Irán Gales

Irán

Charly García, que siempre quiso mucho a Maradona pero nunca se ocupó en detalle de los mundiales, provocó que desarmarse y sangrar sea un acto de hermosura en menos de medio poema y quizás por eso cantó: “Tu tiempo es un vidrio, tu amor un faquir”.

Ciudad de México, 26 de noviembre (MaremotoM).- 1) Carlitos Chaplin, que siempre se ocupó de la sonrisa pero nunca de los mundiales, logró poner de acuerdo a la humanidad con la ternura en la mitad de un segundo y quizás por eso afirmó: “El tiempo es el mejor autor, siempre encuentra un final perfecto”.

2) Salvador Dalí, que siempre se ocupó de los colores pero nunca de los mundiales, consiguió articular la belleza de una obra con la emoción de millones en la mitad de un parpadeo y quizás por eso sostuvo: “El tiempo es una de las pocas cosas importantes que nos quedan”.

3) Plutarco, que siempre se ocupó de la historia pero nunca de los mundiales, se las arregló para contar las luchas de los pueblos como tensión entre la opresión y la libertad en la mitad de una página y quizás por eso recordó: “Cuando le preguntaban qué era el tiempo, Pitágoras respondía que era el alma de este mundo”.

4) Jean Paul Sartre, que siempre se ocupó de las ideas pero nunca de los mundiales, consiguió explicar que los abismos de la existencia no merecen ser siempre abismos en menos de media oración delante de una multitud y quizás por eso reclamó: “No perdamos nada de nuestro tiempo: quizás los hubo más bellos pero este es el nuestro”.

5) Charly García, que siempre quiso mucho a Maradona pero nunca se ocupó en detalle de los mundiales, provocó que desarmarse y sangrar sea un acto de hermosura en menos de medio poema y quizás por eso cantó: “Tu tiempo es un vidrio, tu amor un faquir”.

6) Los jugadores de Irán, que sienten que su vida y el Mundial de Qatar son casi lo mismo, metieron dos goles frente a Gales cuando quienes no saben lo que es el tiempo creían que se había acabado precisamente el tiempo y, entonces, no sólo ganaron un partido que parecía condenarlos al empate y al desaliento sino que permitieron que el fútbol, ese arte que se empecina en desafiar al tiempo, se acordara de Chaplin, de Dalí, de Plutarco, de Sartre y de Charly y les hiciera un hermoso homenaje.

Comments are closed.