La singular alegría de Twitter

HERMANA REPUBLICA | La singular alegría de Twitter

Mérida, Yucatán, 27 de enero de 2020 (MaremotoM).- Existe una relación fascinante, a veces de amor y otras de odio, pero siempre simbiótica, siempre, propia del ecosistema mediático actual, en la que Twitter dicta las noticias a la prensa, radio y televisión, y luego la red social de microblogging se convierte en caja de resonancia para la información y, por supuesto, la desinformación. Y es que estamos en un proceso ineludible, inevitable, de fusión entre los mundos real y virtual. Tan importante resulta lo que sienten los tuiteros, que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en adelante el Inegi, ha dedicado todo un proyecto para investigar esa singular alegría.

Si navegan la página inegi.org.mx, encontrarán un menú de investigación, donde se encuentran las estadísticas experimentales. Una de ésas, analiza el Estado de ánimo de los tuiteros. Ahí, una gráfica muestra el índice de tuits negativos o positivos que postean sobre algún tema y, en conjunto, indican qué tan enojados o felices andan los mordaces y nunca bien comprendido habitantes de esa plataforma.

La singular alegría de Twitter
La singular alegría de Twitter. Foto: Cortesía

A primera vista, sorprende algo contrario a toda suposición, porque los números reflejan una aparente alegría generalizada a lo largo del tiempo. Con respecto al volumen de tuits recolectados por día, casi todos indican que un mínimo de 60 por ciento de los mensajes sale positivo, mientras que está difícil encontrar fechas cuando las comunicaciones aparezcan mayormente negativas. O sea, la mítica furia y coraje de los tuiteros es eso: mítica, de mito que viene del superlativo mitote; al parecer se trata de una mentira desproporcionada. Y sí: hay días en los que alcanzan desmesurada alegría, y en los más bajos se diría que están contentos. ¿Quién dice que en Twitter todo es maledicencia?

Diseñada para ser interactiva, esta investigación del Inegi desagrega los datos por día, semana, mes, año, período específico y acumulados desde su creación. Además, facilita un análisis más detallado para ver cuáles fueron los temas preponderantes en la conversación nacional o por estado de la República. A través de nubes de palabras, distingue día por día cuáles fueron los tópicos de mayor relevancia y el lugar que ocuparon por su importancia.

Un día particularmente complicado fue el 18 de octubre, después del llamada Culiacanazo, hecho noticioso que estremeció a la opinión pública (o lo que eso signifique). La observación de esa fecha particular muestra cómo Twitter se convirtió en campo de batalla, y la manera en la que se destiló el coraje, a la vez que visualiza los hashtags con los que intentaron “desinflar” la acometida del enojo. En contraste, pareciera que el 1 de enero de 2020 todo fue parabienes y buenos deseos. Así, pueden repetirse estas consultas y compararlas con las noticias que alanzaron las primeras planas. Queda clara, entonces, la simbiosis mediática de la que se habló en el principio. Más que la verdad, resulta fascinante mirar esto. Es una forma directa de tomarle el pulso a la formación del discurso y las narrativas que moldean nuestra cultura: ¡La cultura que está viva en las interacciones cotidianas de los mexicanos!

Te puede interesar:  La poesía es lo que te permite afirmar de manera categórica que estás en el centro del mundo: Jorge Humberto Chávez
La singular alegría de Twitter
La singular alegría de Twitter. Foto: Cortesía

Todo esto es posible, según explica el Inegi, gracias a una programación de inteligencia artificial, o mejor dicho de aprendizaje automatizado (machine learning, por su definición en inglés). El proceso inició con “la clasificación manual de un subconjunto de tamaño reducido de tuits en la que se asigna una etiqueta de acuerdo a la carga emotiva de cada tuit. La etiqueta asignada a cada tuit se define como positiva, negativa o neutra… más de 5 000 estudiantes etiquetaron manualmente miles de tuits. En este ejercicio, cada tuit se presentó múltiples ocasiones a los estudiantes con la finalidad de que un solo tuit fuera etiquetado varias veces y de esta manera lograr un consenso en la etiqueta”. Bueno, los detalles de cómo desarrollaron algoritmos innovadores de aprendizaje estadístico, así como otras etapas del desarrollo, pueden consultarse en el sitio donde está la herramienta de visualización. Queda de tarea para quien se interese.

Las redes sociales, de ese modo, son espacios en los que pueden iniciarse linchamientos mediáticos muy crueles, despiadados; pero también emergen como campos a los que acuden las personas para involucrarse en la conversación nacional, y opinar para lo bueno y lo malo desde la comodidad de sus dispositivos móviles o computadoras, que bien vistos tales aparatos representan extensiones de la personalidad misma que, al menos en Twitter, se muestra general y colectivamente alegre.

Ya con esta me despido: Pueden buscarme en Twitter como @alexpulidocayon

Comments are closed.