IV Festival Hispanoamericano de Escritores

IV Festival Hispanoamericano de Escritores en las Islas Canarias, México: País Invitado

Dentro de unos días se celebrará el IV Festival Hispanoamericano de Escritores, entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre.  Esta edición fue aplazada en 2021 debido a la erupción volcánica en la isla de La Palma, hecho que estremeció al mundo que miraba aquella emergencia, teñida y nublada por luces colores, lava y piedra, con asombro y sensibilidad.

Ciudad de México, 21 de septiembre (MaremotoM).- Este año se repone la invitación a México, con una hermandad fortalecida, el 19 de septiembre, es también para este país un día en que la tierra se impone ante la humanidad, dejando estragos, enfrentándonos a retos, pérdidas y poniendo a prueba nuestra solidaridad.

La Ciudad de México ha sufrido en esta misma fecha tres sismos de gran escala en el año de 1985, en 2017, en 2022, dejando duelo y aprendizajes. La Isla de La Palma, vivió una situación similar por la erupción de su volcán en 2021.

 

“Por razones volcánicas y sísmicas, canarios y mexicanos nos sentimos hermanos, unidos por eso que ahora llaman resiliencia”.  Jorge F. Hernández, Escritor Mexicano.

Será un Hispanoamericano en tiempos de post-erupción, en la que los palmeros intentan recuperar, en la medida de lo posible, lo perdido, conscientes de las enormes pérdidas materiales y humanas, que bajo las coladas de lava y ceniza siguen ahí.

IV Festival Hispanoamericano de Escritores
IV Festival Hispanoamericano de Escritores

En este contexto, el Hispanoamericano de Escritores impulsa una serie de acciones; primero, ha convocado a notables plumas a plasmar textos, crónicas y poesía en torno al tema del volcán, en este ejercicio habitan coincidencias literarias y artísticas en todas sus disciplinas. Canarios y mexicanos, evocan a sus volcanes, recapitulan textos desde Sabines hasta Elsa López (la gran poeta canaria) y refieren la obra del emblemático pintor mexicano Gerardo Murillo (Dr. ATL).

Posteriormente, en los próximos días en el municipio de Los Llanos de Aridane, en la llamada Isla Bonita (La Palma, Canarias), se vivirán diversos actos literarios, para recapitular entre escritores y ciudadanos los hechos y las letras que nos unen.

“La manera que la literatura tiene de tocar las cosas para volverlas sentido, verdad, tiempo, distancia y dignidad”. Nicolás Melini, escritor Canario y Director del Festival Hispanoamericano de Escritores.

El Festival Hispanoamericano de Escritores cuenta con el apoyo y alianza del Instituto Cervantes, Fundación Universidad de Guadalajara, La Asociación de Academias de La Lengua Española, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, La Orden Galdosiana, Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, el Cabildo de La Palma, El instituto de Astrofísica de Canarias y Conexión Grupo.

Te puede interesar:  Última función de la ópera La sed de los cometas en la tercera jornada del Festival CulturaUNAM
IV Festival Hispanoamericano de Escritores
Los autores presentes en el IV Festival Hispanoamericano de Escritores. Foto: Cortesía

En el siglo XVI, la isla de La Palma recibió el privilegio de comerciar con América. La prosperidad de la isla, al principio de su historia moderna, se encuentra especialmente ligada a este hecho. La isla se convirtió enseguida en uno de los puertos más importantes del Imperio Español. Los otros puertos que atesoraban este privilegio eran Amberes y Sevilla. La isla de La Palma, por tanto, fue para los americanos, en aquel momento —primeros años de hispanidad—, la tierra española más próxima a América.

Es mucho lo común, lo compartido y lo asimilado entre América y La Palma. Se trata de territorios hermanados por diversos hitos históricos y un buen número de manifestaciones culturales, además de por la lengua. Migraciones de ida y vuelta, cultivos, gastronomía, la música popular, la arquitectura colonial, y —entre otras muchas cosas más—, la música del propio idioma español, que produce múltiples y diversas simpatías entre americanos y canarios. La Palma, como el conjunto de Canarias, es esa tierra a medio camino, atlántica, entre el territorio español peninsular y los países americanos de habla española (y viceversa).

En la Plaza de España de la ciudad de Los Llanos de Aridane se encuentran los laureles de Indias que los emigrantes de Los Llanos llevaron para su tierra a la vuelta de Cuba. El Cristo de la Salud, que se encuentra en la Iglesia de los Remedios, es un Cristo de Maíz moldeado en el siglo XVI por los indios Tarascos de México. El padre de la antropología social moderna, Malinowski, en su introducción —fechada en Yale University en 1940— al libro Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar, de Fernando Ortiz, afirma: “He conocido y amado a Cuba desde los días de una temporada y larga estancia mía en las Islas Canarias, en la Isla de La Palma. Para los canarios, Cuba era la tierra de promisión, adonde iban los isleños a ganar dinero para retornar a sus nativas tierras en las laderas del Pico de Teide o alrededor de la Gran Caldera”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*