Hoy somos mejores: La legalización del aborto en Argentina

Inmediatamente después de la votación, todos los grandes medios alrededor del mundo publicaron la noticia. Destacaron que la Argentina es el primer gran país latinoamericano en legalizar el acceso al aborto, aun estando inserta en una región con fuerte presencia del catolicismo, en el país nada más ni nada menos del Papa Francisco.

Por Noelia Barral Grigera, para Cenital

Ciudad de México, 30 de diciembre (MaremotoM).- Es un día inolvidable. Hoy las mujeres y personas gestantes en Argentina dejamos de ser ciudadanas de segunda. Sí, que se te erice la piel. El Congreso legalizó el aborto hasta la semana 14 de gestación. Somos dueñas de nuestros cuerpos. Y el país sigue inscribiéndose en la historia grande de la ampliación de derechos.

El minuto a minuto del poroteo

Odio mucho la palabra poroteo. Pero sé que la entendemos todos, así que hablemos un poco de él. La suerte del proyecto empezó a quedar definida a las 21:40 cuando la radical entrerriana Stela Olalla reveló su apoyo a la legalización. Desató entonces una catarata de indefinidos que se sumaron al apoyo: Lucila Crexell, Sergio Leavy, Edgardo Kueider, Oscar Castillo y Alberto Weretilneck fueron dejando a lo largo de la sesión ese pelotón mientras anunciaban sus votos a favor. Es decir que todos y cada uno de los que parecían dudosos al comenzar la sesión se volcaron hacia la legalización. Se terminó de consolidar incluso antes de la medianoche un escenario en el que para el sector que rechazaba el proyecto era imposible crecer.

El clima dentro del Congreso fue raro. No dejamos de estar atravesados por una pandemia, que obligó a muchos de los senadores y las senadoras a hablar desde sus despachos, aún estando presentes en el edificio del Palacio Legislativo. Afuera, en cambio, no hubo mayores precauciones. Con poquísimo distanciamiento social, una mitad de la plaza Congreso festejaba y la otra miraba transcurrir la sesión con la conciencia de la derrota inminente. Aun así, faltaban todavía algunas sorpresas que sólo se revelarían al momento de la votación. A las 4:12 de la madrugada el tablero marcó 38 votos a favor y 29 en contra, con la sorpresiva abstención del peronista jujeño Guillermo Snopek, que en 2018 había votado en contra, y con dos ausentes más: Adolfo Rodríguez Saá y Clara Vega, que se esperaba votaran por el rechazo. Fue así como se construyó no sólo un número contundente de expresiones a favor sino también un número llamativamente bajo de votos en contra. El aborto legal, seguro y gratuito, dijo el Senado de la Nación, quedaba convertido en ley.

El mundo nos mira

Inmediatamente después de la votación, todos los grandes medios alrededor del mundo publicaron la noticia. Destacaron que la Argentina es el primer gran país latinoamericano en legalizar el acceso al aborto, aun estando inserta en una región con fuerte presencia del catolicismo, en el país nada más ni nada menos del Papa Francisco.

En el continente, el aborto es legal en Canadá, Estados Unidos, en los estados mexicanos de Chiapas y DF, Cuba, Guyana y Uruguay. Por eso, los medios internacionales observaron que nuestro Congreso acaba de marcar un rumbo para otros países de la región. Algunos de ellos ni siquiera permiten interrumpir un embarazo fruto de una violación y otros, como El Salvador, llegan al extremo de encarcelar a mujeres que sufrieron abortos espontáneos.

La revolución que nos tocó

Este que resonó en cada rincón del mundo fue un logro de la única revolución realmente existente en este momento en el planeta: el feminismo. Un colectivo heterogéneo, múltiple, inclusivo, horizontal y diverso que en los últimos años, de 2015 a esta parte, irrumpió con fuerza en nuestras vidas cotidianas, cambiando y discutiendo costumbres, hábitos y formas de vincularnos. Un colectivo que, desde la Argentina, es vanguardia global, alimentando y acompañando la esperanza y la lucha por la ampliación de derechos en millones de mujeres en los cinco continentes.

Te puede interesar:  Cuatro aspectos que definen a los nuevos líderes de la revolución turística en Latinoamérica

La primera marcha para pedir la legalización del aborto en Buenos Aires, frente al Congreso, ocurrió hace 36 años, en 1984. Fue una manifestación que plantó una semilla imparable. En 1988 se formó la Comisión por el Derecho al Aborto. En 1992 se presentó en el Congreso el primer proyecto de ley para discutir la legalización. En 2005 nació la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito que impulsó, dos años después, otro proyecto de ley. Un texto que volvería a ser presentado insistentemente siete veces más, una vez cada dos años, ante la indiferencia casi absoluta de diputados y senadores. Hasta que llegó 2018, con la habilitación del debate que, sin euforia y con escasísimo cálculo político franqueó Mauricio Macri. En el medio de esa historia, dos hitos: el fallo FAL de la Corte Suprema en 2012 y la primera marcha Ni Una Menos en 2015. Y finalmente, este año, un mojón importantísimo: por primera vez el Poder Ejecutivo Nacional hizo suyo el reclamo y el proyecto. Lo presentó, lo trabajó, lo militó y lo garantizó. En esa historia, innumerables mujeres y varones pusieron su fuerza, su tiempo, su cuerpo, su prestigio y su inteligencia para lograr el resultado de esta madrugada. Pavada de construcción política y democrática parió a la legalización del aborto en la Argentina.

¿No les da ansiedad por ver cómo vamos a seguir cambiándolo todo? A mí sí.

La promulgación, en unos días

La Ley comenzará a regir en todo el territorio nacional en cuanto sea promulgada por el Poder Ejecutivo. El presidente Alberto Fernández evalúa dar ese paso en un acto público, aunque eso será dentro de unos días -probablemente una semana- porque esperará a que regrese a Buenos Aires la redactora del proyecto, su secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, quien tras la sesión y sus repercusiones iniciará un muy merecido descanso.

El ministerio de Salud se viene preparando para el momento en que la ley empiece a regir. En medio de la gestión de una pandemia global, en medio de la organización de la mayor campaña de vacunación de la historia argentina, Salud compró durante este año 35.000 tratamientos de 12 comprimidos de misoprostol cada uno. Y prevé en 2021 comprar el doble. Además, algunas provincias y la Ciudad también se abastecieron para estar listos cuando sea necesario.

Ese camino hacia la implementación de la ley, sin embargo, no será despejado. Silvia Elías de Pérez ya anticipó presentaciones judiciales para pedir la declaración de inconstitucionalidad de la norma. Aunque suena improbable que tengan éxito con una Corte que falló FAL hace nada más que ocho años.

Aborto en Argentina
Chicas, desde hoy nuestros cuerpos dejan de estar al servicio obligado de la reproducción. Foto: Cortesía

Hoy somos mejores

Me tomo ahora estas últimas líneas para escribirles a mis compañeras de lucha. Porque soy periodista pero también y sobre todo soy feminista. Chicas, desde hoy nuestros cuerpos dejan de estar al servicio obligado de la reproducción. Ya no será potestad de la sociedad decidir sobre nuestros embarazos. Y el Estado argentino salda con nosotros una deuda histórica, ya no condenándonos más a la clandestinidad e inseguridad cuando queramos ejercer nuestro derecho a la salud. Las posibilidades que se abren para nosotras y para las que vendrán son realmente infinitas. Abracemos esa vastedad, hagámosla nuestra, ganemos el mundo.

Pero nosotras sabemos que por cada una de las muertas y presas por abortar, hoy festejamos sin olvidar. Y festejamos también sabiendo que nuestra lucha empezó hace décadas y no termina acá. Sigue. Porque en el continente y en el mundo hay compañeras que nos necesitan y hay peleas que nos esperan. Ahora que estamos juntas, ahora que sí nos ven, vamos a combatir cada injusticia. Porque luchar sirve. Vaya si sirve.

Salud, hermanas. Hoy hicimos un país mejor.

Fuente: Cenital / Original aquí.

Comments are closed.