Dolores Reyes

HAY FESTIVAL: La cuestión burocrática determina una vida: Dolores Reyes

Le digo que hay escritores que hacen las cosas que los otros quieren decir y que esos momentos a veces son los mismos, dando una certeza a este estatus que tiene de “estrella literaria”, en un país donde hay muchas estrellas y muchos “padres” de donde asirse o no de las palabras o los tótems. Se ríe, claro. No se califica como una estrella, pero sabe que su Cometierra la ha hecho viajar por todo el mundo y no para de recibir propuestas para “proyectos interesantes”.

Querétaro, 4 de septiembre (MaremotoM).- Dolores Reyes, la gran autora de Cometierra (Océano) dice que la literatura le cambió la vida. También, al contrario, hay muchos lectores al que leer su novela se vieron reflejados y contenidos por esta historia: “Me acosté en el suelo, sin abrir los ojos. Había aprendido que de esa oscuridad nacían formas. Traté de verlas y de no pensar en nada más, ni siquiera en el dolor que me llegaba desde la panza. Nada, salvo un brillo que miré con toda atención hasta que se transformó en dos ojos negros. Y de a poco, como si la hubiera fabricado la noche, vi la cara de María, los hombros, el pelo que nacía de la oscuridad más profunda que había visto en mi vida”.

Le digo que hay escritores que hacen las cosas que los otros quieren decir y que esos momentos a veces son los mismos, dando una certeza a este estatus que tiene de “estrella literaria”, en un país donde hay muchas estrellas y muchos “padres” de donde asirse o no de las palabras o los tótems. Se ríe, claro. No se califica como una estrella, pero sabe que su Cometierra la ha hecho viajar por todo el mundo y no para de recibir propuestas para “proyectos interesantes”.

Eso ha postergado la salida de Miseria, la continuación de la novela, que finalmente verá la luz el año entrante. Mientras tanto, ha colaborado en Volver a contar, un libro del Hay Festival, con edición de Felipe Restrepo e inspirado en Huaco Retrato (Literatura Random House), de la escritora peruana Gabriela Wiener.

Dolores Reyes
Volver a contar, un proyecto del Hay Festival, que tiene a Dolores Reyes y a otras escritoras. Foto: Cortesía

Se trata de una nueva relación entre el Centro de Excelencia Santo Domingo para la Investigación Latinoamericana (SDCELAR) del Museo Británico y Hay Festival, que inspira nuevas historias basadas en objetos de la colección de las Américas que no están actualmente en exhibición.

Diez escritores trabajaron con curadores del SDCELAR para escribir historias inspiradas en objetos de la colección de Centroamérica y América del Sur del Museo Británico, que se publican en septiembre.

La colección del Museo contiene aproximadamente 62.000 objetos, que abarcan 10.000 años de historia humana en la región y el proyecto Volver a Contar explorará las narrativas sobre nuestro pasado que creamos a través de las colecciones del museo, a pesar de sus lagunas y desarticulaciones. Dolores Reyes escribió sobre una cabeza fragmentada de Manabí, con el título “El nombre de los árboles”.

“El texto me interpeló un montón, era un poco la consigna del proyecto: buscar piezas del museo que nunca fueron mostradas en exposición, crearles una voz, una historia, de darle una oportunidad a esa pieza de dialogar con la sociedad. Es algo que me movilizó, porque tiene mucho que ver con mis intereses literarios. Busqué a una figura femenina, las deidades, las habitantes que moldeaban la tierra con sus manos que la cocían”, afirma en el marco del Hay Festival Querétaro, donde presentó una charla con Yasnaya Aguilar y Cristina Rivera Garza, entre otras.

Te puede interesar:  Peluquería y letras: los avatares de un escritor mexicano en Barcelona
Dolores Reyes
Distribuye Océano. Foto: Cortesía

“Me siento que me senté a escribir e hice una novela que a todos les gustó. Me dan muchas manifestaciones cariñosas. Lo que me pasa mucho es que me dicen gracias por escribir Cometierra, me han parado amigas de las desaparecidas o asesinadas y sienten que hay algo reparatorio en la novela. Tiene que ver con la justicia, que es tan fuerte”, afirma.

“El personaje de Cometierra no es indiferente al dolor de las mujeres, un sentimiento que se siente en las sociedades, en los poderes judiciales, he visto a chicas argentinas con niños a upa, pidiendo órdenes de restricción, para evitar que las maten y la contestación: ven el mes que viene. La cuestión burocrática determina una vida”, agrega.

“Pienso en toda esa gente que está buscando y que se cansó de hacer denuncias. Los buscadores oficiales no suelen hacer mucho. Las denuncias no quieren ser tomadas, cuando en las primeras horas son vitales para encontrar a una chica secuestrada con vida”, me había dicho en la primera entrevista que le hice.

Dolores Reyes
Todas nacimos adentro del patriarcado, muchas veces con el miedo, de no elevar nuestras voces. Foto: Cortesía

La prosa desnuda y salvaje de la prosa de Dolores Reyes la ha convertido en una escritora que se identifica con sus pares y defiende los derechos femeninos.

“Ahora vi en Ciudad de México cuando llegué para el Día de los desaparecidos, vi las intervenciones en las plazas, infinidad de mujeres que faltan, poner rostro y nombre, que es tan necesario. No somos once mujeres asesinadas por día, cada una tiene una vida, una historia, que merece ser valorada, su cuerpo y su persona, que no está pasando actualmente”, afirma.

La vida de Dolores Reyes es complicada. Tiene siete hijos y muchos compromisos literarios. Escribir está en su sangre y es tan importante como el amor que le tiene a sus vástagos.

“Hago como un malabarismo que es seguir a la novela, hice también Volver a contar, hay que conjugar la crianza de mis hijos con los proyectos literarios, es difícil, pero también hermoso. Con mi hijo de once años hacemos tres llamadas diarias. Muchas veces antes de salir a un evento muy importante, por el teléfono lo tengo a él, pidiéndome algo…es gracioso”, cuenta.

Miseria es un libro más extenso, que tiene que ver conque es un libro a dos voces, lo que quería era seguir indagando en mi literatura y el resultado es satisfactorio. Las violencias se actualizan de acuerdo a cada sociedad, la violencia contra las mujeres es universal”, agrega.

Dolores Reyes
A mí la historia de Cometierra, esa prosa desnuda y salvaje, me conmovió mucho. Foto: Cortesía

“Pregúntale a otro escritor lo de Argentina -me dice entre divertida y triste- Acaban de intentar asesinar a la vicepresidenta con un arma a escasos centímetros. Si esa bala salía y la mataban allí, enfrente de todas las cámaras, hubiera sido filmar un feminicidio. Es una locura, es infernal”, afirma.

Dolores Reyes es una escritora honesta. Dice otra vez que la literatura le trajo relaciones profundas e importantes más allá de los hijos. Dice que la literatura escrita por mujeres está de punta de lanza en Argentina. “Hemos ganado la libertad de escribirlo todo, de trabajar con la ficción la violencia, la justicia, impunidades, que eran heridas abiertas, hasta el terror que está dando a escritoras muy valiosas. Siento que por primera vez se valora la literatura escrita por mujeres”, afirma.

Comments are closed.