Siri Hustvedt

FILMTY | Siri Hustvedt: Su manera de desactivar la misoginia, a pesar de ser camarada literaria de Paul Auster

Ha leído mucha ciencia, se pregunta por la locura y por mantener siempre la mente (se siente viva al escribir, dice), tiene 67 años que parecen 20 (no porque sea una mujer bellísima -y lo es-, sino también porque es de un espíritu curioso, lo que quita la edad mejor que el botox).

Ciudad de México, 14 de octubre (MaremotoM).- Siempre que uno va a ver, a escuchar, a esta gran ensayista y escritora estadounidense que es Siri Hustvedt (1955) se olvida que está casada con otro gran escritor estadounidense que es Paul Auster. No sólo porque ella es feminista, sino porque es una creadora fascinante, que nos lleva a otro costado de lo que es la literatura.

Ha leído mucha ciencia, se pregunta por la locura y por mantener siempre la mente (se siente viva al escribir, dice), tiene 67 años que parecen 20 (no porque sea una mujer bellísima -y lo es-, sino también porque es de un espíritu curioso, lo que quita la edad mejor que el botox).

En el mundo de la literatura, por otra parte, hay como una prohibición tácita: no preguntarle por Paul Auster, ese autor que es como nuestro amigo (como Julio Cortázar), con el que nos hemos formado gracias a obras como La trilogía de Nueva York, el Palacio de la Luna, La música del azar.

Pero bien, la falta de censura siempre crea un espacio de libertad y es como el impertinente e inocente periodista cubano Carlos Olivares Baró, un reseñador de libros como nadie y un amante voraz de la literatura, le preguntó por Paul Auster, le mandó encima un saludo al escritor por medio de ella y le dijo cómo se sentía como madre, esposa y escritora al mismo tiempo.

Siri Hustvedt
Siri Hustvedt

Siri Hustvedt, que está en el marco de la Feria del Libro de Monterrey, donde formará parte de una conversación con dos personas “fantásticas” (mantendrá un diálogo con Carmen Boullosa y Denise Dresser), muy paciente y dulcemente contestó: “Quisiera señalar un punto muy importante aquí y es decir que entre mi esposo y yo siempre fuimos camaradas literarios. Nos leemos los libros y caminamos juntos por el espacio de la literatura. Ha sido desde afuera los que han visto cosas como preguntarme a mí como soy como madre y esposa. Le diré que no. Que no le contestaré eso, porque tendríamos que preguntárselo a él primero y después veré yo en interrogarme sobre ello”, dijo.

“Cuando publiqué mi primer libro, un periodista alemán me acusó de no haberlo escrito, de haberle pedido a mi marido que lo hiciera. En Polonia, alguien nos presentó a ambos. Su obra intelectual (para Paul) y su obra doméstica (para mí), es lo que dijo. Así, he aprendido a reconocer esas experiencias extrañas como algo no personal y encontrarlas ridículas, como un modo de desactivar la misoginia”, agregó.

Te puede interesar:  Adán Miranda es el realizador del cartel del 26 Festival de Cine de Málaga

Siri, vestida con una camiseta a lunares y prácticamente sin maquillaje, no supo definir a qué se le llama literatura doméstica, pues el trabajo “de mi esposo toca muchos temas domésticos y habla de las familias” y “tenemos que cambiar los prejuicios conceptuales de donde salen esas definiciones”.

Ha leído desde hace mucho tiempo el trabajo de Annie Ernaux, reciente ganadora del Premio Nobel. La admira y en este caso ha estado de acuerdo con el galardón. Ahora bien, ¿qué significa escribir desde el propio cuerpo?, que es lo que se dice de la literatura de las mujeres. Para ellas “es algo bastante sexista”, porque al decir eso, “se las acusa de escribir sin imaginación”.

Siri Hustvedt
Editó Seix Barral, de Planeta. Foto: Cortesía

“La magia que está en Recuerdos del futuro (Seix Barral) representa precisamente la imaginación. El problema de la mente y el cuerpo no ha sido resuelto y la ciencia tiende a esconder lo no conocido”, afirma.

Acerca de su reciente libro de ensayos Madres, padres y demás (Seix Barral), dijo que “no está basado en el dolor, sino en el placer. El libro no es doloroso y amo a mi madre y a mi abuela, es un homenaje a ellas”.

“A mi madre la tuve hasta 2019. Murió cuando tenía 96 años. La tuve durante mucho tiempo a mi lado y sin embargo todos los días la extraño”, agregó.

Otra vez hubo una pregunta acerca de Paul Auster y ella dijo que “en muchos lugares existe la tendencia a valorar la masculinidad”. Recordó a mujeres que fueron importantes en su literatura como Margaret Cavendish, duquesa de Newcastle, quien fuera una aristócrata inglesa y prolífica escritora.​ Escribió un gran número de obras, en las que deja constancia de su pensamiento liberal y lucha por el reconocimiento de la mujer.

También tuvo memoria para Simone de Beauvoir, esta Premio Princesa de las Letras, autora también de Los espejismos de la certeza y El verano sin hombres y para quien “la ficción es más difícil que escribir de no ficción, pues las fronteras están abiertas”.

Siri Hustvedt
Editado por Planeta. Foto: Cortesía

Esta mujer que al preguntarle por México responde con una respuesta emocional: “una imagen poderosa cuando vengo aquí es que lo veo en colores. También es cierto que tanto aquí como en Polonia me han hecho las entrevistas más interesantes, el modo serio en que se toma a la literatura”, engalanó la 30 edición de la Feria.

Comments are closed.