Eso es el arte: esa capacidad de recordar para nosotros momentos que nos han llamado la atención y que nos pueden conmover”, dijo, al tiempo que agradeció haber recibido el premio junto al artista plástico español, recientemente fallecido, “uno de los mayores artistas plásticos y diseñadores gráficos de México, a quien tuve el gusto de conocer, de querer como amigo y de admirar profundamente.

Ciudad de México, 21 de mayo (MaremotoM).- La Fundación Dr.Ildefonso Vázquez Santos otorgó los reconocimiento Corazón de niño a Vicente Rojo y a Juan Villoro, en una ceremonia virtual que tuvo mucho de emocionante. Se trata de una institución que reconoce a los artistas que hayan destacado por su trabajo en las letras, las artes, la ciencia y la academia.

El año pasado había recibido Elena Poniatowska ese mismo mérito, que Celso José Garza, secretario de extensión y cultura de la UANL, dijo que la entrega de estos reconocimientos a “dos figuras de la cultura nacional, muy ligadas a la UANL, grandes colaboradores de la institución, revelan la gran relación que tenemos con la Fundación Dr.Ildefonso Vázquez Santos”.

“La literatura es la más asombrosa manera de conversar con los difuntos”, dijo Juan Villoro, nacido en la Ciudad de México, en 1956. Estudió sociología en la UNAM y desde entonces ha tenido una gran trayectoria en la literatura, en la diplomacia, en el periodismo y es sin duda uno de nuestros escritores más admirados.

“El nombre del reconocimiento me obliga a asociar la literatura con la infancia, que creo que es algo que ocurre en los momentos más excepcionales de la creación. El gran poeta francés Baudelaire decía Tenemos de genios lo que conservamos de niños. Creo que la imaginación es necesariamente una recuperación de la magia que poseemos en la infancia”, dijo el autor de muchos libros, entre ellos Dios es redondo, El testigo, Conferencia sobre la lluvia y Efectos personales.

Festival Alfonsino
Juan Villoro y su merecido galardón. Foto: Cortesía

“Quien vaya a una exposición de dibujos infantiles en la escuela verá un cuadro que parece hecho por Matisse, por Miró, por Klee o por Picasso, realmente la imaginación de los niños es extraordinaria. Y en forma triste, en ocasiones, madurar significa hacer las paces con la vida adulta, conformarnos, abandonar esa magia que tenemos. El gran ensayista alemán Walter Benjamin decía que la principal diferencia entre niños y adultos es que los adultos no tienen ningún respeto por la magia o tienen muy poco respeto por ella, en cambio para los niños el mundo es esencialmente mágico”, dijo, en referencia a la conferencia que dio el martes, sobre “El reloj enterrado: los usos sociales de la memoria”.

Te puede interesar:  Decoración y arte en hoteles de lujo

“Eso es el arte: esa capacidad de recordar para nosotros momentos que nos han llamado la atención y que nos pueden conmover”, dijo, al tiempo que agradeció haber recibido el premio junto al artista plástico español, recientemente fallecido, “uno de los mayores artistas plásticos y diseñadores gráficos de México, a quien tuve el gusto de conocer, de querer como amigo y de admirar profundamente. Con José Emilio Pacheco hizo un libro: El jardín de niños y muchos de sus recuerdos de infancia —algunos dolorosos porque eran recuerdos de tristeza y soledad en la posguerra de la Guerra Civil Española—, esos recuerdos los reconvirtió en felicidad artística a través del color y de las formas”, afirmó.

Vicente Rojo en el recuerdo

“En mis obras más recientes quiero mostrar un conjunto de escenas íntimas, de instantes luminosos y de leves destellos con la intención de que mi obra pueda sentirse como un canto, como un susurro”, había dicho Vicente Rojo, nacido en España en 1932 y fallecido en México en 2021.

“Mediante la presente le agradezco dicha distinción, la que acepto con gusto, sabiendo que ustedes son los depositarios del archivo de Fernando Benítez, con quien afortunadamente colaboré durante muchísimos años. También me hace gran ilusión recibir tal distinción en el marco de mi exposición 80 años después, que se expondrá en la Universidad Autónoma de Nuevo León”, fue el último correo que había enviado a la Fundación y a sus amigos de la UANL, donde en recientemente tuvo lugar una exposición 80 años después.

Festival Alfonsino
El recordado Vicente Rojo y un premio honorario. Foto: Cortesía

Leopoldo Espinosa Benavides, Fundador del Consejo Metropolitano de la Crónica, AC; Rafael Alberto González, Presidente de la Asociación Estatal de Cronistas Mexicanos de Nuevo León José P. Saldaña, AC; Leonor Guzmán Martínez, Directora General de la Fundación Dr. Ildefonso Vázquez Santos (FIVS); Leonor Vázquez Guzmán, directora de Relaciones públicas de la misma Fundación, así como el Presidente Honorario de la misma, Jorge Octavio Vázquez González, participaron de este acto, en el marco del Festival Alfonsino.

Comments are closed.