2020

HERMANA REPÚBLICA | Discusiones estériles

Mérida, Yucatán, 29 de diciembre (MaremotoM.- El cero es inexistente. Su valor es la nada, y la nada significa cero. Pese a su redondez casi perfecta, hay quienes niegan que el cero deba contarse en la definición de una década. Y sí, para algunos el tercer decenio del segundo milenio de la Era Cristiana comienza el primer día de 2021. Para otros, entre los que me incluyo, este mismo 2019 concluyen los años 10 de este siglo XXI e inicia la década de los 20. ¡Qué despropósito, si cada uno cuenta como se le da la real gana! ¿O no? Abonemos, pues, a la confusión de este enredo numérico.

Porque es algo estéril, como cualquier discusión de cantina, hay que revisar lo que dicen los expertos. Vía Twitter, la Real Academia Española (RAE) atajó el debate hace unos días, cuando se pronunció de esta manera: “#RAEconsultas Estrictamente, cada década comienza en un año acabado en 1 y termina en un año acabado en 0; así, la primera década del siglo XX es la que va de 1901 a 1910; la segunda, de 1911 a 1920; y la próxima comenzará el 1 de enero de 2021” (https://bit.ly/2t8OLh9). Tal sentencia encuentra sustento gracias a que el Calendario Gregoriano, que rige a los occidentales en la cuenta del tiempo, no considera la existencia del año cero. O sea, Cristo nació en el año 1, y de ahí la cuenta de 10 en 10. ¡Vamos a desconocer otra vez la importancia del cero, caramba!

¡Ah, pero no! La empresa de demoscopia británica YouGov realizó una encuesta entre 13 mil 582 personas, de las cuales el 64 por ciento aseguró que la próxima década empezará el 1 de enero de 2020. Esa opinión generalizada me trae a la mente el libro Errores correctos, de Alberto Gómez Font, donde el autor sostiene que el lenguaje es dinámico y está vivo, por lo cual su naturaleza es mutable, evoluciona. Así, lo que hace unas décadas la RAE consideraba incorrecto, al paso de los años y debido al significado que la gente asigna a las palabras y el peso que otorga a los conceptos, los académicos terminan por aceptar y normalizar esa incorrecciones del habla popular. Así, resulta que no existe una sola manera de contar una década. ¡Va de nuevo: cada uno cuenta como se le da la real gana!

Te puede interesar:  La novela y el humor materializan el duelo: Franco Félix, autor de La lengua dormida

Evoco una vez más a la RAE e incluyo al Diccionario Oxford, pues ambos concuerdan que, en estricto sentido de la palabra, el término década refiere a un período de 10 años. Es así como de 2000 a 2009 hay una década, porque en esta cuenta el cero sí vale; mas no ocurre de tal modo si se trata de definir ese lapso como la década de los 2000, pues a decir de la RAE: “Para las décadas que van del año 1 al 10 de cada siglo se usa la expresión «la primera década del siglo…». La expresión *«los 2000» no es correcta” (https://bit.ly/2Q4dzjg). ¡Qué tristeza con las excepciones! ¡Tantos años he vivido en el error! ¿O no?

Resulta que, si nos vamos al estudio de la historia y los movimientos sociales y económicos, nominalmente las décadas están caracterizadas por sucesos trascendentes que las definen. En un artículo escrito para el New York Times, la periodista Janet Maslin reseña el libro Boom!, de Tom Brokaw, donde asegura libremente que las expresiones contraculturales de los años 60 en realidad ocurrieron entre 1964 y 1972, entonces lo que caracterizó a esa década ocurrió entre décadas. Y por tanto, habría traslapes temporales derivados de las expresiones que transformaron a la sociedad, como la Década Perdida en México, que para algunos va de 1973 a 1982, y para otros de 2001 a 2009. ¡Kaboom!

Lo cierto es que, en lo personal, ser purista es algo a lo que le doy cero importancia. Por eso, me quedo con la idea, mal que bien, de que este año 2019 termina la segunda década del siglo XXI y emprendemos el viaje a la década de los 20. El tiempo y sus mediciones, más allá de la cuenta de los años, son cuestiones culturales. Si aún lo dudan, preguntemos en qué año vivimos a la comunidad judía o china o a los ancestrales mayas.

Ya con esta me despido: de tanto mentar a la RAE en estas líneas, recupero lo que la academia considera palabras que explican al año 2019: progreso, deporte, feminizar, constitución, confianza, acogida, elecciones, inteligencia artificial, escuela, clima, euroescéptico, autodeterminación y triunfo.

Comments are closed.