Isaí Moreno: “Mi literatura privilegia el mundo personal y no refleja el mundo de los noticieros”

Por supuesto que está el 11-S en Orange Road (NitroPress), que es un modo de recordar cuando el mundo que ahora sentimos y vemos comenzó.

Ciudad de México, 10 de mayo (MaremotoM).- La novela distópica Orange Road (NitroPress) nació primero del título. Algo tenían esas dos palabras para su autor, Isaí Moreno (México, 1967), que así nombró a su nueva novela. De formación físico y matemático, podría decirse que los intereses del escritor están en la ciencia ficción o en ese preguntarse qué seremos conforme a los logaritmos existenciales, a este estar un poco desesperados, un poco sin saber qué hacer.

La distopía viene de una secta religiosa y él mismo, que fue vegano, poco a poco se dio cuenta de que también tenía cierta tendencia al ala radical de un grupo que se sostiene diciendo que ellos son los mejores y que los demás deben morir.

¿Qué encierra Orange Road, ese punto de fuga en cuya línea recta uno puede perderse para siempre?, se pregunta la sinopsis. Y se contesta El ala radical de una secta religiosa de corte milenarista apocalíptico, cuando se retira a las inmediaciones de Orange Road, carretera internada en el desierto bajo el sol ardiente, para planear un atentado terrorista que muestre al mundo el resplandor que se avecina.

Por supuesto que está el 11-S, que es un modo de recordar cuando el mundo que ahora sentimos y vemos comenzó.

Isaí Moreno es profesor en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, donde imparte cursos en la carrera de Creación Literaria. Algunos de sus reconocimientos son el Premio Juan Rulfo de Primera Novela y el Premio Nacional de Novela Corta Juan García Ponce, con precisamente Orange Road.

–Me seduce hacer esta nota porque la novela pertenece a una editorial independiente

–Tienen la elección de publicar lo que desean. También porque se crean sus propios desafíos, parar encontrar su manera de distribución, de publicitar su trabajo. Lo lindas que son las ediciones de NitroPress.

Isaí Moreno
Una novela distópica. Foto: Cortesía

–¿Cómo es la literatura en ti?

–Mi acercamiento empieza con la lectura, luego con la poesía, algunos talleres literarios, uno con Mario González Suárez y Daniel Sada, mi mentor, mi maestro. Con él aprendí que era realmente la novela. Algo que decía que de entrada se trata de narrar, de contar, conocer el mundo, conocer detalles íntimos del mundo. Tú no puedes ser novelista si no tienes ambición, si no buscas el misterios, pero ante todo, no pues ser novelista si no conoces el alma humana. Sada decía que si quisiéramos salir de la novela podíamos salir, pero para contar algo interesante.

–¿Qué alma humana tiene Orange Road?

–En Orange Road está en una ambición bastante personal del narrador, que es Luis. Esa alma humana supeditada al alma de la hermandad es sacrificada y escindida. El alma humana se hace a un lado.

–¿Es una novela distópica?

–Sí, podríamos verla así. Una novela de pre-Apocalipsis, prepara la distopía. Siempre he definido a la distopía como una utopía inversa y en cierto modo la novela es como una utopía también.

Te puede interesar:  La música tradicional perdura en el tiempo: Pablo Gómez Molina
Isaí Moreno
Que en ciertos Estados como Cataluña se estén retirando libros, para mí es un inicio de fuerte terror. Foto: MaremotoM

–Se inspira en estos tiempos

–Justamente en estos momentos veo distopías globales, pero también las veo en un nivel más cerrado, como esas posiciones políticamente correctas. Que usemos cierto lenguaje, que no usemos muchas palabras, que en ciertos Estados como Cataluña se estén retirando libros, para mí es un inicio de fuerte terror.

–La gente que vive en el siglo XIX, ahora en el siglo XXI, también es terrorífica

–Son marcas distópicas, en este caso las vivimos normalmente, nos fascina, ver ese Gran Hermano con Donald Trump, con Kim Jong-un, estamos viendo a un nivel más bajo que estén sacando libros de los niños en Barcelona porque son sexistas y donde un niño ve un lobo, ve a un lobo, no ve a un depredador sexual. Son desafíos que nos plantea el nuevo milenio.

–¿El desafío pasa por la ciencia ficción para ti?

–De entrada uno crea sus propias realidades, sí hay un desafío, la literatura que estamos escribiendo en México se trata de escribir escenarios o que evoquen un universo particular. Privilegiar el mundo personal, por supuesto que va a reflejar cosas de nuestro alrededor, pero no va a reflejar el mundo de los noticieros.

–¿Qué piensas de la ciencia ficción?

–La ciencia ficción es un realismo exacerbado. Mi primera novela es una especie de ciencia ficción, soy amante del género, es el realismo más puro que hay. Todos esos espacios posibles que los maestros vieron, no dejan de ser realismo, realismo en el más amplio sentido. Es el espejo mas nítido de la condición humana. No soy genérico, aunque tengo la intención de probar el género, como exploración. La escritura del género del siglo XIX, nos heredó todo lo que hacemos.

–¿La novela de qué inspiración viene?

–La novela sale de una fascinación que tuve por el título. Lo vi en algún lado. Quería hacer una exploración de algo que no veía bien, un tanto con mi formación, con mi vida personal pasando por una secta religiosa, quería contar eso, del lenguaje, del fanatismo. Yo lo viví en parte en mi juventud. Era vegano y me di cuenta de que era una especie de sectarismo. Lo vi en esa gente que espera a los OVNIS. Fui con ellos a las pirámides a hacer un ritual para que aparecieran los extraterrestres. Son cosas raras y a la vez fascinantes.

–En Orange Road no hay Dios. Hay religión, sin él

–Es cierto. La exclusión es lo que asusta. Debería ser al revés, siempre se habla del odio al otro, en lugar de amar al diferente.

–¿Qué piensas del feminismo, en relación con lo que dices?

–Aquí, en este caso, en México, es algo necesario, ante la indiferencia de las autoridades. Las mujeres están indefensas. Aunque me extraña en este punto cierto radicalismo, lo que debe hacerse es un acercamiento a los otros. He visto mucho odio a los hombres, también hay que hablar del amor a la mujer.

Comments are closed.