El sexo y el futbol

FUTBOL SIN PELOTA | Fútbol y sexo, un divorcio más que un matrimonio

El sexo sigue siendo un tema casi tabú, en un fútbol que ni siquiera vivió la revolución sexual de hace 50 años. Es más un divorcio que un matrimonio.

Ciudad de México, 1 de marzo (MaremotoM).- El fútbol profesional nunca se llevó bien, con el sexo, sobre todo en el fútbol masculino, la mayoría de los técnicos trataron de limitar la actividad sexual de los futbolistas porque decían que “perjudicaba su rendimiento” y por eso nacieron las concentraciones, que como decía el maestro de directores técnicos, José D’Amico: “La concentración es en realidad es una internación. Los jugadores encerrados no se concentran en el partido y quizás terminan pensando en tener relaciones sexuales, más que si estuvieran libres para hacerlo”.

Con el arribo de Internet a finales del siglo veinte llegó el sexo virtual. Con lo que encerrar a un jugador para que no tenga sexo real, hace que muchos terminen en sexo virtual.

Lo cierto es que los jugadores de fútbol son jóvenes de entre 20 y 30 años, con la testosterona a full y con muchos deseos de tener intercambios sexuales.

En ese sentido hubo técnicos como el argentino campeón del Mundo, Carlos Salvador Bilardo, que le prohibían a sus jugadores casarse en medio de la temporada y solo podían hacerlo en el receso del campeonato, como parte de sus vacaciones. Bilardo, que es médico ginecólogo, le enseñaba en el pizarrón a sus jugadores las poses sexuales convenientes para no tener demasiado desgaste físico. Su maestro Osvaldo Zubeldía, era más radical, llegaba a encerrar a los jugadores por semanas completas y les permitían una sola salida semanal para tener relaciones. Cuentan que había una excepción. Uno de los jugadores más geniales de ese equipo necesitaba tener sexo el día del partido, sino jugaba ansioso y mal. Por lo que a él, cuando viajaban al exterior le buscaban prostitutas para que pudiera rendir.

Sobre ese jugador (que no vamos a nombrar, pero como pista su hijo fue tan o más famoso que él) un día Madero (que también es médico) se quejó que tenía prerrogativas y que no se le daban indicaciones y Zubeldía contestó: “Que le voy a decir a él, si es el que nos hace ganar dinero a todos. Que haga lo que quiera”.

El sexo y el futbol
Justin Fasnahu, el futbolista inglés que se suicidó, luego de declarar que era gay. Foto: Webb de Justin Fashanu

Lo cierto es que los jugadores estadounidenses envidiaban a los holandeses que viajaban a los Mundiales con sus esposas y encima llegaban a la final (eso fue en la década del 70, actualmente les permiten a las esposas de los jugadores o a sus parejas, ir a los Mundiales).

Te puede interesar:  Cinco canciones de Pablo Milanés

Todavía muchos entrenadores creen que los jugadores con abstinencia sexual rinden más, porque la testosterona los hace ser más rudos y poner más ganas en el partido.

Otro tema muy difícil en el fútbol es la homosexualidad. En el fútbol masculino, el jugador que se atreve a “salir del placard” y decir que es gay se lo ralea y discrimina de una manera terrible. Un jugador del Boca que dirigía Carlos Bianchi, reveló su homosexualidad y le presentó su pareja a los compañeros y a partir de allí sufrió una discriminación tan grande que tuvo que dejar el fútbol profesional y jugar en la liga de ciudad natal.

Todos recuerdan la caricia de Zlatan Ibrahimovic a Gerard Piqué en Barcelona en 2016, que causó comentarios muy insidiosos, lo mismo le pasó al uruguayo Martín Cauteruccio en México con su compañero Javier Salas. “los acusaban de homosexuales”, como si fuera un delito. Las canciones de muchas hinchadas tienen que ver con la homosexualidad y que los rivales “son todos putos”. Sin embargo Héctor “Bambino” Veira, condenado por violar a un chico de 13 años, era vivado en las canchas y nunca fue discriminado, sino todo lo contrario.

 El sexo y el futbol
Zlatan Ibrahimovic y Gerar Piqué, la foto controvertida. Foto: Cortesía

Con el ascenso del fútbol femenino, se vio que en ese nivel que la homosexualidad se tomaba como un hecho natural. La estadounidense Megan Rapinoe, que ganó el premio a la mejor jugadora del Mundo no duda en confesar que es lesbiana y defender al colectivo LGTB.

Está el caso de Justin Fashanu, un jugador de futbol inglés que tras confesar que era homosexual, terminó suicidándose a los 38 años.

En el fútbol masculino eso sería un suicidio profesional para cualquier jugador, tanto que el arquero alemán Manuel Neuer, tuvo que aclarar que era heterosexual, después que declarara que estaba a favor que los homosexuales que los hay en el fútbol profesional puedan decir su condición sexual sin ser discriminados.

El sexo sigue siendo un tema casi tabú, en un fútbol que ni siquiera vivió la revolución sexual de hace 50 años. Es más un divorcio que un matrimonio.

Comments are closed.