Al filo de la Revolución

Guatemala, México, Cuba, el gran recorrido del Che, está en este libro: Al filo de la revolución

“¿Qué había pasado a detalle en esas andanzas del Che en México? Me encontré con que no había ninguna fuente para consultar. Un poco fui agarrando más libros y surgió Hilda Gadea, Alberto Bayo y se me ocurrió hacer la novela”, dice Juan Patricio Riveroll, nacido en México en 1979 y autor de Punto de fuga y Fuegos artificiales.

Ciudad de México, 21 de octubre (MaremotoM).- Hace cinco días tuve la oportunidad de presentar en la Feria del Zócalo un libro maravilloso. Es difícil decir: un libro maravilloso, pero este que investiga sobre la olvidada vida de Ernesto “Che” Guevara en México es realmente atrapante y tiene la bondad y la honestidad de un escritor nuevo y apasionado.

Son muchos adjetivos para dar a conocer Al filo de la revolución (Planeta), de Juan Patricio Riveroll, en momentos que pareciera ser que conocemos todo del gran héroe de la revolución, pero son todos necesarios.

Que sea además alguien de la nueva generación, que no tiene por otro lado nostalgia de algo que pasó y que llega a nuestros días falseada y con intereses espurios, es muy saludable.

México, 1954. Tras abandonar una Guatemala golpeada por la intervención armada de la CIA, Ernesto, un joven médico argentino, cruza la frontera de Chiapas hacia la Ciudad de México. No tiene trabajo y el dinero escasea, pero su plan es vivir ahí algún tiempo antes de seguir su camino hacia Europa o China, lugares que sueña conocer. Trabajando como fotógrafo, vendedor o guardia de seguridad, la capital mexicana lo transforma día con día y lo lleva a reencontrarse con Hilda Gadea, uno de sus grandes amores y con quien pronto se muda a un pequeño departamento en la colonia Cuauhtémoc. Cierta noche, en una de las cenas que la pareja suele organizar con amigos, comparten la mesa con Raúl, un joven cubano recién llegado al país que, al igual que su hermano Fidel, ha tenido que dejar la isla. A raíz de ese encuentro, el destino de Ernesto cambiará para siempre al involucrarse en el plan de los hermanos Castro para liberar Cuba.

Esa es la sinopsis de este libro que su autor, Juan Patricio Riveroll, puesto a soñar, ve como una serie en la televisión.

Te puede interesar:  ¿Qué es la Sociedad Interamericana de Prensa? Saber, antes que padecer

ENTREVISTA EN VIDEO A JUAN PATRICIO RIVEROLL

“¿Qué había pasado a detalle en esas andanzas del Che en México? Me encontré con que no había ninguna fuente para consultar. Un poco fui agarrando más libros y surgió Hilda Gadea, Alberto Bayo y se me ocurrió hacer la novela”, dice Juan Patricio Riveroll, nacido en México en 1979 y autor de Punto de fuga y Fuegos artificiales.

Hay mucha unidad entre el pueblo mexicano y el cubano. Siempre estamos muy cerca de Cuba, algo que no tiene que ver con los gobiernos.

“Siempre se han considerado pueblos hermanos, para Cuba siempre ha sido un lugar importante. Hay una hermandad muy fuerte, una transmisión constante. En México nunca se le ha cerrado las puertas a nadie”, afirma.

La calificación de Fulgencio Batista, ex dictador de Cuba, aparece también en este libro, un poco para refrescar la memoria y otro poco para advertir a las nuevas generaciones de lo que significó la Revolución Cubana.

“A lo largo del tiempo tal vez se olvidan cosas y se trata un poco de repensar la historia. Batista era tremendo y lo que estaba haciendo era terrible con Cuba. Lo que estaba ocurriendo con los mafiosos gringos y Batista, le entregaban carretones de dinero a Batista, que era socio de la mafia. El idealismo de la gente que lo quería cambiar y esa historia de Batista está tan lejana, que ha opacado la esencia de la revolución”, afirma.

Juan Patricio Riveroll
Las palabras de Fidel Castro son importantes, pero Ernesto Guevara tenía a muchos amigos cubanos antes de conocer a Fidel. Foto: Cortesía

“Las palabras de Fidel Castro son importantes, pero Ernesto Guevara tenía a muchos amigos cubanos antes de conocer a Fidel. Hilda Gardea tenía muchos amigos cubanos. Estaba Ñico López, que era un amigo muy fuerte del Che. Eran cubanos que no habían pasado por la escuela ni la universidad, algo que a Guevara nunca le importó”, cuenta.

Guatemala, México, Cuba, el gran recorrido del Che, está en este libro.

La comparación entre Puerto Rico y Cuba ayuda a entender la historia.

“Puerto Rico ha tenido y tiene una historia trágica, por eso de Estados Unidos de no querer soltarla. Ni siquiera el bloqueo histórico se ha ensañado tanto con Cuba”, expresa.

Comments are closed.