Gal Costa

Ha muerto Gal Costa, el planeta enmudece

Hoy ha muerto Gal Costa, probablemente después de Elis Regina, la mejor voz de ese país cercano que tanto nos formó y que ha llegado a México con su voz cristalina y entonada, con su raíz impecable.

Ciudad de México, 9 de noviembre (MaremotoM).- “Gal Costa fue una de las más grandes cantantes del mundo, una de nuestras principales artistas para llevar el nombre y los sonidos de Brasil a todo el planeta. Su talento, técnica y audacia enriquecieron y renovaron nuestra cultura, formaron y marcaron la vida de millones de brasileños”, fue el discurso que acaba de dar Lula, recientemente elegido Presidente de Brasil.

Hoy ha muerto Gal Costa, probablemente después de Elis Regina, la mejor voz de ese país cercano que tanto nos formó y que ha llegado a México con su voz cristalina y entonada, con su raíz impecable.

 Gal Costa
Todo lo que soy, mi voz, mis pasiones, mis impulsos, mis percepciones, mi confianza en la vida, nada sería lo mismo sin Gal Costa, escribió Arnaldo Antunes. Foto: Cortesía

“Bajo el impacto de tu partida, parece que el mundo, el tiempo, el universo ha cambiado. Todo lo que soy, mi voz, mis pasiones, mis impulsos, mis percepciones, mi confianza en la vida, nada sería lo mismo sin Gal Costa. Ahora, además de la inmensa tristeza, solo podemos seguir encantados por su canto, sintiendo toda la intensidad de lo que queda de ella en nosotros”, es la voz de ese cantautor inmenso llamado Arnaldo Antunes.

El periodista argentino Carlos Polimeni la recuerda así: “En Brasil, a los 77 años, murió Gal Costa, acaban de informar sus agentes de prensa. En medio de la tristeza que le producirá la noticia a millones de personas, su partida deja al mundo sin una de las grandes cantantes de la música popular todos los tiempos. Una afinación increíble, una apuesta permanente al buen gusto, la seda o la lija en las interpretaciones, la combinación de tradición y vanguardia.

En la Argentina su versión de “Mañana de domingo”, con Tim Maia, tuvo un gran éxito en los años 80. Pero además, fue figura importante del Tropicalismo, junto a Caetano Veloso, Gilberto Gil, María Bethania y Tom Zé. La entrevisté en su casa en Río, en unos días inolvidables, cuando ni ella misma podía creer cómo sonaban y sonaban sus temas en las radios argentinas. Su simpatía era arrasadora. A los 10 minutos parecíamos amigos de toda la vida. La tristeza no es solo brasileña”.

Te puede interesar:  Recuerdan el lado político de José Saramago, a 100 años de su nacimiento

“La escuché por primera vez con este temazo de Caetano Veloso al que cada tanto vuelvo cuando necesito un poco de sentido y belleza. Cuánta pena”, ha escrito el filósofo argentino Darío Sztajnszrajber.

La brasileña Maria da Graça Costa Penna Burgos, conocida en el mundo de la música como Gal Costa, murió a los 77 años. Costa permanecía de descanso de los conciertos después de someterse a una cirugía para extirpar un nódulo en la fosa nasal derecha. Aún se desconocen los motivos de su sorpresiva muerte.

Ella estaba de gira con el espectáculo Las varias puntas de una estrella, en el que recordaba grandes éxitos de la década de 1980 del cancionero popular de la Música Popular Brasileña.

“Acai”, “Nada más”, “Lucky”y “Luna de miel” eran algunas de las canciones del repertorio.

Cantó “Honey Baby” con “Vapor Barato”, de Zeca Baleiro y lo presentó ante su gran público cuando el artista era muy joven.

La artista nació el 26 de septiembre de 1945 en Salvador, capital del estado de Bahía (nordeste) y fue una de las mayores cantantes de la historia de la música brasileña.

Caetano Veloso, su íntimo amigo ha escrito: Gal era una chica que vivía en la Rua Rio de São Pedro, en Graça. Lo más conmovedor fue la emisión de voz. João Gilberto, Antonio Carlos Jobim y yo notamos esto. Hay muchos otros aspectos en los que la canción brasileña ha sido magnificada por las voces femeninas, pero la emisión de voz en Gal ya era música, independientemente del dominio consciente de las notas. Y esto hizo que su espíritu expresara sutilezas, pensamientos, sentimientos, expectativas, dulzura, espontáneamente.”

Maria Bethania está en shock. El dolor de perder a Gal, Brasil, que se ha dejado encantar por su voz única, magistral, hoy llora entero.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*