La rusofobia

Harto de esta rusofobia imbécil

Esta rusofobia es nazi, es xenófoba y siniestra. Muestra lo que somos, los papis impotentes que fueron a adoptar chicos rubios y baratos y terminaron encerrados en la embajada en Kiev, muestran lo que somos. Un hato de racistas y boludos que nos tragamos como un matambre la enorme mentira del departamento de estado. Hay que reconstruir el muro y acá hay que levantar uno alrededor de CABA. A Córdoba bomba y bomba.

Por Marcelo Tatín Britos

Ciudad de México, 4 de marzo (MaremotoM).- Harto de esta rusofobia imbécil. No es nueva, Europa siempre lo fue desde el final de la Segunda Guerra. Es el paradigma vendido en la Guerra Fría por la CIA.

Después de la caída del muro los rusos pasaron a ser de animales a todos mafiosos u oligarcas. Mientras tanto la OTAN bombardeada los Balcanes y los cascos azules violaban en maza y se daban vuelta para no ver las limpiezas étnicas.

Tan harto que deseo que las tropas rusas pasen por encima de Ucrania y lleguen hasta el Canal de la Mancha y de ahí bombardeen la Abadía de Westminster. Ya no me alcanza repudiar la guerra, quiero que pierda la OTAN, quiero que al títere de Biden que gobierna Ucrania lo cuelguen de un puente como a Mussolini.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

USA tiene más de 200 bases militares en el mundo y Rusia tiene dos, las dos en la frontera con Afganistán. USA violó unilateralmente todos los tratados, siguió con vuelos estratégicos armados con equipo bélico cuando estaba prohibido. Siguió produciendo y desplegando armas nucleares. Tenemos una base militar de la OTAN en Malvinas y como dijo la ex ministra argentina Alicia Castro, la única hipótesis de conflicto es Argentina, sí,  nosotros, nuestro ejército.

Más allá de los pelotudos con la crema rusa y la ensalada, más allá de la lectura maniquea y mentirosa de los medios, incluyendo el progresista Página 12 y la demás mierda. Y los analistas de cotillón que te cuentan donde se crió Putin. Basta.

Esta rusofobia es nazi, es xenófoba y siniestra. Muestra lo que somos, los papis impotentes que fueron a adoptar chicos rubios y baratos y terminaron encerrados en la embajada en Kiev, muestran lo que somos. Un hato de racistas y boludos que nos tragamos como un matambre la enorme mentira del departamento de estado. Hay que reconstruir el muro y acá hay que levantar uno alrededor de CABA. A córdoba bomba y bomba.

Comments are closed.