Rowena Bali

“Hay muchísimas escritoras extraordinarias en México que ni siquiera son leídas”: Rowena Bali

Ahora está muy contenta porque acaba de reeditarse –en una edición maravillosa, gracias a los buenos oficios de Lilia Barajas, la diseñadora de libro- El agente morboso, por NitroPress.

Ciudad de México, 10 de abril (MaremotoM).- Rowena Bali (Cuautla, Estado de Morelos, 1977) siempre está haciendo muchas cosas que no tienen nada que ver con la literatura. Probablemente sea eso lo que la sostiene como una escritora regular y sobre todo sin ese estrés tan propio de alguna gente que hace libros en nuestro país.

Ahora está pintando la casa, a veces se dedica a su vasto jardín, muchas veces hace parapente. Claro que ahora el deporte está parado, como muchas cosas que merced al coronavirus esperan nuevos tiempos para desarrollarse.

Escritora, editora y conductora de radio. Ha publicado los libros de narrativa El agente morboso, El ejército de Sodoma, La herida en el cielo y Cigoto, entre otros. Editora de la revista Cultura Urbana de la UACM. Conductora en la estación de radio Código CDMX, de la Secretaría de Cultura y en Ibero 90.9. de la UIA, Rowena Bali está hondamente ligada a las expresiones literarias. En el medio, claro, “dejo mi casa reluciente”, según dice.

Ahora está muy contenta porque acaba de reeditarse –en una edición maravillosa, gracias a los buenos oficios de Lilia Barajas, la diseñadora de libro- El agente morboso, por NitroPress.

Uno recorre esas páginas y encuentra a ese loco que decide cambiarse de sexo y cuando tiene un pene se convierte en un macho feroz.

“Es una novela falocéntrica”, dice Rowena, no sin cierto aire divertido, porque esta novela, además de narrar a un personaje que en el fondo es triste y carece de cordura, también tiene humor.

Rowena Bali
Las plantas, la pintura, qué te digo, la casa está quedando reluciente. Foto: Cortesía Facebook

–Siempre haciendo cosas, pintando, plantando plantas, haciendo parapentes…

–Lo del parapente no he podido. Están cerrados los despegues y no se puede hacer nada. Las plantas, la pintura, qué te digo, la casa está quedando reluciente.

–Me encanta la edición de NitroPress de El agente morboso. ¿Cómo fue la reedición de este libro tan importante para ti?

–Tenía esa inquietud que salió el libro hace varios años. Siento que le fue muy bien. La tirada fue muy chiquita entonces. Al final, se interesó NitroPress, con Mauricio Bares y Lilia Barajas, el diseño es de Lilia, está lleno de detalles, es muy lindo el trabajo. Quedé feliz y agradecida con los dos. Fue una coedición con la Municipalidad de Puebla. Es mi libro favorito, de todos los que he escrito.

–¿Cómo lo ves ahora, desde el punto de vista literario, cuando ya eres una escritora consumada?

–Este es el libro con el que yo me solté. En el que ya me decidí a hacer un trabajo de más largo aliento. El agente morboso representó la libertad que me llevó incluso hacia el cinismo, a no tener ninguna reserva para decir las cosas. Esto me lo dio también una cierta influencia que tuve de una escritora que estaba leyendo en ese momento. Marie Darrieussecq escribió Marranadas y me pareció una narrativa en la cual la escritora era totalmente libre, podía decir cualquier barbaridad. Fue un descubrimiento de que podíamos narrar así.

Te puede interesar:  "Yo no estaba planeando hacer un libro", dice la ganadora del Premio Juan José Arreola

–Narra la historia de una persona loca y cómo se relaciona con el entorno…también tiene mucho humor

–Sí, es cierto, al menos es una historia que intenta causar risa entre los lectores. A lo largo del proceso mientras la escribía me divertí muchísimo con la historia. Lo que quería decir es alguien que inicia siendo mujer, se enamora de otra mujer y decide ser hombre, pero en el momento que ya tiene un pene es un macho, súper mega macho.

Rowena Bali
El agente morboso, de NitroPress. Foto: Cortesía

–En realidad es una novela sobre el pene

–Sí, claro, es una novela falocéntrica.

–Por otro lado escribiste El ejército de Sodoma, ¿cómo dirías que es tu literatura, un poco buskowskiana, un poco correrse del formalismo?

–El tema del sexo no es algo que analice con mucho detenimiento a la hora de escribir, siempre sale eso. El sexo no es el tema central de mi literatura, me sirve para jugar, para bromear. Entra a escena. Con El ejército de Sodoma, se empalmaron los procesos. Estaba terminando El agente morboso y comencé la otra novela. No son temas fáciles, en El agente morboso el personaje termina siendo triste, un desquiciado, solo, siempre buscando cambiar físicamente para lograr conseguir algo, tratando de tener una vida espiritual pero que no la tiene.

–¿También te interesan los personajes oscuros?

–Hay una tendencia a no poner nombres concretos, en cierta forma son personajes que representan ciertos estereotipos. La personalidad así se cristaliza mucho más, estereotipos de personajes que pueden ser malos, tontos, mamados…

–¿Cómo escribes?

–Hay periodos en los cuales hay una disciplina y hay otros periodos que escribiré cuando tenga muchas ganas.

–¿Qué dirías de la literatura hecha por mujeres, hay como una especie de ciertas escritoras famosas, pero el resto no?

–El tema de la fama es que hay muchas escritoras que tienen la posibilidad de pagar promociones. Nunca ha sido un factor importante para mí. Hay personas que pagan por una serie de cosas. Hay muchísimas escritoras extraordinarias en México que ni siquiera son leídas. Hay una labor por parte de colegas editoras –yo también soy editora- en tratar de difundir a estas creadoras que están haciendo cosas muy interesantes.

Rowena Bali
Hay una labor por parte de colegas editoras –yo también soy editora- en tratar de difundir a estas creadoras que están haciendo cosas muy interesantes. Foto: Cortesía Facebook

–¿Cómo es tu papel de editora?

–Hago la revista Cultura Urbana (UACM), de literatura y de artes visuales, hace años que la estoy haciendo. Hemos pasado por temporadas muy difíciles. Una de ellas es esta. Hemos tenido la oportunidad de publicar a cientos de escritores y artistas visuales.

–¿Qué podemos esperar de ti?

–Ahora estoy terminando una novela, no puedo saber el nombre todavía, pero transcurre cerca del problema del dinero. Es un trabajo que no me genera ninguna ansiedad, lo hago con mucha parsimonia, cada vez que me pongo a escribir lo hago con un placer enorme.

Comments are closed.