Francisco Hinojosa

Francisco Pancho Hinojosa: El escritor para niños y algo más (mucho más)

Francisco Hinojosa reimprime la novela Con los ojos abiertos (FCE), la historia de una chica que se quiere ir de su casa cuando cumple 15 años y medio.

Ciudad de México, 11 de mayo (MaremotoM).- Que el escritor Francisco Hinojosa es uno de los preferidos de los niños y también, por qué no, de los jóvenes, lo demuestra que ha recibido 13 mil cartas respondiendo al libro que sacó en 2015, Con los ojos abiertos y que ahora se encarga de reeditar el Fondo de Cultura Económica.

¿13 mil cartas? Por supuesto, no las leyó a todas, pero esta novela condensa y confirma esos sentimientos que tenemos a los 15 años, cuando necesitamos salir de casa, aun cuando en nuestra casa nos traten bien (aunque siempre pensemos que nos tratan mal) y nuestros padres sean los más amables del mundo.

Pancho, como todos lo conocemos, se ríe y está dispuesto a ser uno de los autores más leídos por los chicos de México, toda vez que La peor señora del mundo es uno de sus libros más populares y ahora mismo, Animista Teatro Producciones presenta una adaptación de Martha Torres en La Teatrería.

Aunque Hinojosa quiere verse como un escritor a tiempo y con temas completos. “A veces no me invitan a determinadas cosas porque me ven como un escritor de niños, pero soy de jóvenes y también de adultos”, dice mientras cuenta sus dos proyectos para el Sistema Nacional de Creadores, que lo hará igual –gane o no- y que se trata de dos novelas para adultos.

Francisco Hinojosa
Con los ojos abiertos, una reimpresión porque la novela estaba agotada. Foto: Cortesía

–¿Es una novela juvenil?

–Es a partir de los 15 años, lo leen en las preparatorias. Fíjate que esto formó parte de un proyecto del Fondo de Cultura Económica mantenido con la UDG. Eligen una novela para jóvenes, compran muchos ejemplares, los regalan en las preparatorias y tienen que escribir una carta al autor. Yo recibí 13 mil cartas. No las leí a todas, se premiaron algunas y fui a las escuelas a platicar con los chavos. Después se reprodujo esto en Colima, en Nayarit, en Oaxaca y en Ciudad de México. Se imprimieron 20 mil ejemplares, se acabaron e hicimos 5000 más.

–Y ahora la reimprimen

–Sí. Hablé con Paco Ignacio Taibo y le dije que si no la iban a reimprimir que me devolviera los derechos, pero me dijo no, la editamos ya.

–¿Podrías decir que eres el gran escritor de los jóvenes y de los pequeños en México?

–Bueno, de los jóvenes no he escrito tanto. Escribí esta novela, una primera destinada a ellos. Tengo dos más, Los pinches chamacos e Informe Negro, que no las escribí pensando en los jóvenes, pero andan muy bien con ellos. Los jóvenes que me leyeron cuando eran chicos, me siguen ahora.

–¿Qué cuentas en Con los ojos abiertos?

–Estuve con esa historia durante ocho años, dándole vueltas, tenía construidos a los personajes pero no hallaba por dónde. Esta chica que cumple 15 años y medio decide salirse de su casa, roba un poco de dinero y empieza a conseguir dónde vivir y en qué trabajar. En esas conoce a un chico, ella pertenece a la clase baja, el muchacho es de la clase alta, de esas que se creen de sangre azul, aunque no lo son, son carreteros, pero odia a su familia y terminan viviendo en un cuarto juntitos. El tiene insomnio (no puede dormir) y depresión y la otra interpretación es que ella sale con los ojos abiertos al mundo y hay que estar atento a todo. La novela termina cuando ella tiene 18 años.

Te puede interesar:  El primer día de la Feria, una infausta noticia: Muere Almudena Grandes

–Todos a los 15 años necesitamos salir de la casa

–Una de las cartas que leí me contaba su vida personal, se identificaba mucho con la historia. Siempre me decían ¿qué pasa con ella? Yo les decía que no sé, que había leído la misma novela. Podría seguirla, no ya a los 18 años, tengo un personaje que se ajustaría. Me gustaría que es una cuestión personal. Cuando yo conocí a Tanya (su esposa), fue de manera azarosa. Tenía una invitación para ir a La Paz, Baja California y un día antes lo suspendieron. Total que fui al cumpleaños de Álvaro Uribe y ahí estaba Tanya. Mi pregunta es si yo hubiera ido a La Paz, Baja California, ¿cuál sería mi vida?. Yo empiezo la novela de esta manera, Con los ojos abiertos, pero quizás puede haber algo que la interrumpa y se vaya por otro lado y cuente otra historia. Es como la película Corre, Lola, corre. La manera en que se me antojaba como hacer una continuación.

–¿Qué piensas de tu literatura ahora?

–Escribo para niños, jóvenes y adultos. El tema del sexo, de la violencia, están muy presentes en mi literatura, en todo lo que escribo para adultos. Lo que une todos los géneros es que el juego está presente.

–¿Hay algo de ser visto como “escritor para niños”?

–Normalmente me ven así. No me toman muy enserio en ciertos círculos, no me invitan a determinadas cosas, porque me tienden a identificar solamente con niños. Pero yo escribo para todos.

–¿Ahora en qué estás?

–Bueno, estoy haciendo mis proyectos para el Sistema Nacional de Creadores, a ver si me lo gano. Yo lo que escribo fundamentalmente son cuentos, pero también tengo algunas novelas. El proyecto que tengo es el de hacer una novela con el cuento que se llama “Informe negro”, está escrito en 100 capítulos, se ha traducido dos veces al cómic, está montada en teatro en México y en Argentina, desde 1987, cada capítulo tiene dos o tres líneas y lo que quiero hacer es una novela. Digo que es una novela no desarrollada y lo que quiero hacer es desarrollarla. El otro es que hay un libro que he publicado en Almadía que se llama Por si eras tú, dejé abierta una puerta, con una azafata que se llama Dorothy. He estado escribiendo cartas a Dorothy, una descripción de la mujer amada que se ha muerto. Si no gano, igual voy a hacer esos dos proyectos.

Comments are closed.