George Harrison

George Harrison, el beatle que amaba la Fórmula1

Buenos Aires, 18 de septiembre (MaremotoM).- Adelaida, 1994. Acaba de terminar el Grand Prix de Australia y Damon Hill intenta explicar el accidentado sorpasso a Michael Schumacher que le costó el título mundial. Una voz suena desde el fondo de la sala, estentórea:

¡Contales la verdad, Damon! ¡Te tiró a la m…!
 
No era un periodista, ni un fan cualquiera. Era George Harrison, el Beatle. Un auténtico fanático de los fierros…
 
La guitarra tiró más y durante los ’60, apenas si pudo dar una vuelta a Indianápolis en una limusina con Paul McCartneyJohn LennonRingo Starr, antes de un concierto o una escapada al GP de Mónaco en 1966, cuando tenía 23 años y pudo conocer a Jim Clark
 
Pero con la disolución de The Beatles, en 1970, George encontró la manera de canalizar su pasión. Empezó a frecuentar los Grands Prix, cultivó amistad con Jackie Stewart, Emerson Fittipaldi y Jody Scheckter y compuso una canción dedicada a la F-1, “Faster”, usando el título de la autobiografía de Stewart. El video se puede ver en youtube. (“Faster es inspirada por Jackie Stewart & Niki Lauda. Dedicada a todo el Circo de la Fórmula 1. Un especial agradecimiento a Jody Scheckter. En memoria de Ronnie Peterson”, reza la dedicatoria).
 
Le gustaban los coches veloces, pero jamás compitió; solo se subió a conducir un Lotus en el Gunnar Nilsson Memorial, en Donington 1979, cuando Juan Manuel Fangio manejó un Mercedes, en homenaje al piloto sueco fallecido de cáncer. De esa época data su cercana amistado con Gordon Murray, diseñador de Brabham y luego en McLaren: Harrison fue uno de los primeros compradores del McLaren F1 que pergeñó el sudafricano.
George Harrison
Podría haber sido piloto pero se cruzó la guitarra. Foto: Internet
 
En los últimos años de su vida, concurría a un par de Grands Prix por temporada y se hizo muy amigo de Hill y de Gerhard Berger

Su último GP fue el de Australia 2000. Se cruzó con un joven volante británico que debutaba y a quien saludó efusivamente. El padre del piloto se enganchó más que su hijo en la conversación. Cuando Harrison siguió caminando, el jovencito, Jenson Button, le preguntó a su padre John, casi diez años antes de consagrarse campeón del mundo: “¿Quién era este señor que nos hablaba?”.

Su última presentación musical en público fue en el 40 cumpleaños de Hill, en setiembre de 2000, en una sesión informal: el ex campeón del mundo y el ex beatle tocaron la guitarra. Cuando Harrison comenzó un tratamiento contra su enfermedad en Suiza, Berger puso a su disposición su jet privado para los traslados.

Falleció en noviembre de 2001, a los 58 años, a causa de un cáncer de pulmón: sus cenizas fueron esparcidas en el río Ganges, en la India.

Te puede interesar:  A un año de la muerte de Diego Maradona | Las imágenes del 10

Para el final, una anécdota beatleGrand Prix de Mónaco, 1977. El cronista en los boxes de la ABC norteamericana, que televisaba la carrera bajo el marco del famoso programa “El Ancho Mundo de los Deportes”, era nada menos que Jackie Stewart, que ya había ganado tres veces en ese circuito. Encontró a George y a Ringo Starr en los boxes y les pidió su pálpito para la carrera. “Creo que Jody (Scheckter) va a ganar”, tiró el guitarrista. Pálpito acertado. Pero la respuesta de Ringo no podía ser más absurda: “Gana Fangio…” (El Chueco de Balcarce llevaba dos décadas retirado de las pistas)

Fuente: Pablo Vignone. Original, aquí.

Comments are closed.