Ronald Koeman

FUTBOL SIN PELOTA | Volver a la escuela holandesa

Koeman, lo primero que hizo fue tratar de descomprimir el clima tenso que hay en Barcelona con una frase que aprendió de su maestro Cruyff: “El fútbol es para disfrutar, se lo diré a los jugadores. Tenemos que estar orgullosos de estar aquí, todos”.

Ciudad de México, 20 de agosto (MaremotoM).- Barcelona después de la debacle en la Champions busca volver a las fuentes y apela a la escuela holandesa, por eso el nuevo técnico es Ronald Koeman, que llega por tercera vez al equipo culé, donde ya estuvo como exitoso jugador en la época de Johan Cruyff (1989 – 1994) y también como asistente de Louis Van Gaal en 1999, en un período no tan brillante.

Cruyff es el creador de la escuela de fútbol del Barcelona, con cosas que aprendió de su maestro Rinus Michels, el creador de la “naranja mecánica” que jugaba el “fútbol total” y que después llevó también al Barcelona, con Cruyff como estandarte.

Por eso en su presentación Koeman mostró sus cartas credenciales: “Soy holandés, nos gusta tener el balón, no correr detrás de él. Mi idea es jugar bien, aunque lo más importante es ganar el partido. Tengo experiencia en muchos equipos como entrenador y estoy capacitado para entrenar al Barça al máximo nivel. Siempre ha habido conexión Barça-Holanda”.

Lo que dice de su experiencia como entrenador es cierto, empezó dirigiendo al Vitesse de su patria en 2000 y no paró. Entre 2001 y 2005 dirigió al Ajax, de ahí fue al Benfica de Portugal, para volver al, ahora, Países Bajos en 2006 a dirigir al equipo de la Phillips, el PSV Eindhoven, ganando títulos de Copas en todos. En la temporada 2007/2008 tuvo su primera experiencia en España y ganó la Copa del Rey con el Valencia, volvió a su país y dirigió al AZ Alkmaar y Feyenord, para pasar a la Premier League donde estuvo en Southampton y el Everton hasta que lo llamaron para entrenar a la selección de su país en 2018 a la que estuvo dirigiendo hasta que le llegó la oportunidad de dirigir en Barcelona. Es más tuvo que rescindir su contrato hasta 2022 y pagar 5 millones de Euros de multa, aunque tenía una cláusula de salida para ir al Barcelona, pero que se ejecutaba después de la Eurocopa, que se suspendió por la pandemia.

Koeman, lo primero que hizo fue tratar de descomprimir el clima tenso que hay en Barcelona con una frase que aprendió de su maestro Cruyff: “El fútbol es para disfrutar, se lo diré a los jugadores. Tenemos que estar orgullosos de estar aquí, todos”.

Te puede interesar:  Messi star me up

Koeman fue un gran jugador, un defensor de galera y bastón, tiempista que ganaba por presencia y salía con la cabeza levantada y el balón bajó sus pies. Dueño de un gran remate marcó 217 goles en 532 partidos, muchísimo para un defensor. En Barcelona, como jugador ganó cuatro ligas, tres supercopas de España y una Copa del Rey a nivel local, mientras que a nivel internacional ganó la ahora Champions League (cuando era Copa de Europa) en la temporada 1991/1992 y la Supercopa de Europa en 1992.

Como técnico tiene 8 títulos, aunque todos locales y sabe que esta es la oportunidad de su  vida: “Hoy es un día para estar muy feliz, orgulloso. El Barça es mi casa y voy a tener la posibilidad de entrenar a un equipo tan grande. No es un momento fácil. Tiene que ser así. A partir de ahora vamos a trabajar en tener un equipo fuerte, hay que hacer cambios. La imagen del otro día no es la que queremos. Hay que trabajar para recuperar el prestigio, el Barcelona sigue siendo el club más grande del mundo.

También habló de Lionel Messi: “No sé si le tengo que convencer. Es el mejor jugador del mundo y lo quieres tener en tu equipo, no en el contrario. Messi te gana partidos. Él es jugador del Barcelona, tiene contrato. A partir de hoy trabajaremos y hablaremos con los jugadores. Ojalá siga más años aquí”.

Lionel Messi
Lo cierto es que Messi sigue rompiendo récords y con sus 700 goles, todos hechos en primera con Barcelona y en la selección Argentina, donde es goleador histórico. Foto: Cortesía BFC

Se especula con que hará limpieza y esa limpieza incluye a tres símbolos del Barcelona como Gerard Piqué, Sergio Busquets y el uruguayo Luis Suárez, muy amigo de Messi, con lo que se buscaría un problema. No quiso hablar de bajas y altas, solo nombró a su compatriota Donny van de Beeck, un volante central del Ajax, de quien dijo que “era un jugador muy bueno”, explicó que “un jugador de 31 ó 32 años no está acabado y que todo dependía de las ganas de triunfar que tuviera” y aclaró: “Solo quiero trabajar con gente que quiera dar el máximo para el Barcelona, nada más”.

Con el correr de los días se empezará a ver quién se va, quién se queda y cuáles serán los fichajes que haga. El presidente Josep Bartomeu se juega su última carta y sabe que tiene poco tiempo, porque tuvo que adelantar las elecciones para marzo del año próximo, así que no se puede equivocar en nada y devolverle al BarÇa el prestigio que el mismo le sacó. Comienza una nueva etapa en el club más poderoso del Mundo.

Comments are closed.