Inundación Castálida

Inundación Castálida, una publicación que está haciendo historia

Inundación Castálida, la revista que dirige Moramay Kuri, para el Claustro Sor Juana.

Ciudad de México, 22 de enero (MaremotoM).- Cada dos meses, la publicación Inundación Castálida, del Claustro Sor Juana, dirigida por Moramay Kuri, nos da un panorama no sólo de la visión lúcida de quien la maneja, sino de una imagen de lo que hoy en la cultura importa.

Es cierto que tenemos que saber la cantidad de gente que no ha cobrado, de la cantidad de declaraciones y de posturas que la actual Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, no produce, de la falta de actitud gubernamental en este tema que nos duele y hace de nuestra vida tomar un rumbo definido. Vivimos de la cultura, hacemos la cultura.

Pero también es cierto, que hay que seguir, utilizando los pocos mecanismos que tenemos, tratando siempre de ir adelante, marcando lo que culturalmente somos y que quedará más allá de los gobiernos y de sus funcionarios ineptos.

Por eso, Inundación Castálida es una publicación que hará historia.

Tenemos un dibujo certero y conmovedor de Rafael Tovar y de Teresa, en un homenaje que le realiza la revista en uno de sus últimos números.

Comienza con el artículo Toda una vida, escrita por Rafael Tovar y de Teresa (1954-2016), al cumplirse tres años de su muerte, donde analiza la relación con su progenitor, hablando precisamente de su profesión, que unió a la experiencia de la familia porque para él trabajar era su encanto. “Pero lo que más valoro de lo que mi padre me dejó, fue su última mirada. Una mirada fija, intensa, tranquila. La mirada de alguien que ya cumplió y que cumplió bien. Incluso, en el momento de su muerte, mi padre fue considerado. Quiero creer que abrió los ojos para verme pues sabía lo que eso significaría para mí en ese momento y que se convertiría en una de las experiencias que atesoraría todos los días de mi vida. Así, con ese final, mi padre honró uno de los lemas de familia: Una buena muerte honra toda una vida. Sin embargo, lo que honrará siempre la vida de mi padre será su trabajo y su legado”.

Inundación Castálida
Inundación Castálida, muchos números, una gran dirección y ojalá que tenga mucho futuro. Foto: Facebook

Edgardo Bermejo Mora habla de Rafael Tovar como escritor: “En la cartografía literaria hay por lo menos tres vertientes que fluyen, navegan, se entrecruzan y desembocan en el mar de su trabajo escritural: la historia de México, particularmente ese punto de quiebre que representó el fin de la era porfirista en los albores del siglo XX; la memoria documentada, nostálgica e íntima de la genealogía familiar, un territorio poco explorado por nuestras letras que la prosa de Tovar supo recorrer hasta otorgarle la dimensión universal que le corresponde –si consideramos que la historia del esplendor, decadencia, ruina y renacimiento de una familia, de una nación o de una civilización es un tema clásico y una metáfora de quienes somos- y finalmente los itinerarios de un escritor ilustrado que se abisma a explicarnos al mundo a través de sus paseos recurrentes por el Ágora de las bellas artes: de pinceladas saturadas de música, pintura, arquitectura, cine, literatura, historia y mitología está compuesto el lienzo narrativo de un autor que se asomó al mundo con el ojo, el oído y el pensamiento bien atemperados”.

Te puede interesar:  Benjamín, un cuento de Bruno Martínez: Un niño escribe para niños

Ricardo Cayuela recuerda la “tipografía renacentista” de Rafael: “En una de esas tardes del altiplano en que te mojas, aunque lleves paraguas, en el auditorio Torres Bodet del Museo de Antropología, lo vi dialogar con una solvente historiadora británica sobre el fin de la era victoriana. Durante la charla, le precisó, con flema e ironía mexicanas, ciertos detalles de la genealogía de los Romanov”, recuerda.

Moramay Kuri con Fernando del Paso. Foto: Facebook

La revista está diseñada con cartas, dibujos, de grandes artistas mexicanos dedicados a Rafael, como la hermosa misiva de Juan Soriano, que antecede el hermoso perfil que construye Federico Reyes Heroles, diciendo al final: “Por muchos motivos, siempre lo vamos a extrañar. Como esposo, como padre, como amigo, como simple ser humano de una gran nobleza, su sitio en este mundo es irremplazable. Por cierto, Rafael, ¿cuál es el próximo concierto que no podemos perdernos? Porque tú, de seguro, ya lo estás escuchando”.

Una hermosa ilustración sobre la India abre el otro lado de la revista, porque Inundación Castálida es dos revistas sobre una y desde Octavio Paz, pasando por Roberto Calasso, hasta Miriam Moscona, muchos hablan de esa enigmático y sugerente país que tuvimos como Invitado de Honor en la reciente Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

Otro número dedicado al pintor puertorriqueño Antonio Martorell y a los traductores, nos dicen que todavía tenemos mucho para leer, mientras esperamos el próximo número. ¡Viva Inundación Castálida!

Comments are closed.