Festival Alfonsino

FESTIVAL ALFONSINO | La historia de Alfonso Reyes con su padre, Bernardo: La oración del 9 de febrero

Presentado por José Javier Villarreal, director de la Capilla Alfonsina, Adolfo Castañón expuso brillantemente una conferencia sobre La oración del 9 de febrero, tras lo cual recibió una distinción como maestro del Claustro de Filosofía y Letras.

Ciudad de México, 25 de mayo (MaremotoM).- José Javier Villarreal presentó al maestro Adolfo Castañón, premio de Literatura y Lingüística del 2020, quien leyó un texto conmemorativo de la Oración del 9 de febrero, de Alfonso Reyes, dando de antemano las gracias por la invitación a la Capilla Alfonsina, de Monterrey y a la UANL, que dio marco a la charla en el Festival Alfonsino.

“Este texto es un memorial escrito por Reyes, cuando tenía 41 años y cuando su padre hubiese cumplido 80 años. Es un texto raro, curioso, enigmático. Nunca fue conocido en vida de Alfonso Reyes, estuvo oculto y se va a publicar 10 años después de la muerte del autor, gracias a los oficios de su viuda”, dijo Adolfo Castañón.

“Pudo no haberse publicado. Este texto tan importante se quedó por ahí. La edición se debió a Gastón García Cantú, editor, escritor, quien lo visitaba todos los jueves. ¿Por qué escribió Reyes este texto? ¿Por qué tuvo necesidad de pasar al estado escrito estas precisiones, si ya había escrito su poema “Ifigenia cruel”? ¿A qué necesidad íntima respondía el hecho de pasar en claro estos reojos de lo innombrable? No es fácil saberlo”, dice Castañón.

“El fantasma de su padre todavía lo rondaba y él andaba con esa compañía por esos días. La oración del 9 de febrero debe ser leída como una especie de recapitulación íntima, no destinada a la publicación. Es una suerte de autodiagnóstico, escrito en la línea de Cuando creí morir, donde repasa sus afecciones cardíacas. El hecho de la publicación de La oración del 9 de febrero habla de su pudor y su recato y, una manera de decir, de no hacer rentable su propio duelo”, agregó.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Alfonso Reyes
Todo el dolor de Alfonso Reyes. Foto: Cortesía

“En ese sentido forma parte de esa historia secreta de Alfonso Reyes con Bernardo Reyes, su padre”, expresó.

Luego de su brillante y pormenorizada conferencia sobre Alfonso Reyes y La oración del 9 de febrero, tal como dijo José Javier Villarreal, la maestra Ludivina Cantú y Celso José Garza, Secretario de Extensión y Cultura de la UANL, entregaron un testimonio del afecto, de la admiración y del reconocimiento que la institución, encabezada por el rector Rogelio Garza Rivera, tiene por el maestro Adolfo Castañón.

Alfonso Reyes
Todo el recato y el pudor íntimo de Alfonso Reyes en La oración del 9 de febrero. Foto: Cortesía

“Nos sentimos muy honrados que el maestro haya aceptado esta distinción”, dijo Celso Garza, mientras que Ludivina comunicó que “ahora usted forma parte de nuestro Claustro de nuestra Facultad de Filosofía y Letras. La amistad académica que nos une usted, a través de la lectura, de su obra, a través de sus participaciones, del estudio de la obra de Alfonso Reyes, hicieron que usted forma parte de nuestro Claustro de Profesores”.

“Estoy conmovido y honrado esta distinción que manifiesta la entraña de nuestra amistad de muchos años. Este acto no es una casualidad sino una especie de refrendo de nuestra relación de tantos años”, dijo Adolfo Castañón.

Comments are closed.