Jamiroquai se ríe de los memes con “el vikingo” del Capitolio

“Amé el casco, pero no estoy seguro de que esa sea mi gente”, dijo el músico.

Ciudad de México, 7 de enero (MaremotoM).- Jay Kay, líder (o alter ego) de Jamiroquai, se tomó con humor la catarata de tuits y memes en los que lo comparaban con Q-Shaman, el fanático de Donald Trump que ayer miércoles participó de la invasión al Capitolio vestido con cuernos y pieles. “Algunos creyeron verme anoche en Washington pero me temo que no estuve con todos esos freaks”, dijo el cantante en un video publicado en su cuenta de Twitter, al que acompañó con la frase “Buenos días Washington, amé el casco pero no estoy seguro de que esa sea mi gente. Cuídense todos, J”.

En el video de poco más de un minuto de duración, el vocalista de Jamiroquai aprovechó para desear feliz año nuevo a sus seguidores, agradecer los saludos por su cumpleaños, bromear sobre su aspecto a los 51 y confesar que quiere volver a salir de gira.

“Estoy en el confinamiento en el Reino Unido. No veo a la banda hace años, así que un gran abrazo a ellos”, dijo. Y también se refirió a la pandemia: “Solo para decir Covid 19 todavía está ahí. Sin embargo, la forma en la que tratamos a nuestros animales, acorralándolos, encerrándolos y todo lo demás… vamos a seguir haciéndolo una y otra vez. Espero que aprendamos la lección”.

Te puede interesar:  Poe, ese genio de la melancolía y el dolor al que hay que volver siempre

Las comparaciones entre Q-Shaman y Jay Kay empezaron apenas se vieron imágenes del fanático de Trump dentro del Capitolio estadounidense, con el pecho desnudo y una suerte de casco con cuernos y pieles de animales. La referencia a los extravagantes sombreros que el cantante suele usar en vivo fueron motivo de humor de inmediato. “No me avisaron que Jamiroquai tocaba en US Capitol”, “Mamita, el nuevo disco de Jamiroquai” o “Jamiroquai lo predijo” (con una captura de la canción “Virtual Insanity”) fueron algunos de los memes más repetidos.

Q-Shaman, el “vikingo” con el casco estrambótico, en realidad se llama Jack Angeli y tuvo sus intentos con la música, pero no salieron bien, igual que los de dedicarse a la actuación. Antes de su participación en los actos de sedición del miércoles, este nativo de Arizona ya se había hecho conocido entre los seguidores de Trump por su defensa encarnizada de toda idea de extrema derecha posible y por ser un ferviente difusor de la teoría conspirativa que indica que varios representantes demócratas son pedófilos y caníbales.

Fuente: Silencio / Original aquí.

Comments are closed.