FUTBOL SIN PELOTA: Living, la vida loca

Preso en Paraguay, Ronaldinho ya no sonríe, como lo hacía en los campos de fútbol, cuando era feliz con una pelota bajo sus pies. Ahora vive la vida loca.

Ciudad de México, 8 de marzo (MaremotoM).- Cuando escribo estas líneas Ronaldinho (Ronaldo de Assís Moreira) está preso en Asunción de Paraguay junto a su hermano Roberto, por entrar a territorio paraguayo con pasaportes falsos.

Buscando en el archivo, encuentro el motivo: sus pasaportes (de los dos hermanos) fueron incautados por la justicia brasileña en noviembre de 2018 por negarse a pagar una multa de protección ambiental luego de haber sido condenados en 2015 a raíz de la construcción de una plataforma de pesca y una estructura para atracar barcos en el Lago Guaíba de Porto Alegre.

Ahí, en ese lugar, Ronaldinho se hizo una mansión ¡en una área de preservación forestal! Por esa condena también tienen intervenida su cuenta bancaria.

Lo cierto es que Ronaldinho puede emular la famosa frase del inglés George Best, llamado el quinto Beatle, quien dijo “Gasté millones en drogas, alcohol y mujeres, el resto lo despilfarré”, porque a los 40 años está en bancarrota y había ido a Paraguay a “recaudar” unos dólares, contratado por una Fundación Fraternidad Angelical para poner su imagen en una campaña de asistencia sanitaria gratuita para niñas y niños.

Quien lo contrató es una dirigente del partido colorado, llamada Dina López, que junto al representante del jugador, Wilmondes Sousa, son sospechosos de haberle suministrado a Ronaldinho y su hermano los pasaportes falsos.

Lo cierto es que Ronaldinho había sido nombrado por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, como “embajador de turismo”, sin averiguar que estaba inhibido a salir del país. Una barbaridad mayor.

Te puede interesar:  Kevin Spacey deberá pagar USD 31 millones a la productora de la serie House Of Cards

Ronaldinho entró con pasaportes paraguayos falsos donde decía que había sido “naturalizado” como ciudadano de este país y lo extraño es que podía haber entrado con su cédula de identidad, ya que son dos países del Mercosur.

Ronaldinho jugó durante 20 años, retirándose en 2015 en el Fluminense, después de una aventura muy poca exitosa por México jugando para el Querétaro en la temporada 2014/ 2015.

Pasó por tres de los clubes más importantes del Mundo, París Saint Germain, Milan y Barcelona. Campeón del Mundo en 2002 y ganador de la Copa América en 1999, logró más de una decena de títulos en Brasil y los tres clubes europeos, ganando mucho dinero, aunque todos los negocios le salieron mal. Tiene embargadas 57 propiedades, además de sus pasaportes.

Si la vida judicial del jugador no es precisamente una balsa de aceite, en la vida amorosa la cosas tampoco le van mucho mejor. La modelo Priscilla Coelho, que estuvo con el jugador entre mediados de 2012 y finales de 2018, le acusó el pasado mes de mayo de una supuesta agresión. Según ella, en diciembre del año pasado, cuando estaban terminando su relación, él la empujó en la calle en la urbanización en que vivían, en Barra de Tijuca, en Río de Janeiro. La ex demandó ante la Justicia pidiéndole un tercio del dinero que el jugador ganó durante el tiempo en que estuvieron juntos, alegando que paró de estudiar y de trabajar en nombre de la relación.

Preso en Paraguay, Ronaldinho ya no sonríe, como lo hacía en los campos de fútbol, cuando era feliz con una pelota bajo sus pies. Ahora vive la vida loca.

Comments are closed.