Isaac Rosa

Isaac Rosa gana el Premio de novela Seix Barral, con su obra Lugar Seguro

En el concurso han participado 900 autores, de lugares como Jamaica, Israel, Rusia o Australia, la gran mayoría siguen procediendo del territorio español (la mitad de los presentados proceden de alguna región española), seguido de Latinoamérica (casi un tercio de los presentados).

Ciudad de México, 8 de febrero (MaremotoM).- La presente convocatoria del Premio Biblioteca Breve ha transcurrido en su totalidad en el marco de la pandemia, desde que se inauguró en febrero de 2021 durante la rueda de prensa en que se hizo público el fallo a favor de Trigo limpio, la excelente novela de Juan Manuel Gil, hasta el cierre de la recepción de manuscritos, el pasado día 1 de octubre.

“Ha sido un año difícil, retador y vertiginoso en el que todo el sector editorial, especialmente los formidables libreros, ha dado un paso de gigante para adaptarse a un entorno en constante cambio, en el que la única certeza ha sido la incertidumbre, además de la constatación de que el libro sigue siendo para todos nosotros, los lectores, un lugar en el que refugiarnos”, ha dicho la directora general de Seix Barral, Elena Ramírez.

En el concurso han participado 900 autores, de lugares como Jamaica, Israel, Rusia o Australia, la gran mayoría siguen procediendo del territorio español (la mitad de los presentados proceden de alguna región española), seguido de Latinoamérica (casi un tercio de los presentados).

Isaac Rosa
Isaac Rosa nació en Sevilla. Foto: Cortesía

Es llamativo el incremento una vez más de la novela negra,el ascenso de la distopía, la fantasía y la ciencia ficción y la irrupción de la novela de crítica social o satírica en el marco del entorno laboral. También la inclusión de personajes o temáticas LGTBI+ en las tramas.

Quien ha ganado esta vez el Premio Seix Barral es Isacc Rosa, con su novela Lugar Seguro.

Segismundo García es un comercial venido a menos que cree haber encontrado el negocio de su vida: la venta y construcción de búnkeres low-cost dirigidos a las clases más humildes, en un momento en que la instalación de refugios en viviendas de clase alta se ha convertido en tendencia y los más ricos se dedican a protegerse y prepararse para futuros desastres. Lugar Seguro es el nombre de la empresa porque es eso lo que ofrece a sus clientes: un boleto ganador, un sálvese quien pueda, la única posibilidad de sobrevivir al temido colapso global.

Pero Segismundo no está en su mejor momento personal ni económico. Ha levantado un castillo de naipes que en cualquier momento se puede venir abajo y tiene una relación problemática con su padre y con su hijo. Su padre, también llamado Segismundo García, fue a parar a la cárcel envuelto en el escándalo de la quiebra de un turbio negocio de clínicas dentales low-cost. Salió de prisión por demencia senil, pero antes de perder la cabeza le confesó a Segismundo que tenía escondida una gran cantidad de dinero en un lugar seguro. Por su parte, su hijo adolescente, Segis, sigue los pasos “emprendedores” de la familia y monta todo tipo de chanchullos para ganar dinero fácil. El último, un negocio de apuestas en pleno instituto, se le ha ido de las manos. Tres generaciones de pillos, tres generaciones de Segismundos, obsesionados con el ascenso social, pero que se estrellan una y otra vez.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Isaac Rosa
Lugar seguro, de Seix Barral. Foto: Cortesía

Ambientado en un futuro muy próximo, Lugar seguro se desarrolla en tan solo 24 horas, en las cuales el lector acompaña al protagonista en la búsqueda de un tesoro escondido. En su recorrido veremos un mundo polarizado por el miedo que se parece mucho al nuestro y en el que, frente a la explotación de la inseguridad ciudadana, también han surgido diversos movimientos activistas que creen que otro mundo es posible a partir de nuevas formas de organización colectivas basadas en el cuidado mutuo, la reconstucción comunitaria y otras formas de trabajar y consumir. Una posibilidad de cambio social que el protagonista ve con escepticismo e incluso con cinismo y que plantea al lector un reto en una época en que las únicas ficciones futuristas son invariablemente apocalípticas: ¿puede la ficción imaginar un futuro que no sea distópico?

Isaac Rosa nació en Sevilla en 1974. Ha publicado las novelas La malamemoria (1999), posteriormente reelabo-rada en ¡Otra maldita novela sobre la Guerra Civil! (2007), El vano ayer (2004), que fue galardonada en 2005 con el Premio Rómulo Gallegos, el Premio Ojo Crítico y el Premio Andalucía de la Crítica; El país del miedo (2008), reconocida por los editores con el Premio Fundación J. M. Lara como mejor novela del año; La mano invisible (2011), La habitación oscura (2013), Premio Cálamo y Feliz final (2018), todas ellas publicadas en Seix Barral. Columnista de prensa, es también autor de guiones de cómic, novelas juveniles y libros de relatos, entre los que destaca Tiza roja (Seix Barral, 2020). Su obra ha sido traducida a varios idiomas y llevada al cine en tres ocasiones.

Comments are closed.