Hay que deshacer la idea de que la vida de las mujeres es rosa, es una escritura con sangre: Andrea Fuentes

En el libro Mucha Madre, once escritoras –Gabriela Jauregui, Luisa Fuentes Guaza, Clarisa Moura, Andrea Fuentes, Abril Castro, Violeta Celis, Pilar Villela, Sara Schulz, Ave Barrera, Jazmina Barrera y Gina Jaramillo– y ocho ilustradoras– Amanda Mijangos, Sol Undurraga, Liz Meville, Rachel Levit, Gala Navarro, Sonia Pulido, María Luque y Carmen Segovia– comparten sus ideas, experiencias y prácticas de la maternidad para reinventarla.

Ciudad de México, 9 de septiembre (MaremotoM).- Maternidad implica un debate, no sólo un tema de moda. Hay escritoras que están cansadas de leer de “maternar” y hay otras que han encontrado en ese tema una vía de expresión tan natural como la corrida de toros.

Mucha Madre, editado por Almadía, coordinado por Andrea Fuentes “brota como vislumbre para pensar nuestras maternidades, para cuestionar aquellas que hemos heredado de sistemas de dominación diversos, las construidas para borrar y a la vez instituir, las que se nos compele a llevar a cabo como una realidad o como un hecho”.

En el libro, once escritoras –Gabriela Jauregui, Luisa Fuentes Guaza, Clarisa Moura, Andrea Fuentes, Abril Castro, Violeta Celis, Pilar Villela, Sara Schulz, Ave Barrera, Jazmina Barrera y Gina Jaramillo– y ocho ilustradoras– Amanda Mijangos, Sol Undurraga, Liz Meville, Rachel Levit, Gala Navarro, Sonia Pulido, María Luque y Carmen Segovia– comparten sus ideas, experiencias y prácticas de la maternidad para reinventarla.

ENTREVISTA EN VIDEO A ANDREA FUENTES

“La maternidad no existe. No hay una maternidad: hay múltiples maternidades, porque cada madre y cada contexto en que se es y se existe como madre es diferente; cada posibilidad y utopía son infinitas”, afirma Andrea, fundadora y directora editorial de La Caja de Cerillos Ediciones, estudió Letras Hispánicas en la UNAM y Pintura en la Academia de San Carlos y la ENAP, además de numerosos seminarios sobre Libro y Edición.

“Hay que deshacer la idea de que la vida de las mujeres es rosa, es una escritura con sangre, la sangre de la vida. Parte de la idea de repensar las maternidades, tiene que ver con una escritura de orden doméstico, porque ese pensamiento tiene que ver con un mandato”, afirma.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

“Hay una invención ahí, que no tiene que ver con la leche y de un sistema de vida que nos compete a todos en la sociedad”, agrega.

Mucha Madre
Mucha Madre, editado por Almadía. Foto: Cortesía

La maternidad no era un tema literario. ¿O sí?

“Claramente me empezó a preocupar el tema cuando me convertí en madre. Esta obligación que nos compele a usar un molde vacío. ¿De qué otra manera, cómo hablar de las oscuridades, de los otros asuntos no dichos? Ha habido literatura sobre la maternidad, fue como empezar a descubrir cosas que estaban. No habíamos escuchado la voz de Rosario Castellanos la voz desgarradora de ser madre”, dice Andrea Fuentes.

“Me pongo a escribir y no quise que fuera en solitario. Que esa maternidad colectiva empieza por plantear con voces de mujeres muy distintas. Son mujeres disidentes, pues se han colocado con maneras que se inconforman”, agrega.

¿Qué es ser madre disidente?

“Disidente es alguien que disiente de un estereotipo hegemónico. La institución maternal sigue siendo muy poderosa. Los distintos feminismos han tenido con la maternidad de forma muy diferenciada, incluso hay quienes dicen que no puedes tener hijos si eres feminista. Me interesa mucho pensar por qué sí o por qué no. Pienso que los feminismos son un proceso, disentir de cualquier mandato. Hay otros mandatos que no son los hegemónicos y terminan controlando las maternidades”, expresa.

“Las decisiones y las elecciones sobre las prácticas de la maternidad no son aisladas, sino que están inscriptas en un contexto político, histórico, cultural”, agrega.

Andrea Fuentes
Las decisiones y las elecciones sobre las prácticas de la maternidad no son aisladas. Foto: Cortesía

La institución maternal no sólo es un mandato, sino que es además muy violenta, exigiendo ideas de perfección irrealizable.

En el libro, Andrea Fuentes “es la defensa de poder elegir ser o no ser madre. La maternidad no es una realización de una mujer. Está este libro de Madres arrepentidas, que son voces que denuncian el tema del amor romántico”.

“Por un momento pasamos por la planchada victoriana de las relaciones y de las maternidades. Se trata de desmontar ese mandato, sustraerse como dice Rita Segato a lo bonito”, afirma.

Comments are closed.